Que ver en Tárrega

Refugio de amores regios y capital teatral

Situada en el paso del río Ondara del antiguo Camino Real entre Barcelona y Zaragoza, éste escenario de rica historia actualmente destaca por la celebración de la Feria del Teatro en la Calle, una de las más importantes de Europa.

Planifica tu escapada a Tárrega

Se trata de una localidad pequeña y la visita es exclusivamente de exteriores; por lo que en un par de horas se puede recorrer su casco histórico viendo los lugares que mencionamos en el apartado Qué ver en Tárrega. En los alrededores hay diversas poblaciones medievales de similares características: Bellpuig hacia el oeste y por autopista, Balaguer al noroeste por la carretera C-53, Agramunt al norte por la C-14. Por la autopista en dirección oeste se accede a la antigua ciudad universitaria de Cervera. Esta localidad tiene una buena oferta gastronómica a buen precio, pero muchos menos hospedajes; lo mejor de los contornos lo hemos incluido en la página Dormir y Comer en Tárrega.

¿Quieres conocer este sitio?

Aprovechando que el emirato de Córdoba se había descompuesto en reinos de taifa como el de Lleida, gobernado por al-Muzaffar, Ramón Berenguer I, conde de Barcelona, reconquista la zona a mediados del siglo XI. En el año 1056 le regaló esta localidad a su esposa Almodís, siendo una plaza fuerte fronteriza durante casi un siglo. A partir de la reconquista de Lleida, se convierte en un lugar tradicional de descanso y aprovisionamiento en el camino que la comunica con Barcelona. El trasiego de viajeros y comerciantes le permitirá ir progresando, celebrando mercados y ferias, que ya en el medievo atrajo a una comunidad judía. Razones por las que fue amurallada y convertida en capital de una veguería (circunscripción administrativa).

Tras una larguísima disputa por el condado de Urgell, en 1231 este pasa por testamento al rey Jaime I de Aragón. Pero, ante la reclamaciones de los sucesores con derechos de linaje, cinco años después el Rey firma el Pacto de Tárrega con el caballero Ponce Cabrera, al que se le entrega como feudo siendo vasallo del Rey, que recibe la titularidad directa de las ciudades de LLeida y Balaguer. En 1241 el Rey confirma los usos y costumbres de la localidad, que habían sido puestos por escrito.

En 1331, Alfonso III le regala la villa a su esposa, Leonor de Castilla. En el siglo siguiente sería entregado y recuperado el señorío del lugar entre miembros de la realeza. Siendo propiedad de la Corona, en 1462 la población local se une a la revuelta de los payeses de remensa contra el rey Juan II. En 1470 este se la regaló a su hijo, el príncipe Fernando, recientemente casado con Isabel la Católica. El príncipe visitó a menudo su señorío, y en 1473 tuvo una hija con la bella Joana Nicolau; la niña fue reconocida con el nombre de Juana de Aragón.

estacion trenes tarrega foto antigua
Estación y trenes de Tárrega (Foto Lucien Roisin)

Durante una breve estancia allí, el 19 de 1520 el emperador Carlos V hizo la solemne promesa de mantener la población bajo propiedad de la Corona a perpetuidad, concediéndole el águila imperial al escudo.

Su posición en tan importante carretera motivó que fuera lugar de paso de los ejércitos durante los siguientes siglos. Entre 1640 y 1652, durante la llamada Guerra de los Segadores, cambió varias veces de manos entre las tropas catalanas y francesas, y el ejército castellano. En la Guerra de Sucesión su población se declaró seguidora del archiduque Carlos de Austria, siendo ocupada por las tropas borbónicas en 1706; por ello perdería la capitalidad de su veguería (circunscripción administrativa) y sería incorporada al Corregimiento de LLeida.

El dinamismo de sus élites locales motivó que en 1777 fundaran una Sociedad Económica de Amigos del País. Fue un periodo en que se emprendieron numerosas obras públicas, como el Ayuntamiento.

En la Guerra de la Independencia y las guerras carlistas el castillo albergó una guarnición militar, sufriendo algunas adaptaciones. En 1860 llegó la línea del ferrocarril Manresa-Tarrega-LLeida y dos años después culminaron las obras del Canal de Urgell, promoviéndose la economía agrícola. Esa prosperidad propició que en 1884 el rey Alfonso XII le concediera el titulo de ciudad.

En la Guerra Civil, en sus calles se desató una despiadada persecución de personas religiosas y derechistas. Por su condición de núcleo de comunicaciones, en 1938 fue bombardeada por la aviación franquista, muriendo decenas de civiles y destruyéndose numerosos edificios.

En el año 1996 la Generalitat ordenó la desaparición de la corona imperial en el escudo de la ciudad, sustituyéndola por un diseño de corona habitual en Cataluña y cambiando los cuarteles que el escudo tenía desde el siglo XI. En el año 2008 el ayuntamiento decidió recuperar el escudo original.

Comenzamos la visita por los muros que quedan del castillo medieval. A sus pies está la porticada Plaza de Sant Antoni, en su parte no porticada está la Iglesia de San Antoni, del siglo XIV; en su interior se guarda la imagen de Sant Crist Trobat, encontrada en 1650 en la misma iglesia. También está el Hospital del siglo XIII, remodelado en 1740, y la moderna Biblioteca Comarcal.

En el carrer Major hay casas señoriales con majestuosas fachadas y el interesante Museo Comarcal de l’Urgell, emplazado en la residencia de Cal Perelló, del siglo XVIII.

iglesia tarrega
IglesiaParroquial y, de fondo, Ermita de Sant Eloi

Uno de los principales edificios de la ciudad es Iglesia de Santa María del Alba. De la iglesia románica ya no queda nada, entre 1672 y 1742 el arquitecto José de la Concepción la reconstruyó en marcado estilo neoclásico. La fachada es de estilo barroco y tiene un campanario de torre ochavado de considerable altura con un gran número de campanas.

En el carrer del Carme nos encontramos con el Palacete de los Marqueses de la Floresta, construido en el siglo XIII con una fachada de estilo románico civil catalán; fue declarado Bien Cultural de Interés Nacional, contrastando con los edificios adyacentes del siglo XX. Más abajo se encuentra la Casa Sobies, actual Cristalería Mateu, un palacete gótico del siglo XVI con una fachada excepcional.

Para disfrutar de las vistas que ver en Tárrega se halla el parque de Sant Eloi. La Ermita consagrada a ese santo en el siglo XIII es de estilo románico, y tiene una sola nave con arcos apuntados.

Desde 1979, durante tres o cuatro días de cada mes de septiembre, Tárrega acoge un Festival de Teatro en la Calle, al que suele acudir una media anual de ciento veinte mil personas.

Imprescindibles

Dónde dormir en Tárrega
Museo Comarcal del´Urgell
Dónde dormir en Tárrega
Plaza de Sant Antoni

Datos prácticos

Coordenadas

41º 57’ 15” N, 3º 12’ 32” E

Distancias

Girona 180 km, Barcelona 115 km, Madrid 502 km

Aparcamiento

Existe un aparcamiento municipal subterráneo en pleno centro de la ciudad.

Altitud

373 m

Habitantes

16.493 (2015)

Cabalgata de Reyes Magos (5 enero), Carnaval, Semana Santa, Fiesta de Sant Jordi (23 abril), Fiesta Mayor de Mayo, Verbena de San Juan (23 junio), Festival Musical Paupaterres (julio), Feria de Teatro FiraTàrrega (septiembre), Feria del Medio Ambiente (octubre), Feria de Artistas (diciembre)

Campaña Gastronómica del Pescado de Roca (abril), Festival de Música de Begur (julio y agosto), Feria de los Indianos (principios de septiembre)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar