Que ver en Buñol – Bunyol

El animado pueblo de La Tomatina

El verdor de sus ásperos contornos ha motivado que sea conocido como “La Suiza Valenciana”, habiéndose ganado fama internacional por su fiesta de La Tomatina, que cada año atrae participantes del mundo entero. Éste pueblo fortificado que fue capaz de comprar su libertad está permanentemente animado por el ritmo de sus célebres bandas: “Los Feos” y “Los Litros”.

Planifica tu escapada a Buñol-Bunyol

Mundialmente conocida por la famosa Fiesta de La Tomatina, Buñol puede recorrerse en un día. Este municipio ofrece al viajero hermosos espacios naturales como la Cueva Alta, la Cueva Turche y numerosos parques y jardines. Además de éstos, también cuenta con atractivos arquitectónicos como su castillo medieval, la Iglesia de San Pedro o la Ermita de San Luis Bertrán, entre otros. La escapada puede continuar hacia el oeste para visitar Requena, u optar por dirigirse hacia el norte para conocer la musical Liria. Las opciones para comer u hospedarse en la zona las reunimos en nuestra página Dormir y Comer en Buñol.

¿Quieres conocer este sitio?

De los diversos yacimientos del Paleolítico, el Mesolítico y el periodo íbero han salido numerosas piezas que son exhibidas en el Museo Municipal. Los romanos se asentaron allí desde 132 a.de C., llamándolo Bullion, que podría significar “Hervidero de aguas”; nos quedan vestigios de ellos en el Partior, las Cabrillas y en la Huerta Abajo. También hubo una fortaleza en la ubicación actual del castillo. Como las poblaciones del contorno, estuvo ocupada por bizantinos y visigodos en los siglos IV al VIII, de los que no quedan vestigios apreciables.

La actual estructura urbana del casco antiguo es de origen musulmán. Estos nos han dejado numerosos vestigios, como el cementerio, el acueducto de la partida de Turche, muros y pozos en la partida del Oliveral, además del alcázar.

En 1238 el rey Jaime I le ofreció Buñol al caballero Rodrigo de Lizana como recompensa por sus servicios; no lograría conquistarla hasta siete años después, en 1245. Tras este ejemplo de regalar lo que todavía no se tiene, la villa sería vendida y regalada en numerosas ocasiones durante los siglos XIII y XIV.

Por tratarse de una zona fronteriza ante los avances castellanos, en 1425, el rey Alfonso V de Aragón encomendó la villa a Berenguer Mercader, un caballero de su confianza. Cuatro años después, éste lideró a sus vasallos de Bunyol en la expulsión de los castellanos que se habían apoderado de la próxima villa de Siete Aguas. Durante el levantamiento anti-nobiliario de las Germanías, Buñol se mantuvo fiel a su Señor y al Rey.

En el verano de 1525, al transportar prisionero al rey Francisco I de Francia, desde su desembarco en Valencia hacia su prisión en el Alcázar Real de Madrid, éste pernoctó algunos días en el castillo de Bunyol.

La familia Mercader obtendría el título condal de Buñol en 1604. Cuatro años después se decreta la expulsión de todos los moriscos del reino como medida de seguridad ante los continuos desembarcos de corsarios musulmanes; esto supone que el pueblo pierda la mayor parte de su población; en 1610 el conde otorga una carta puebla que atrae pobladores procedentes de Mallorca, asolada por los corsarios.

vista antigua bunol
Vista antigua de Buñol

Las obras del puerto de montaña de las Cabrillas permitieron que, desde 1765, el Camino Real se transformara en carretera, multiplicándose el paso de viajeros y mercancías, y enriqueciendo a los pobladores. Esto animó a los vecinos a ofrecerle en 1797 a su Señor, el conde, 12.000 florines a cambio de su libertad; éste rechazó la oferta, comenzando una serie de pleitos que perduraron hasta 1836, en plena Primera Guerra Carlista. Entonces, estando muy necesitado de fondos el Gobierno, éste decide pasarla a la jurisdicción gubernamental a cambio de 70.588 reales y 8 maravedíes. Un año antes la población había sido asaltada por las tropas del general carlista Cabrera, que fusilaron a los liberales del pueblo y permanecieron allí durante un año. En 1837, al año siguiente de recuperar la libertad, Buñol vuelve a ser escenario de combates entre las tropas carlistas y gubernamentales, siendo capturado y fusilado el líder de estas últimas, el coronel Crehuet.

El ferrocarril llega al pueblo en 1887 propiciando la expansión económica de finales del XIX. Se instalan diversas industrias textiles y una cementera (en 1917) desarrollándose el movimiento obrero.

En 1911 se produce el derrumbe de varias viviendas populares adosadas a un muro del castillo, produciéndose varias muertes entre sus ocupantes.

El último miércoles del mes de agosto de 1945, durante las fiestas del pueblo, unos vecinos se liaron a tomatazos. Aquella gamberrada fue copiada al año siguiente, convirtiéndose en una tradición que irá creciendo hasta convertirse en la célebre Fiesta de la Tomatina.

Comenzamos la visita de Buñol en lo alto del pueblo, frente a las ruinas del Castillo de origen árabe donde pernoctaría el rey de Francia en su camino hacia el cautiverio. Como domina la población y sus contornos, ofrece interesantes vistas. El edificio está organizado en dos recintos separados por un foso, con el fin de facilitar la resistencia en uno de ellos en caso de perderse el primero. Ambos están unidos por un puente. Pueden contemplarse torres y algunos lienzos de murallas restaurados.

En 1836, durante la Primera Guerra Carlista, gran parte de la fortaleza fue adaptada como viviendas provisionales pero con el tiempo allí fueron estableciéndose permanentemente las familias del pueblo con pocos recursos. Algunas de esas viviendas sufrieron derrumbes en 1911, causándose varios muertos, otras siguen en uso. El edificio fue declarado Monumento Histórico artístico en 1964. Dentro del recinto hay un palacio gótico y otro de estilo renacentista, el Palacio Mercader, en el cual está alojado el Museo Arqueológico Municipal con fósiles y otros restos encontrados en los yacimientos de los alrededores de la villa. La Colección Etnográfica ocupa en cambio lo que fuera la antigua Mezquita árabe, luego Iglesia de San Salvador y Panteón de los Condes de Buñol.

La Iglesia de San Salvador se construyó entre los siglos XIII y XVII con una sola nave con bóveda de cañón o semicircular. Al fondo se ubica la antigua sacristía. Posee una cripta en el subsuelo a la que se accede desde una casa contigua.

En la Plaza del Pueblo se encuentra la Iglesia Parroquial de San Pedro, templo del segundo tercio del siglo XVIII con planta en forma de cruz latina. A los lados de su nave central, cubierta con bóveda semicircular de cuatro tramos, se disponen las capillas laterales, todas ellas cubiertas con cúpulas en forma de gajos de naranja, también llamadas gallonadas, entre ellas destaca la Capilla de la Comunión. En la fachada destaca su frontón triangular soportado por pilastras corintias, columnas salientes y florones.

puerta iglesia san pedro bunol
Puerta Iglesia de San Pedro

El Parque de San Luis posee en su entorno numerosas fuentes que ver en Buñol como la Cueva del Turche. En el auditorio al aire libre de ese parque es posible escuchar a sus célebres bandas de música: La Armónica y la Artística, que se conocen por los nombres populares de Los Litros y Los Feos.

La Ermita de San Luis Bertrán fue construida en el siglo XVIII. Está situada junto al manantial homónimo en el Paseo de San Luis. Fue restaurada en 1876 para reparar los daños de una inundación y fue entonces cuando se le otorgó el estilo neogótico actual. Consta de una nave cubierta con bóveda de arcos cruzados y un altar con la imagen del santo titular.

Bunyol se distingue por su abundancia de Parques y Jardines. Al Parque de San Luis se une el Parque del Planell, el Parque de la Violeta, El Parque Urios, el Parque del Barrio de San Rafael, el Parque del Barrio Gila y el Parque Fina Luján.

La Ermita de San Cristóbal está un pequeño promontorio junto a la carretera Valencia-Madrid. Fue construida en 1994 para proteger a los conductores que transitaban por tan peligrosa vía, afortunadamente sustituida por la autopista.

Por la carretera de Cortes de Pallás se puede acceder a los bellos paisajes circundantes del gran Embalse de Cortes, situados entre murallones rocosos. Está a los pies de la Muela, un enorme promontorio de 20 km de longitud y 15 km de anchura.

En el pueblo de Cortes de Pallás se puede visitar el Castillo de Chirel y la Cueva Hermosa, entre otros atractivos.

Imprescindibles

Que ver en Buñol
Colegiata de Santa María de Calatayud
Que ver en Buñol
La Tomatina

Datos prácticos

Coordenadas

39º 25’ 10’’ N, 0º 47’ 26’’ W

Distancias

Valencia 40 km, Madrid 314 km

Aparcamiento

Algunas calles del casco urbano tienen zona azul. Se puede estacionar gratuitamente en las inmediaciones del Parque de San Luis

Altitud

352 m

Habitantes

4411 (2013)

San Antón (enero, hogueras en las calles y plazas del pueblo), Carnavales (febrero, Murgas y Entierro de la Sardina), Fallas (16-19 marzo), Pascua (abril, se va a “pasturar la mona” o merendar un tipo de roscón al campo), San Venancio (fin de semana posterior al 18 de mayo, es el segundo patrón de Buñol, tras San Luis Bertrán), Noche de San Juan (24 de junio), San Cristóbal (julio), La Tomatina (comienza a 11:00 h del último miércoles de agosto)

Concurso de Buñuelos de las Fallas de Buñol (marzo), Conciertos del Centro Instructivo Musical La Armónica de Buñol (Los Litros) y de la Sociedad Musical La Artística de Buñol (Los Feos) (mayo y junio), Mercado Medieval (junio, en el Castillo)

Mercadillo de Arte y Artesanía (primer domingo de mes)

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar