La capital extremeña es considerada Patrimonio de la Humanidad. Comer en Mérida es una muestra de que la gastronomía ha sabido integrar todas las grandes influencias de esta tierra tan austera y exuberante al mismo tiempo, hecho que se refleja. Continuar leyendo