La primera población romana de Hispania

Asomada a la bahía de Roses, considerada entre las más bellas del mundo, está uno de los yacimientos arqueológicos de la Antigüedad más importantes de la península. L’Escala es conocida por su tradicional elaboración de anchoas y su ambiente tradicional. ¿Te animas a descubrir todo lo que hay que ver en Empuries?

Planifica tu escapada a Empuries y L'Escala

El importante yacimiento arqueológico, la bella bahía de Rosas y el puerto de pescadores de la Escala dan para un par de días de agradables paseos y visitas. La escapada a lo que ver en Empuries puede continuar hacia el norte. Interesantes las localidades de Cadaqués, Peralada y Figueres. Cada una de ellas pueden ocupar un día entero de visita.

Para los amantes del turismo activo y el senderismo, también hacia el norte están los espacios naturales de Aiguamolls de l’Empordà y el Cabo de Creus. Además, un poco al sur se encuentran los parques del Montgrí, las islas Medas y el Bajo Ter. Hacia el oeste está la ciudad de Girona.

En nuestra página Dormir y Comer en L’Escala ofrecemos la información más completa acerca de la gastronomía, y los alojamientos de la localidad y sus alrededores.

¿Quieres conocer este sitio?

La historia de Empuries es muy completa. Para comprender mejor lo que ver en Empuries quizá es interesante conocerla. Avanzada la Edad del Bronce hay constancia de un poblamiento estable de la zona (S. IX a. de C.) que incluso mantenía relaciones estables comerciales con lejanas ciudades fenicias. En el siglo VI a.C. se funda una colonia griega en una reducida isla llamada Palaia Polis, donde hoy se asienta Sant Martí. Posteriormente se traslada cerca del puerto llamado Neapolis.

En el año 218 a.C, el enclave griego es tomado por los romanos. A finales del S. I a.C, su campamento militar vecino se integra con la antigua ciudad griega. Así, se llamará Municipium  Emporiae. Avanzado el siglo III la población es abandonada frente al empuje de otras urbes romanas existentes en el actual territorio catalán.

Al instaurarse el reino visigodo la llamada Sant Martí continuó siendo sede episcopal. La ocupación árabe duró unas pocas décadas. Los francos los sustituyen en el control de la zona, nombrando al caballero Emenguer en el año 812 primer conde de Empúries.

que ver en empuries
Sant Martí d’Empúries. Al fondo, la Iglesia Parroquial

En el siglo XI la capitalidad condal se lleva a Castelló de Empúries. La comarca vivió agitados momentos a lo largo del Medievo, por lo que se vió envuelta en las luchas nobiliarias y dinásticas. Así, en el siglo XIII el francés Guillermo de Lodeva quemó Empúries. Dos siglos más tarde la fortaleza la asediaron y tomaron en 1468, durante la Guerra de la Remensa. Juan II se la entregó Pere de Torroella. En el siglo XVI los pescadores locales deciden refundar en otro enclave el puerto de L’Escala.

En 1640 y 1675 la fortaleza volverá a ser asediada. Desde finales del siglo XVII y sobre todo a lo largo de la centuria siguiente, el nuevo núcleo de población de L’Escala se desarrolló y creció de forma considerable. Esto ocurrió gracias a la intensa actividad comercial y pesquera, intensificándose la producción de salazón. En el año 1766 incluso sustituye a Sant Martí como capital.

En 1938 los bombardeos de aviación destruyeron parte de la localidad de l’Estartit. Desde los años sesenta del pasado siglo se convierte en un activo centro de veraneo.

A continuación, todo lo que ver en Empuries.

Ante el creciente peso de L’Escala, la comunidad allí establecida promueve la construcción de una iglesia y ese es el origen de la Iglesia de San Pedro (1701), levantada en un solar cedido por la condesa de Empúries. Un templo imprescindible que ver en Empuries.

Pero la localidad tiene una de sus principales señas de identidad en la salazón de pescado, que se trabaja desde que fue colonia griega. Así, el Museo de la Anchoa y de la Sal es uno de los puntos que ver en Empuries. Muestra la evolución de este arte desde el siglo XVI. Los alfolíes de la sal, las diferentes artes de pesca, la subasta del pescado o la elaboración de las conservas centran la exposición permanente.

Por las calles de la población se conservan casas de pescadores y varias fábricas de conserva. Es tan intensa la relación de esta población con el mar que la Cofradía de Pescadores local ha puesto en funcionamiento un Centro de Interpretación sobre el entorno natural de L’Escala.

que ver en La Escala
Vista aérea del Yacimiento Arqueológico de Emporiae.

Y el antiguo núcleo de Sant Martí, antigua Paleápolis es ahora un pequeño promontorio elevado sobre el mar ocupado por una aldea de proporciones reducidas, rodeada por algunos fragmentos de la muralla  medieval.

Lo más destacado es su Iglesia Parroquial, que llegó a ser sede episcopal por lo menos desde el siglo VI. El templo actual que ver en Empuries conserva vestigios arqueológicos de otro anterior que se remonta a la Alta Edad Media. Cuando en 1468 el duque de Lorena asaltó la localidad, quemó el templo. Ya en 1507 se inicia el actual inmueble gótico tardío catalán, con su hermoso rosetón en la parte superior de la fachada. En su interior también se conservan varias aras paleocristianas y prerrománicas.

El importantísimo Yacimiento Arqueológico de Empúries muestra los restos de poblaciones griega y romana. Se completa con una de las secciones del Museo de Arqueología de Catalunya, que tiene aquí piezas como la célebre escultura de Asclepios.

La visita permite ver en primer lugar la parte griega, donde permanecen importantes restos de las murallas. También los restos del lugar dedicado a Asklepíeion (S. II a. de C.), el santuario de Isis y Zeus Serapis conocido como Serapíeion e incluso una fábrica de salazón del siglo I. Por último, en esta zona del yacimiento se puede recorrer lo que queda del ágora e incluso de una stoa griega, del S. II a.C.

Fuera del recinto arqueológico que ver en Empuries está el Muelle. Se localiza en la playa de Sant Martí y construido poco después de que llegaran los romanos. La zona romana incluye restos de varias domus, con magníficos mosaicos,tabernae, termas públicas y el foro, además de una basílica y la curia.

En conclusión, esto es lo principal que ver en Empuries.

Imprescindibles

Que ver en Empuries
Sant Martí d'Empuries
Que ver en Empuries
Yacimiento grecorromano de Ampurias

Datos prácticos

Coordenadas

42º 6’ 49” N, 3º 8’ 6” E

Distancias

Girona 43 km, Barcelona 141 km, Madrid 737 km.

Aparcamiento

Es recomendable dejar el vehículo en las inmediaciones de las vías de acceso al casco urbano de la localidad.

Altitud

14 m

Habitantes

10 508 (2012)

Carnaval. Además la Semana Santa (Vía crucis viviente). El Carmen (16 de julio). Fiestas Mayores de Santa Máxima (2 de septiembre). Fiesta de la Sal (septiembre).

Jornadas Gastronómicas del Suquet de Peix (abril – mayo). También el Mercado grecorromano Triunvirat Mediterrani (junio). Cantada de Habaneras en la Playa de l’Escala (agosto). Portalblau. Festival de Músiques i Arts de la Mediterrània (verano). Fiesta de la Anchoa (primer domingo de octubre.)

Mercadillo semanal (domingos, 9:00 – 13:00).

Otros destinos próximos

Lugares fascinantes que deberían ser Patrimonio de la Humanidad

España es el tercer país del mundo con más patrimonio, después de China e Italia. Actualmente contamos con 48 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad, aunque la lista de candidatos no para de crecer. Esta lista llamada indicativa recoge 28 lugares. Aquí os traemos una selección de lugares que creemos que deberían convertirse en Patrimonio de la Humanidad.

El yacimiento grecorromano de Ampurias

Patrimonio de la Humanidad
Ciudad greco-romana de Ampurias (Tarragona)

Este antiguo asentamiento ubicado en L’Escala (Girona) es inimitable, ya que se trata del único yacimiento de la Península Ibérica en el que conviven los restos de una colonia griega con los de una ciudad romana. Ampurias es de notable importancia por tratarse del punto de entrada de la romanización a la Península Ibérica.

Tras ejercer de establecimiento de los griegos en el siglo VI a.C., funcionó como campamento militar romano para después convertirse en la urbe de Emporion en el siglo I a.C.  Por eso, las ruinas que hoy podemos contemplar en el yacimiento -desde el ágora griega hasta los restos de las termas romanas- son una extraordinaria muestra del urbanismo clásico. El asentamiento cuenta, además, con un museo monográfico en el que está expuesta la estatua del dios Asclepio. La ciudad grecorromana de Ampurias opta a la distinción de la Unesco desde 2002.

Trujillo, Monfragüe y Plasencia

Patrimonio de la Humanidad
Acueducto de Plasencia (Cáceres)

La candidatura conjunta de Trujillo, Monfragüe y Plasencia, propuesta en la lista tentativa de Patrimonio de la Humanidad de 2009, propone incluir un bien mixto natural-cultural de excepcional valor que se sumaría a una región con gran riqueza monumental como es Extremadura. La importancia histórica de estas dos ciudades y la abundancia de los bosques del parque natural extremeño podrían volver a ser valoradas como parte de un nuevo proyecto por parte del comité de la Unesco, que rechazó la candidatura en 2012.

El Castillo de Loarre

Patrimonio de la Humanidad
Castillo de Loarre (Huesca)

El más grande de los castillos aragoneses, construido por Sancho El Mayor (1020-1030), es uno de los mejores ejemplos del arte románico en España. El excepcional estado del conjunto, en el que sobresalen elementos como la Iglesia de Santa María, la Cripta de Santa Quiteria o la Torre de la Reina, le ha hecho merecedor de la declaración como Monumento Histórico Artístico. La distinción de Patrimonio de la Humanidad le va como anillo al dedo a Loarre, considerada la fortaleza románica más antigua de Europa.

La catedral renacentista de la Asunción de Jaén

Patrimonio de la Humanidad
Catedral renacentista de la Asunción (Jaén)

Obra culmen de Andrés de Vandelvira, esta joya renacentista situada en Jaén destaca por su sala capitular y su sacrístía, así como por su impresionante fachada barroca y su coro neoclásico. En 2012, se solicitó a la Unesco que se extendiera la consideración de Patrimonio de la Humanidad a este monumento, incluyéndolo en el conjunto ya premiado de Úbeda y Baeza.