fbpx

Granadilla, una solución técnica

Panorámica de Granadilla

Embargal esi sacho de pico / y esas jocis clavás en el techo / y esa segureja / y ese cacho e liendro…”, así suena uno de los versos del poema El Embargo, escrito por José María Gabriel y Galán a finales del siglo XIX. Estas palabras, en altoextremeño, nos trasladan hasta la pena, el desasosiego, la resignación serena que acompañaba a los embargos en nuestra España rural. Es curioso, pues fue precisamente el nombre del poeta, Gabriel y Galán, el que bautizó al pantano por el que los vecinos de Granadilla debieron abandonar sus hogares tras una expropiación forzosa.

Pasaron casi 15 años hasta que se hizo efectivo: desde enero de 1950, cuando se tramitó el primer Decreto, hasta noviembre de 1964, fecha límite que se les concedió a los vecinos para abandonar el pueblo. Lo abandonaron, pero nunca lo olvidaron. “Ya que nos van a evacuar / como hoy podemos ver / nunca debéis olvidar / al pueblo que os vio nacer / bien a pesar nuestro / es tenerlo que abandonar”, escribía, por su parte, Valentín González, poeta local. Granadilla fue abandonado, pero ninguno de sus habitantes quiso que así fuera.

 

Hazte premium

y sigue leyendo

PLAN MENSUAL

1.99€/mes

PLAN TRIMESTRAL

4.99€/trimestre

PLAN ANUAL

17.99€/año

Disfruta de los mejores reportajes, series y entrevistas

¡SIN COMPROMISO!

También te puede interesar  El resurgir del increíble ‘Stonehenge español’