Que ver en Las Palmas de Gran Canaria

La ciudad con mejor clima del mundo

Tras sufrir durante siglos continuas ofensivas de corsarios, esta capital insular sigue atrayendo a los descendientes de sus antiguos atacantes. Sin embargo, los motivos son bien distintos. Multitud de posibilidades de entretenimiento, compras, monumentos y un extraordinario clima todo el año son los atractivos grancanarios. A continuación, conoce la historia y lo mejor que ver en Las Palmas de Gran Canaria.

Planifica tu escapada a Las Palmas de Gran Canaria

La ciudad cuenta con importantes atractivos paisajísticos y monumentales. Tantos que se pueden invertir dos días recorriendo lo que ver en Las Palmas de Gran Canaria. Además, en la isla se pueden practicar las distintas modalidades de turismo activo en el mar durante todo el año. Por ello, es una gran base para excursiones al resto del territorio insular.

Existen varias opciones de excursión con las que podremos ampliar la escapada. Entre las localidades más próximas se encuentran ArucasTeror, y Santa Brígida, donde hay edificaciones típicas y lugares de alto interés. Otra opción es llegar al Parque Rural de Doramas y explorar sus contornos. Por otro lado, la capital isleña posee una rica gastronomía y cuenta con un gran abanico de servicios hoteleros. Para no fallar al respecto, consulta las páginas sobre Dormir y Comer en Las Palmas de Gran Canarias.

¿Quieres conocer este sitio?

Lo que ver en Las Palmas de Gran Canaria está muy atado a su historia, por lo que merece la pena conocerla. Habitada desde siglos antes, las Islas Canarias fueron un objetivo estratégico atractivo enorme en la Edad Media y Moderna. Tal fue el motivo de los infructuosos intentos de evangelización a mediados del siglo XIV. Sin embargo, el primer intento de ocupación militar no se dio hasta 1473. Más tarde, en junio de 1478 desembarcó en la bahía de Las Palmas el caballero Juan Rejón con tropas del rey. A los cuatro días de llegar a su campamento fueron atacados, consiguiendo capturar a Adargoma, un caudillo aborigen. La guerra continuó. Tras la Batalla de Arucas y la muerte del caudillo Doramás (1481), se produjo la gradual pacificación de la isla.

Desde que en 1492 se construyese la fortaleza de Isletas, en la boca del Puerto de la Luz, se recibirá la visita de numerosos enemigos. Por ejemplo, en 1522 el corsario francés Jean Fleury capturó un convoy de barcos castellanos que llegaban a Las Palmas. No obstante los canarios organizaron una pequeña flotilla, de embarcaciones menores. Con ello, hicieron huir al corsario, abandonando este sus presas.

Veintinueve años después, una escuadra combinada francesa y turca comandada por el corsario francés “El Clérigo” y el turco “Cachidiablo”, intentaron tomar la ciudad. Después, continuaron hacia Lanzarote, desembarcando y ocupando Teguise. Durante 1585 los ingleses Hawkins y Francis Drake intentaron asaltar la ciudad, pero tuvieron que retirarse. La gesta inspiraría a Lope de Vega en su obra La Dragontea.

Finalmente, en 1599, se presentó en el puerto una flota de 73 navíos holandeses que acababan de haber fracasado en sus asaltos a La Coruña y Sanlúcar de Barrameda. Consiguieron conquistar Las Palmas de Gran Canaria después de varios intentos de desembarco y de un breve asedio. El 28 de junio la ciudad fue evacuada por la milicia local, que trasladó la capitalidad a 15 kilómetros, a la aldea de Santa Brígida.

Poco más tarde, tras ser derrotados en el camino de aquella aldea, los holandeses regresaron y saquearon Las Palmas de Gran Canaria, incendiándola al día siguiente. Después de permanecer cuatro días más embarcados en su navíos, salieron en Maspalomas para enterrar a sus muertos. Luego se dirigieron hacia el Caribe. Allí moriría Van der Roez, quedando destruida la práctica totalidad de su escuadra. Las Palmas tardaría casi tres siglos en recuperar su población.

Foto antigua del Castillo de Mata y las murallas
En primer plano el Castillo de Mata y las murallas

En los siglos XVIII y XIX se acentuó la lucha social entre propietarios y jornaleros, produciéndose levantamientos populares. Al convertirse en puerto libre de impuestos, durante 1870, comenzó el resurgir la ciudad. Ya en 1927, se segregó de Tenerife el gobierno de las islas de Gran Canaria, Lanzarote y Tenerife, creándose una nueva provincia con capital en Las Palmas. La capital vio nacer en 1843 Benito Pérez Galdós, figura clave de la literatura española del siglo XIX. La urbe es también cuna del prestigioso escultor Martin Chirino (1925), miembro cofundador de El Paso.

A continuación, descubre lo mejor que ver en Las Palmas de Gran Canaria.

La visita por lo que ver en Las Palmas de Gran Canaria comienza en el pintoresco barrio de Vegueta. El lugar acoge la Catedral de Santa Ana(ss. XV – XIX), cuya capilla mayor aloja una moderna imagen de la santa. Destacan también la Capilla de Santa Teresa de Jesús (s. XVIII) y de Los Dolores, ésta última con magnífica imagen barroca de su titular. Por su parte, el Museo Diocesano conserva un extraordinario Crucificado de José Luján (1793).

En la Plaza de Santa Ana se hallan el Palacio Episcopal (s. XVII) y las Casas Consistoriales, de sobria y elegante arquitectura clasicista. Allí está también el Archivo Histórico Provincial, instalado en un noble edificio del siglo XVIII. La Ermita de San Antonio Abad, con fachada dotada de una llamativa espadaña, conserva un magnífico púlpito y trabajos de carpintería en madera de tea. Según la tradición, Cristobal Colón se albergó en la vivienda del Gobernador antes de partir hacia lo desconocido. La llamada Casa de Colón (siglo XV) muestras el ambiente de la época. Su colección guarda objetos arqueológicos, pinturas, cerámicas, documentos, mapas y esculturas de ambos lados del océano.

Continuando el recorrido por lo que ver en Las Palmas de Gran Canaria aparece el Cementerio de Vegueta (1811). Se trata de un bello camposanto, poblado por esculturas y monumentos funerarios de gran interés artístico. Se accede a él por una magnífica portalada neoclásica. En lo alto de los riscos de San Francisco se alza el Castillo del Rey (ss. XVI-XVIII), reedificado casi por completo bien avanzado el siglo XVIII.

Más adelante, en el Barrio de San José queda el amurallado y cuidado Cementerio Inglés (1834). La ciudad cuenta también con una Capilla Anglicana de aire victoriano y rodeada por un hermoso jardín. Además, la Iglesia de Santo Domingo de Guzmán (ss. XVI-XVIII) sobresale por su frente de tonalidad azulada. De su interior, brilla especialmente la capilla principal, que contiene un magnífico retablo barroco.

Dónde dormir en Las Palmas de Gran Canaria
Catedral de Santa Ana

En la zona de Triana se encuentran varios lugares interesantes que ver en Las Palmas de Gran Canaria. Por ejemplo, en el Parque de San Telmo se erige la Iglesia Parroquial de San Bernardo (s. XVII), con hermosos sus techos artesonados y el imponente retablo barroco al final de su presbiterio. La Parroquia de San Francisco (s. XVII) sobresale por su portada monumental y la espadaña, así como por el trabajo del artesonado y por la venerada imagen de la Soledad de la Portería. Sin salir de este barrio se puede visitar el Gabinete Literario, edificio de 1883. La burguesía disfrutó en él de espacios como el Salón Dorado o el del pintor Eliseo Meifrén.

En el solar de las antiguas Pescaderías se erige el Teatro Pérez Galdós. Fue construido entre los años 1868 y 1890 y reinaugurado en 1928, decorado en estilo art nouveau. Resulta espectacular su Salón Saint-Säens, con pinturas de Néstor de la Torre. Además de sus arruinadas murallas (s. XVI), la ciudad fue defendida por el Castillo de San Pedro Mártir (ss. XVI-XVII). En realidad se trata de una mera torre situada en el arenal de San Cristóbal. El Castillo de Mata (s. XVIII) es llamado así por los devastadores efectos que causó sobre los asaltantes holandeses en 1599.

El Museo Canario muestra una gran colección arqueológica, etnológica, geológica y de su fauna. En el parque de Santa Catalina tiene su sede el Museo Élder de la Ciencia y Tecnología, dotado de un interesante planetario. La producción plástica más actual se muestra en el Centro Atlántico de Arte Moderno que se distingue por difundir el trabajo de artistas de África, América y Europa.

Por su parte, la Casa-museo Pérez Galdós (finales del s. XVIII) es un interesante espacio que ver en Las Palmas de Gran Canaria. Tal lugar conserva, en su casa natal, la esencia del ambiente que rodeó al escritor. El Auditorio Alfredo Kraus, en homenaje al tenor, se encuentra asentado sobre un hermoso zócalo volcánico. Su superficie es de más de 16.000 metros cuadrados y fue diseñado por el arquitecto Óscar Tusquets con aspecto de castillo. La Isleta es uno de los más bellos paisajes protegidos de Gran Canaria. Allí sobresale el Castillo de la Luz (1601) con los cubos intercalados en sus rectos muros. Sin duda, un gran paisaje que ver en Las Palmas de Gran Canaria.

En el volcánico paisaje protegido de Tafira se encuentra el Patio de los Siete Lagares, hacienda vinícola dieciochesca de la Data (XIX y XX). Cerca queda el Barranco Guiniguada, donde se encuentra el Jardín Botánico Vieja y Clavijo, que reúne en sus 27 hectáreas toda la riqueza vegetal del archipiélago. Notables son también las Cuevas de Los Frailes, cercanas al puente de La Angostura y que deben su nombre a los religiosos que fueron asesinados en este abrupto paraje. Además, la Cueva de Los Canarios, sobre la hermosa bahía de El Confital, cuenta con una veintena de cavidades.

No lejos de la ciudad se extienden las Reservas Naturales Especiales de Azuaje, hermoso lugar abarrancado con sauces canarios. El Brezal, con sus cedros y Los Tilos de Moya, repleto de bosques de laurisilvas. Más al Noroeste se halla el Parque Natural de Tamadaba, sobrecogedor macizo rico en pino canario. También se puede recorrer el Parque Rural de Doramas, donde se reflejan las actividades y costumbres del entorno. Para darse un baño, la Playa de Las Canteras, con más de tres kilómetros de extensión es la opción ideal. Otras playas que ver en Las Palmas de Gran Canaria son Las Alcaravaneras, San Cristóbal, La Laja y El Confital, meca de los surfistas.

Imprescindibles

Auditorio Alfredo Kraus del arquitecto Oscar Tusquets
Auditorio Alfredo Kraus del arquitecto Oscar Tusquets
Plaza Mayor de Santa Ana en Las Palmas de Gran Canaria
Plaza Mayor de Santa Ana

Datos prácticos

Coordenadas

28° 7′ 38″ N, 15° 25′ 53″ W

Distancias

Aeropuerto de Gran Canaria 18 km, Playa del Inglés 52 km.

Aparcamiento

Existen numerosos aparcamientos de pago en el centro urbano, como el Parking Portoluz (c/ Albareda) y el del Mercado de Vegueta.

Altitud

8 m.

Habitantes

383 050 (2013).

Estas son algunas de las mejores fiestas que ver en Las Palmas de Gran Canaria: Romería de San Blas (Santo Domingo, 3 de febrero), Carnaval, Semana Santa, San Pedro Mártir (abril), Virgen del Pino (8 de junio), Corpus Christi, Conmemoración de la fundación de Las Palmas-Noche de San Juan (24 de junio), San Lorenzo (10 de agosto). También: La Naval, Virgen del Carmen (16 de julio), Nuestra Señora del Rosario (octubre), Fiesta del Pilar (Guanarteme, 12 de octubre).

He aquí otros eventos que ver en Las Palmas de Gran Canaria: Festival de Teatro y Danza (julio), Festival Internacional de Cine (octubre).

La Casa de los quesos, Artículos de cestería, Bordado, Calado, Cerámica, Timple, Mantas.

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar