A Coruña

Este post también está disponible en: English (Inglés)

La ciudad épica.

La afortunada ubicación geográfica en un istmo arenoso rodeado por el mar motivó que sufriera numerosos ataques a lo largo de sus dos milenios. Bella ciudad rebosante de historia.

Planifica tu escapada a La Coruña.

A Coruña es una ciudad histórica, señorial y moderna, con unas imponentes rías y bahías y excelentes playas, así como importante cantidad de museos, monumentos y parajes urbanos de interés; suficientes para invertir dos días completos en recorrerlos. Imprescindible el paseo por la Torre de Hércules y su jardín con menhires. De agotar el viajero el apartado “qué ver en la Coruña” de esta página puede recorrer en coche durante un día sus bellísimas rías y visitar dos lugares histórico-gastronómico-monumentales de primera categoría: Betanzos y Pontedeume.

¿Quieres conocer este sitio?

Entre la ensenada del Orzán y el Golfo Ártabro existía un poblado de origen celta en el que habitaban los ártabros. Por eso, los romanos lo llamaron “el gran puerto de los ártabros”. De la época romana nos ha llegado el nombre de Brigantium pero no está claro si se refiere a Coruña o a la vecina Betanzos. En el año 62 a. C., las tropas de Julio César establecieron allí una guarnición y, en el siglo I, construyeron la Torre de Hércules, la cual aún hoy funciona como el faro más antiguo del mundo. Durante siglos, los ataques vikingos obligaron a sus habitantes a abandonar la población y a refugiarse en la vecina Betanzos, plaza más fácil de defender. De ahí procede también la confusión de sus nombres.

En el año 1208, el rey Alfonso IX decidió repoblar el istmo de la actual “Ciudad vieja”, concediéndole el fuero de Benavente. Para aumentar aún más su atractivo, Alfonso X, el Sabio, concedió al lugar el privilegio de comerciar con sal sin pagar impuestos. A finales del siglo XIV fue rodeado de murallas, algunas de cuyas secciones y puertas se pueden observar desde el actual Paseo del Parrote. Avanzada la Edad Media el rey Juan II concede el título de ciudad y en la Edad Moderna Carlos I celebra en ella Cortes antes de marchar a Alemania a coronarse como Emperador.

En el siglo XVI se emplearon buena parte de las piedras de la Torre de Hércules para construir el castillo de San Antón y las murallas que defenderían la ciudad de los ataques ingleses.

Su puerto adquirió gran renombre, para bien y para mal. De allí partió Felipe II para esposarse con María Tudor (1554) y también zarpó la Armada Invencible (1588) contra Inglaterra. Un año después A Coruña recibió el ataque de la “Contra Armada” de Francis Drake, que acabaría retrocediendo al no poder vencer. La heroica resistencia que ofreció el pueblo, encabezada por su gran heroína María Pita, permanece en la memoria de todos los coruñeses, que conmemoran la hazaña cada mes de agosto.

Al comienzo de la Guerra de la Independencia, la población se opuso al Gobierno afrancesado de José I, recibiendo el apoyo del Cuerpo Expedicionario inglés de sir John Moore. El brotánico libraría en sus proximidades -el actual campus de la Universidad de La Coruña- una batalla en enero de 1809. Sus barcos se retiraron dejando a los ciudadanos y a las tropas gallegas a merced de los franceses. Sin embargo, Moore se quedó en Coruña para siempre; un monolito recuerda en el campus universitario el lugar en que murió y su cuerpo descansa en los jardines de San Carlos.

Estación marítima en los años 30 del siglo XX

Restaurada la monarquía absolutista de Fernando VII, su mariscal de campo, Juan Díaz Porlier, con el apoyo de la ciudadanía de Coruña, se sublevó reivindicando la Constitución liberal de Cádiz de 1812. El mariscal sería traicionado por algunos de sus oficiales y encarcelado en el Castillo de San Antón. Moriría ahorcado en el Campo de la Leña, el día 3 de octubre de 1815, fecha conmemorada por los coruñeses cada año, frente a la estatua levantada en el lugar de la ejecución.

En 1849, el Gobierno de Isabel II premiaría el espíritu liberal de la ciudad con el traslado de la capital provincial desde Betanzos.

A Coruña, ciudad que vive de cara al Océano Atlántico, es considerada como una de las ciudades más bonitas de España, y ofrece una de sus estampas más bellas en las amplias playas de Riazor y Orzán. La península en la que se asienta la Ciudad Vieja alberga, además de la Torre de Hércules, uno de los símbolos de la ciudad, un interesante conjunto románico de calles, plazas e iglesias medievales y barrocas. Entre las animadas calles destacan los restos de la Muralla, así como las Iglesias de Santiago y de Santa María del Campo. La Iglesia de Santiago, declarada Monumento Histórico-Artístico, es la más antigua de la ciudad; fue construida en el siglo XII con añadidos de los siglos XIV y XV. Su amplia nave interior de arcos apuntados alberga una escultura policromada del apóstol Santiago, fechada en el siglo XIII. La construcción de la Colegiata de Santa María fue patrocinada por el gremio de mareantes (marineros), y se remonta a los siglos XII y XIII. Uno de sus mayores atractivos es la visita al Museo de Arte Sacro, ubicado en su interior, que muestra obras de los siglos XII al XV.

Actualmente, la Plaza de María Pita es el centro neurálgico de la ciudad. Fue proyectada a mediados del siglo XIX con la forma un rectángulo de más de 10.000 m² y en ella se encuentra la Casa Consistorial, un elegante y monumental edificio construido a principios del siglo XX caracterizado por sus soportales y galerías, así como por sus tres torres rematadas con vistosas cúpulas. Preside la plaza la Estatua de María Pita, obra de Xosé Castiñeiras, que representa a la heroína con la lanza en alto y, a sus pies, el cuerpo sin vida del alférez inglés que dirigió el ataque de la ciudad, en 1589. Bajo los soportales de los edificios se encuentran bares, cafeterías y restaurantes.

Castillos y fortalezas constituyen un excelente patrimonio de la ciudad y nada mejor que buscar la huella de la historia de esta tierra a través de unas piedras que son la memoria de batallas contra el enemigo inglés o francés. El Castillo de San Antón data del siglo XVI y fue edificado en el que era entonces un pequeño islote en medio de la bahía coruñesa, donde se encontraba una pequeña ermita dedicada a San Antón. Su propósito era defender la ciudad de los ataques desde el mar. Su construcción comenzó en el año 1587. Dos años más tarde, durante el ataque de la “Contra armada” de Drake, el inacabado castillo contribuyó con eficacia a la defensa de la ciudad. Se finalizaron las obras en 1590. A partir del siglo XVIII, la fortaleza se convirtió en prisión, función que mantendría hasta su cesión al Ayuntamiento de A Coruña en 1960. Fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1949 y desde 1994 ha pasado a ser considerado como un Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento. Desde su inauguración como lugar turístico en 1968, alberga el Museo Arqueológico e Histórico de A Coruña, que conserva piezas tan interesantes como el casco de Leiro, los torques de Xanceda o el conjunto de orfebrería de Cícere.

Rodeando el casco histórico se desarrolla la ciudad costera. Frente al puerto, en la Avenida de la Marina, se sitúan las típicas casas con galerías blancas acristaladas, construidas en el siglo XIX, que constituyen en la actualidad una de las estampas más conocidas de A Coruña.

La ciudad destaca también por sus museos, entre los que se encuentran el ya mencionado Museo Arqueológico e Histórico; el Museo de Bellas Artes de A Coruña, una de las principales referencias culturales de Galicia en la que obras de Juan de Juanes, Murillo, Tintoretto, Rubens o Goya conviven con las de pintores gallegos de los siglos XIX y XX; el Domus, que alberga el Museo del Hombre, un museo interactivo ubicado en un edificio diseñado por el famoso arquitecto Arata Isozaki; o el Planetario, que forma parte del Museo de las Ciencias, cuya exposición permanente muestra, de un modo también interactivo y altamente pedagógico, los principios científicos, tecnológicos y del mundo natural. Otro lugar de interesantísima parada, y más si viajan acompañados de niños, es el Aquarium Finisterrae, uno de los más importantes de España, con salas interactivas relacionadas con el mar.

Los personajes importantes que han construido parte de la historia de la ciudad también han dejado su huella, y las casas donde han pasado parte de su vida son ahora lugares de visita convertidos en museo. Entre ellas, destacan la Casa Museo de la heroína María Pita; de la escritora Emilia Pardo Bazán, casa nobiliaria del siglo XVIII; del político republicano español Casares Quiroga y la casa del artista clave del siglo XX, Pablo Picasso, en la que el pintor malagueño vivió entre 1891 y 1895.

No se puede hablar de platos típicos de la ciudad pero sí afirmar que toda la cocina gallega está presente en sus mesones y restaurantes. Por la importancia del puerto y su lonja (una de las más significativas de Europa en cuanto a las transacciones de pescado fresco), A Coruña es un buen lugar para la degustación de todo tipo de mariscos y pescados. Respecto a las carnes, la ternera es de gran calidad aunque el cerdo y sus derivados la acompañan. Es muy popular en toda la comunidad el caldo de cocido con patatas y repollo o grelos. En los postres se pueden saborear los quesos del país como es el queso de tetilla. Todos los vinos gallegos tienen su lugar en las mesas coruñesas y también un buen licor café o la tradicional queimada de aguardiente dan un buen contrapunto a la sobremesa.

Las actividades tradicionales se han perdido casi por completo y los jóvenes artesanos se decantan por una producción más acorde con los nuevos tiempos, como se puede comprobar en la feria monográfica que se desarrolla en los jardines de Méndez Núñez durante el mes de agosto Mostrart. Por el centro, se distribuyen algunas tiendas en las que se puede artesanía gallega como la cerámica de Buño, la conocida Sargadelos, los encajes camariñeses y objetos de madera, cuero, cestería, orfebrería, etc.

Iglesia de Santa María del Campo

La Virgen del Rosario es la patrona de A Coruña, a quien se le hizo un voto en 1589 en medio del cerco inglés, que fue renovado cuando se acercaron las tropas napoleónicas en 1809. Su fiesta se celebra del 1 al 8 de octubre, pero las actividades se reducen al casco antiguo de la ciudad. Celebración de origen remoto son las Hogueras de San Juan en la noche del 23 de junio, con sardiñadas en los barrios y fuegos en Riazor. El ambiente familiar de las peñas convive con la cultura dionisíaca, que alcanza su máxima expresión en la concentración juvenil de la playa. Los grandes festejos coruñeses en honor a María Pita tienen lugar a lo largo de todo el mes de agosto, aprovechando la presencia del buen tiempo y del turismo.

Imprescindibles

Jardin de Menhires
Torre de Hércules

Datos prácticos

Coordenadas

43° 22′ 17″ N, 8° 24′ 19″ W

Distancias

Santiago de Compostela 76 Km, Vigo 159 Km, Madrid 603 Km

Aparcamiento

En el centro, parkings de Orzán-Riazor (el más largo de Europa) y los Cantones. Otros bien situados son los de María Pita, Juana de Vega, Plaza de Pontevedra, Plaza de Galicia y Plaza de Vigo.

Altitud

200 m

Habitantes

246.146 (2013)

San Juan (23 de junio), La Virgen del Rosario (del 1 al 8 de octubre) y fiestas en honor a María Pita (agosto).

Ferias de gastronomía, artesanía (Mostrart) y del libro

Cerámicas de Buño, SargadelosAlfarería AparicioJoyería Malde , Obradoiro Azabache

Artesano de piel y cuero Xosé Antón

Otros destinos próximos

About the author

DEJA TU COMENTARIO

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar