Granadilla

El idílico pueblo abandonado del pantano.

Antigua cabeza de una Comunidad de Villa y Tierra que abarcaba 21 municipios, fue abandonada en el año 1964 por la construcción del pantano de Gabriel y Galán. Desde 1980, forma parte de un programa de recuperación de pueblos abandonados que ha conseguido preservar los edificios más sobresalientes.

Planifica tu escapada a Granadilla.

Pueblo de «final de carretera» (por estar prácticamente rodeado por el gran embalse de Gabriel y Galán) hay que ver en Granadilla el entorno natural de su castillo; excelente zona de paseo y turismo activo náutico y de aves; después hay que volver por la carretera CCV 15.1 hasta Zarza de Granadilla para luego tomar la CCV 13.3.; pasado el poblado de Los Barrocosos se gira a la izquierda para ver el interesante yacimiento de la ciudad romana de Cáparra (mirar horarios). La escapada debería de incluir una visita a la medieval Hervás, con su importante judería; también es muy recomendable parar a ver la importante localidad de Béjar. Muy cerca de esta última localidad está el Parque Natural de Las Batuecas-Sierra de Francia; por lo que desde Béjar es posible realizar actividades de turismo activo todo el año. No es una comarca con buena infraestructura hotelera y hostelera, aunque es posible comer muy bien a buen precio; para encontrar y reservar ofrecemos dos páginas de reservas: la de Dormir y Comer en Hervás y la que tiene los establecimientos de Béjar.

¿Quieres conocer este sitio?

Fue fundado probablemente por los árabes en el siglo IX sobre una colina de pizarra desde la que se podía dominar un extenso terreno regado por el río Alagón, siendo un paso obligado de la Vía de la Plata. Esto explica que los almohades fortificaran el lugar.
En torno al año 1170, el pueblo fue conquistado y repoblado por el rey Fernando II de León, que reforzó las murallas para contener posibles avances musulmanes desde la parte meridional de las transierras leonesa y castellana. Entonces el lugar se conocía por el nombre de Granada; su topónimo pasó a ser, tras la toma de la Granada andaluza, Granadilla.
El señorío de granadilla cambió de manos con frecuencia tras su reconquista: la Orden de caballería de Santiago, los Condes de Alburquerque y hasta el rey Juan II de Castilla, intercambiaron la propiedad de la villa hasta que en 1446 el rey le cedió el control a los Álvarez de Toledo, futuros duques de Alba. Esta familia estuvo a cargo del lugar a hasta el año 1830. Tanto es así, que el castillo de Granadilla se reconstruyó por iniciativa del primer duque de Alba, sobre el antiguo alcázar musulmán integrado en la muralla.

Durante el siglo XIX, la familia Jiménez y Velaz de Batuecas (descendientes del bachiller don Gerónimo Sánchez Zúñiga, Cura Rector y Comisario del Santo Oficio, en 1628), jugó un papel muy relevante. Su importancia fue consecuencia de la obtención de un elevado número de las fincas ducales y de posesiones en el concejo, durante las desamortizaciones. Una gran parte de ese patrimonio perteneció al ducado de Alba. La única propiedad que conservaron los antiguos señores de Granadilla fue el castillo, que poseyeron hasta 1893. A lo largo de este siglo, los herederos de los Jiménez y Velaz de Batuecas se unen a la familia de García de la Cruz (de origen Salmantino y emparentados con el ilustre don Francisco García de la Cruz y Obregón), cuyos últimos miembros fueron los familiares del conocido poeta don José María Gabriel y Galán. Por este motivo el actual pantano de Gabriel y Galán recibió su nombre.

Vista antigua del paisaje de Granadilla

La construcción del pantano en 1957 produjo graves daños para Granadilla, pues todo el territorio del municipio fue expropiado, incluido el núcleo urbano amurallado. La acción del Ministerio de Obra Publicas obligó a sus habitantes a abandonar la villa para siempre. En el año 1964, el municipio de Granadilla fue disuelto y quedó desierto. Tras la declaración de Conjunto Histórico-Artístico del año 1980, el lugar fue incluido en un proyecto interministerial que perseguía la recuperación de pueblos abandonados. La rehabilitación y recuperación de Granadilla comenzó en la zona del castillo, debido a su lamentable estado de deterioro a causa de las lluvias. Al carecer de cubierta de protección, los sillares interiores de granito habían comenzado a disgregarse peligrosamente. También las murallas fueron restauradas.
Desde entonces, Granadilla es un entorno sin habitantes que sirve de escuela-taller, gracias a la cesión de la Confederación Hidrográfica del Tajo. Actualmente, los antiguos pobladores emigrados y sus descendientes se reúnen dos veces al año en la romería de la Virgen de Agosto (15 de agosto) y en el día de los Difuntos (2 de noviembre).

Para llegar y visitar Granadilla hay que recorrer desde Zarza de Granadilla una estrecha carretera de unos 10 km. Pues esta se asienta en un cerro rodeado por las aguas del pantano de Gabriel y Galán. Lo primero que verá el visitante es la magnífica muralla almohade que abraza la población. Su estado de conservación es excepcional, por lo que está considerada la tercera fortificación más importante de la Península por detrás de las murallas de Ávila y las de Lugo. Mide unos 7 metros de altura, 3 de ancho y 800 de perímetro, y fue construida con mampostería de pizarra y argamasa, con sillares de granito en las tres puertas de entrada. La situada al norte recibe el nombre de Puerta de la Villa o de Béjar; y la situada al sur, Puerta de Coria.

Junto a la puerta de Béjar, se observan los cimientos del Castillo del siglo XV, compuesto de un cuerpo en forma de prisma y un torreón semicilíndrico en cada uno de los lados, coronados almenas. En el interior de las murallas, la población está distribuida en torno a la Plaza Mayor, que es el punto más elevado y el lugar donde se sitúan las casas ocupadas antiguamente por las familias más importantes. Si uno observa los archivos fotográficos disponibles, es evidente que la configuración de muchas casas ha cambiado a causa de la restauración que tuvo lugar tras el desalojo, pero aún quedan casi intactos algunos edificios de cierta importancia arquitectónica. De aquellos que han sufrido las mínimas modificaciones, cabe destacar: la Casa de las Conchas (siglo XVII), de la que sólo queda la fachada; la Casa del Minarete; la Casa del Cura; y la Casa del Ayuntamiento, contigua al antiguo consistorio.
La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (cerca de la puerta de Coria), fue edificada en el siglo XVI con sillarejo y mampostería. Solo la calle principal se mantiene en pie, por lo que el resto del pueblo es un curioso conjunto de muros derruidos y cubiertos de verde. Las puertas y los ventanales de los antiguos hogares son ahora un patio de juegos para el viento. Las higueras junto a las paredes vencidas y la invasión de zarzas, que tapiza el pavimento de las calles, se retiran poco a poco por el esfuerzo de los jóvenes urbanos que se acercan a la cultura del campo.

Castillo de Granadilla

El entorno de Granadilla merece un buen paseo. Desde Zarza se llega fácilmente a Guijo de Granadilla (carretera CCV 13.3), antiguo lugar de residencia Gabriel y Galán. Allí estuvo viviendo el poeta como administrador de las propiedades del tío de su esposa. Y en este pueblo murió. Algo interesante que ver en Granadilla es la casa-museo de Gabriel y Galán para conocer el espacio domestico donde escribió sus versos y, en la medida de lo posible, la propia personalidad del escritor.
Dentro de Guijo de Granadilla, destaca la Iglesia Parroquial de San Andrés, un templo cuya construcción comenzó en el siglo XVI y terminó a finales del XVII. Igualmente, conviene acercarse a los restos arqueológicos de la antigua Capera o Capara, un asentamiento romano que permite conocer el pasado de la comarca de Trasierra como la vía que comunicaba Emérita Augusta con Asturica. La hoy llamada Cáparra, fue fundada en el siglo I y creció como lugar de paso de mercaderes y viajeros. En el yacimiento se pueden ver los restos del Anfiteatro, la puerta sureste, el Foro y las Termas, así como un conjunto de calles y viviendas. Para profundizar en la historia del lugar y su importancia geográfica, el visitante puede acudir al Centro de Interpretación de Cáparra.

Imprescindibles

Vistas del pantano desde el castillo
Vistas del pueblo desde el castillo

Datos prácticos

Coordenadas

40° 15′ 0″ N, 6° 5′ 0″ W

Distancias

Caceres a 120 km, Salamanca a 115 km, Madrid a 290 km

Altitud

436 m

Habitantes

0 (INE 2012)0 (INE 2012)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar