Cercano a varias estaciones de esquí, Castellar ha sido reconstruido manteniendo lo pintoresco de un pueblo de alta montaña habitado históricamente por ganaderos y contrabandistas. Fue un bastión carlista en el siglo XIX y pionero del cemento. Continuar leyendo