Encaramado sobre la pendiente de una abrupta peña rocosa rodeada por el río Guadalaviar, y rodeado del imponente paisaje natural de la sierra a la que da nombre, se encuentra un lugar que el escritor Azorín —gran conocedor del país—. Continuar leyendo