Que ver en Zumaia – Zumaya

El flysch más bello del mundo

Zumaia está situada en un entorno paisajístico de gran belleza marcado por la presencia de los impresionantes flysch (estratos rocosos) de sus acantilados; también fue centro veraniego del arte y el pensamiento español y europeo entre 1914 y 1936. Su posición en el centro de la costa vasca y de los principales nudos de comunicación la convierten en el mejor lugar para hacer excursiones por el País Vasco. Se ha hecho célebre por rodarse allí varias secuencias de la película Ocho apellidos vascos.

Planifica tu escapada a Zumaia

Zumaia es un antiguo centro de veraneo que también tuvo una importante actividad industrial; esto queda de relieve entre el barrio del polígono (pegado a las fábricas y frente al gran astillero) y el casco antiguo que domina el antiguo puerto mercantil (hoy sin actividad). El recorrido por el casco antiguo puede llevar una mañana; los demás atractivos están ligados a la naturaleza: paseos por su parque del flysch y las populares travesías en barcos para ver dicho fenómeno geológico desde el mar. El pueblo está conectado por el Camino de Santiago de la costa con Getaria, un senderismo más que recomendable. Hacia el interior hay una carretera que conduce al pueblo balneario de Zestoa, donde se encuentra el centro de interpretación de la cueva de Ekain; más adelante se encuentran las antiguas villas forales de Azpeitia y Azcoitia, así como el importante santuario de Loiola (cuna de San Ignacio). A pocos kilómetros al oeste, por la empinada carretera de la costa, está el pueblo de veraneantes de Deba. Zumaia es un destino turístico emergente que tiene una escasa oferta hotelera y hostelera; en nuestra página Dormir y comer en Zumaia recogemos los establecimientos.

¿Quieres conocer este sitio?

En 1347 el rey Alfonso XI de Castilla concedió una Carta Puebla con los contenidos del Fuero de San Sebastián a quienes poblaran Villagrana de Zumaia, como se denominó originalmente a esta localidad, situada en una zona pantanosa. Su iglesia, a más de treinta metros de la orilla del mar Cantábrico, realizaba entonces también las veces de bastión defensivo.

Zumaia fue una de las dieciocho villas y ciudades en las que se celebraban las Juntas Generales de Guipúzcoa. De hecho, aquí estaban reunidas el 27 de diciembre de 1620, cuando nombraron a San Ignacio de Loiola patrón del territorio foral.

En el siglo XVIII se desecaron gran parte de las marismas que había entre los ríos Urola y Narrondo, zona después urbanizada y en la que actualmente se encuentran gran parte de las viviendas e industria. A finales del siglo XIX y principios del XX la localidad tuvo un importante despegue industrial, motivado por la llegada del ferrocarril y el establecimiento de varias fábricas de cemento, llegándose a denominar estilo Zumaya al empleado en la mayor parte del norte de España. Esta localidad costera e industrial fue también el primer lugar de España en que se montó un motor diésel.

fotografia antigua zumaia
Vista parcial de la ría de Zumaia hacia el año 1900

En 1914, el pintor Ignacio Zuloaga instaló allí su residencia construyendo la finca conocida como Santiago-Etxea y, poco después, siguieron sus pasos personalidades de la talla del intelectual José Ortega y Gasset y el torero Juan Belmonte. Desde entonces, y hasta el estallido de la Guerra Civil, Zumaia y su célebre y tristemente desaparecido Hotel Amaya se convirtieron en un centro de veraneo de primer orden para lo más granado de la intelectualidad, las artes y las ciencias españolas y de buena parte del continente.

Zumaia se encuentra en uno de los tramos más bellos del litoral guipuzcoano, en la confluencia de los ríos Urola y Narrondo, que crean una bahía rodeada de verdes montañas que descienden hasta el mar. La visita comienza en el casco histórico, de estrechas y empinadas calles que aún conservan su trazado medieval. El principal edificio de éste es la Iglesia Parroquial de San Pedro (siglo XIII), iglesia-fortaleza de estilo gótico alrededor de la cual se desarrolló el núcleo medieval. Se trata de una construcción de gran sobriedad y belleza en la que, bajo una extraordinaria bóveda de crucería, se pueden contemplar en su interior tallas y tablas de extraordinaria calidad, como el retablo mayor de estilo manierista de Juan de Anchieta y un Cristo esculpido por Quintín de Torre y policromado por el pintor Ignacio Zuloaga, que fue un regalo del pintor a la iglesia de su localidad de adopción. Detrás de una reja, en una capilla a la derecha de la nave, hay una excelente tabla votiva del siglo XV, que fue un obsequio del zumaiano Juan Martínez de Mendaro, quien capitaneó una escuadra castellana contra Gibraltar.

Frente al templo se encuentra el Zumaia Jauregia, una torre de cuatro plantas de origen medieval. El edificio fue construido por la familia Zumaia Gamboa y en él se vivieron cruentas batallas entre los linajes más importantes de la zona. Muy cerca se halla la Casa de los Olazábal y, algo más adelante, en la plaza del Mercado, el Ayuntamiento y el Convento de las Carmelitas, de fachada barroca. En Odieta kalea se alza el espectacular Palacio de Foronda, construido a principios del siglo XX por el marqués de Foronda como casa de veraneo y actualmente rehabilitado como Casa de Cultura.

El sitio que hay que ver en Zumaia actualmente es la Ermita de San Telmo, situada sobre la playa de Itzurun, porque allí se rodaron las escenas finales de la célebre película Ocho apellidos vascos. Desde allí se puede ver unas magníficas vistas de los flysch y de la costa vasca. Flysch es el término geológico que expresa la emergencia a la superficie de las capas tectónicas duras (formadas por piedra caliza, pizarra o arenisca) adheridas a otras blandas (arcillas y margas) en un proceso de estratos que permite apreciar nítidamente la formación de la corteza terrestre. Este fenómeno natural, de gran originalidad y belleza, tiene una manifestación privilegiada en los acantilados y playas que hay entre Zumaia y Deba. En cuanto a la ermita, es un edificio de carácter popular construido en el siglo XVI, que fue en origen sede de la Compañía de Mareantes.

Para disfrutar del flysch se puede emplear algunos de los barcos turísticos que hacen la ruta por la costa desde el puerto de Zumaia o subir la cuesta hasta la ermita de San Telmo, desde donde se pueden contemplar espectaculares vistas panorámicas y pasear por un estrecho sendero que bordea el precipicio del acantilado de la formación geológica. También existe la posibilidad de realizar excursiones en velero. Por último, y para un conocimiento más completo del fenómeno, se puede visitar el Centro de Interpretación Algorri, situado en el casco urbano del pueblo.

En dirección a Getaria, ya cerca de la playa de Santiago, aún quedan cosas que ver en Zumaia, pues se encuentra el Museo Zuloaga, instalado en la antigua casa y finca del pintor, en el que se exhiben obras del pintor eibarrés Ignacio Zuloaga. El museo cuenta también con una capilla románica, del siglo XIII, dedicada a Santiago Apóstol. Otro museo de Zumaia es la Casa-Museo de Julio Beobide, escultor e íntimo amigo del anterior.

Imprescindibles

ermita san telmo zumaia
Ermita de San Telmo
Flysch Zumaia
Flysch de Zumaia

Datos prácticos

Coordenadas

43° 18′ 0″ N, 2° 15′ 0″ W

Distancias

Donostia-San Sebastián 40 km, Madrid 463 km

Aparcamiento

Enfrente del puerto deportivo

Altitud

0 m

Habitantes

9626 (2013)

San Pedro y San Telmo

Regata de traineras de Zumaia

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons