Esta pequeña población, situada a los pies de la Sierra de Queralt, es la capital comarcal del Berguedà, un bastión de realistas en Cataluña en el siglo XIX. Es conocida por su gastronomía popular y su antiquísima fiesta de el Patum. El. Continuar leyendo