Salamanca

Capital artística y universitaria

Bañada por el Tormes, con las torres de sus templos alzadas sobre el río como cúspides de un bosque de dorada piedra, esta joya monumental tiene el ambiente que le brindan los 27 000 estudiantes de sus universidades.

Planifica tu escapada a Salamanca

Es mucho lo que hay que ver en Salamanca, una ciudad que por si sola da para un fin de semana completo; recomendamos reservar varias horas para ver con detenimiento su principales monumentos, unas catedrales a las que hemos dedicado una página especializada. Su ambiente juvenil resulta especialmente intenso en el fin de semana, lo que hay que tener en cuenta al reservar donde dormir, procurando evitar los espacios con mayor ajetreo nocturno. De disponerse de tiempo adicional recomendamos visitar la pequeña y fortificada Ledesma para luego pasar el resto del día en el impresionante Parque natural de los Arribes del Duero. También cerca y en dirección opuesta está Alba de Tormes, muy unida a la Orden Carmelita y Santa Teresa; cerca de esta acercarse a Monasterio de San Leonardo. En nuestra página Dormir y Comer en Salamanca explicamos los platos locales y donde reservar para dormir bien.

¿Quieres conocer este sitio?

La Helmantiké o Salmantica de la que habla Polibio en el siglo II a. de C. fue habitada por vacceos y vetones, siendo asediada hacia el año 220 a. C. por las tropas de Aníbal. Según la leyenda, los salmantinos rindieron la plaza sin oponer resistencia, pero sus mujeres, que llevaban ocultas entre sus vestidos las armas de los varones, sitiaron después a los cartagineses dentro de la ciudad.

Durante la dominación romana fue un lugar de paso de la Vía de la Plata. Para esta calzada se construyó el puente romano (siglo I), del que aún hoy se mantiene parte en pie. En el año 589 tenía ya su propio obispo, que acudía a los concilios de Toledo.

Conquistada en el 712 por Musa Ibn Musair, en los primeros siglos de ocupación musulmana estaba en un territorio que cambió de manos en numerosas ocasiones, quedando la zona despoblada. El dominio cristiano no se consolidó hasta la toma de Toledo en 1085. Fue repoblada por Raimundo de Borgoña (yerno del rey Alfonso VI) hacia el año 1102, con varios grupos étnicos y religiosos, que montaron sus propias parroquias; la ciudad fue amurallada y beneficiada con diversos fueros, al tiempo que se iniciaron las obras de la catedral románica.

El siglo XIII se caracterizó por la dinamización de la vida urbana y cultural. En 1218, el monarca castellano Alfonso IX fundó el Estudio General, antecedente de la futura universidad (la primera con ese título en Europa), confirmada como tal por Alfonso X el Sabio en 1253 y por bula del papa Alejandro IV dos años después. Durante siglos fue una de las universidades más prestigiosas de Occidente, popularizándose la frase “Quod natura non dat, Salmantica non praestat” (Lo que la naturaleza no da, Salamanca no presta).

En los siglos XIV y XV se sucedieron numerosos conflictos entre los dos bandos nobiliarios que dominaban la ciudad, los de San Benito y los de Santo Tomé. Con el auge de la organización ganadera La Mesta, Salamanca fue adquiriendo importancia como centro de manufacturas pañeras.

Bajo el reinado de los Reyes Católicos tuvo una época de esplendor, pues en la Universidad se encontraron Nebrija (que allí publicó la primera gramática de una lengua romance, en 1492), la primera mujer que recibió estudios universitarios (Beatriz Galindo) y la primera que impartió clases (Lucía de Medrano).

En 1520 la comunidad de Salamanca fue una de las que se alzó en armas contra Carlos I; éste ordenaría el desmoche de las torres de las familias que se habían alzado en armas contra él. Durante ese siglo fue profesor en Salamanca Fray Luis de León, que allí hizo la primera traducción parcial de la Biblia al español.

En el siglo XVII fue un periodo de decadencia, marcada por la riada de 1626, que ocasionó grandes pérdidas materiales y personales. También fueron decisivos los efectos de la Guerra de Sucesión (principios del siglo XVIII), aunque el apoyo de la población a la causa borbónica de Felipe V favoreció la construcción de la Plaza Mayor (1729) y la culminación de otras obras barrocas en la urbe.

fotografia antigua salamanca
Vista antigua de Salamanca (Viuda de Colón e Hijo)

En 1809 el mariscal Soult ocupó la ciudad, destruyendo numerosos edificios, especialmente en el barrio de “caídos” (derruidos), hostigado por la guerrilla de Julián Sánchez, “El Charro”. Expulsados los franceses en 1812, la ciudad padeció el cierre de las universidades españolas por el rey Fernando VII. En 1873 fue una de las ciudades donde se produjeron brotes cantonalistas.

No obstante, en el primer tercio del siglo XX, la ciudad recibió un nuevo empuje de la mano de Miguel de Unamuno, por aquel entonces rector de la Universidad.

En la actualidad es una ciudad de intensa vida universitaria y foco de atracción turística, su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Nuestra visita a Salamanca comienza en la Puerta de Zamora, cerca de la cual está la Iglesia de San Marcos (s. XII), un templo románico de planta circular en cuyo interior se conservan interesantes pinturas góticas del siglo XIV. Avanzando por la calle de Zamora pasaremos ante la Iglesia de San Boal y el Centro Cultural Hispano-Japonés, y también frente a la Iglesia del Carmen de Arriba para arribar a la plaza mayor salmantina.

La Plaza Mayor (1729 – 1755) fue proyectada por Churriguera en estilo barroco, con arcos de medio punto alzados sobre pilares, y medallones con efigies de reyes, héroes, santos y otros personajes históricos; tiene simétricas balconadas, que se distribuyen en tres pisos. En el lado oriental está el Pabellón Real o Arco del Toro; en cuanto al Ayuntamiento, también barroco, destaca con sus cinco arcos de granito y una espadaña entre cuatro figuras alegóricas. Esta plaza es además centro de la vida salmantina, tanto de día como de noche. En sus soportales y proximidades se concentran buen número de tiendas, tabernas y cafés, como es el caso de Novelty, del que fue cliente habitual el escritor Gonzalo Torrente Ballester.

Al lado de la plaza, en un espacio con soportales conocido como “El Corrillo”, se encuentra la Iglesia de San Martín, románica del siglo XII con añadidos del XVI. Es de planta rectangular con tres naves y tres ábsides y en su interior destaca el coro y el retablo mayor, obra de Churriguera (1731).

Continuando por Rúa Mayor llegaremos hasta la Casa de las Conchas (s. XV), que mezcla formas góticas y renacentistas. Su fachada con más de 300 conchas dispuestas a tresbolillo, siguiendo una composición romboidal, representan la relación de su promotor, Rodrigo Arias de Maldonado, con la Orden de Santiago. En el siglo XVIII la parte más alta fue remodelada, sin incluir conchas. Especial atención merecen su puerta de entrada, con un escudo gótico en su parte superior que contiene las flores de lis, así como el patio que mezcla los estilos gótico, mudéjar y renacentista. En la actualidad es una biblioteca pública.

Al otro lado de la calle se encuentra la Clerecía (siglos XVII-XVIII), conjunto barroco que incluye la iglesia, el colegio y la residencia del antiguo colegio de los Jesuitas (sede de la Universidad Pontificia). La iglesia, consagrada al Espíritu Santo, cuenta con una magnífica fachada con dos torres; en su interior sobresale el gran retablo mayor barroco. También destacan el enorme claustro barroco de tres pisos, el aula magna, la escalera de honor y la colección de pinturas sobre la vida de San Ignacio de Loyola.

Bordeando la Clerecía por su flanco meridional, la calle de Libreros conduce al edificio de la Universidad, fundada como tal por Alfonso X el Sabio en 1254 a partir del Estudio general de 1218. El edificio universitario es de planta cuadrada con patio central y galerías circundantes. Su mayor atractivo reside en su fachada plateresca, tallada en piedra con escudos de los Reyes Católicos, el escudo imperial de Carlos V y del Papado, enmarcados en una gran profusión decorativa que incluye la famosa rana sobre la calavera; esta, según la leyenda, hará aprobar los exámenes a toda aquel estudiante que la encuentre. Además de la fachada de la Universidad se puede admirar el Patio de las Escuelas, la fachada del Hospital del Estudio (s. XV), hoy rectorado, y distintas aulas como el Aula Fray Luis de León (s. XVI), el Paraninfo con el estandarte del Príncipe Juan (s. XVI) y la Capilla del siglo XVIII, con un elegante retablo y órgano del siglo XV. También es de gran interés la Biblioteca, que custodia más de 40 000 volúmenes anteriores al siglo XIX.

Contigua a la fachada de las Escuelas Menores está la Casa-Museo de Unamuno, donde vivió Miguel de Unamuno entre 1900 y 1914; alberga también el archivo personal y una magnífica biblioteca.

Desde el patio de Escuelas se accede al Museo de Salamanca o de Bellas Artes, en la Casa de los Doctores de la Reina (s. XVI). Incluye pintura y escultura desde el siglo XIV, con obras como la Lamentación ante Cristo muerto, de Luis de Morales (s. XVI) y el Retrato de Miguel de Unamuno de Juan de Echevarría (s. XX).

El Puente sobre el río Tormes conserva aún quince arcos de su primitiva construcción romana (s. I) y, en su centro, un verraco ibérico de piedra, tradicionalmente identificado con el “Toro de las calabazadas” mencionado en El Lazarillo de Tormes. Muy cerca está la Iglesia de Santiago, obra románico-mudéjar del siglo XII, luego reformada; la Casa de Lis (1905), edificio modernista que acoge el Museo Art Nouveau y Art Decó y el Centro Documental de la Memoria Histórica, sobre documentos y carteles de la zona republicana en la guerra de 1936 – 1939.

Antes de entrar en las Catedrales Nueva y Vieja, podemos apreciar su imponente presencia desde el Patio Chico o recorrer el conjunto a través del Rondín de las Edades del Hombre (1993). Junto a las catedrales se levanta el neoclásico Palacio Episcopal (s. XVIII), que en la actualidad es sede del Museo de Historia de Salamanca. En la Plaza Anaya, frente a la fachada septentrional de la Catedral Nueva, se erige el Palacio Anaya, sede de la Facultad de Letras (1760) y, a su izquierda, la Iglesia de San Sebastián, construida por Alberto Churriguera en 1731.

Por la calle de San Pablo se llega al Convento de las Dueñas, con portada lateral plateresca, iglesia gótica y el claustro renacentista de dos pisos con forma de pentágono irregular, profusamente decorado con relieves. El próximo Convento de San Esteban es una de las obras cumbre del plateresco salmantino; su iglesia (1524 – 1630) cuenta con una fachada, a modo de retablo sobre la Lapidación de San Esteban; su Claustro de los Reyes y el Panteón de los Teólogos, al igual que la Sacristía, son espacios que hay que ver en Salamanca por su extraordinario valor.

BORRAR
Plaza Mayor

Volviendo hacia la calle de la Compañía, y muy cerca de la Clerecía, está la Iglesia de San Benito (s. XV), edificio gótico tardío que preside un apacible rincón en el que pueden verse algunas casonas platerescas. Muy próximo está el Palacio de Monterrey, una de las obras civiles más representativas del Renacimiento español. Edificado en el siglo XVI por orden del tercer conde de Monterrey, según los planos de Rodrigo Gil de Hontañón, tiene planta cuadrada y patio central; por motivos económicos quedó inacabada, construyéndose solamente un ala lateral, en la que sobresale la galería de arcos, las torres y las artísticas chimeneas, así como la elegante decoración plateresca.

Un poco más adelante se halla la plateresca Casa de las Muertes (s. XVI), por su decoración de calaveras en las pilastras de las ventanas superiores; aunque hay leyendas que aseguran que el nombre deriva de extrañas muertes ocurridas en su interior. En el barroco edificio contiguo, la Casa del Regidor Ovalle (s. XVIII), falleció Miguel de Unamuno en 1936. Tras ella se alza la Iglesia y convento de las Úrsulas (1516) cuyo sepulcro, labrado en mármol blanco por Diego de Siloé, es una de sus mayores joyas artísticas.

En esta misma zona está el renacentista Colegio del arzobispo Fonseca, del Arzobispo o de los Irlandeses (1519) obra de Diego de Siloé, Rodrigo Gil de Hontañón y Juan de Álava. Son reseñables la capilla gótico tardía, con un retablo de Alonso Berruguete, y el bello patio, compuesto por dos pisos con arquerías. En la actualidad sirve de alojamiento para profesores y postgraduados, entre otras visitantes.

Fuera del casco histórico está el Domus Artium 2002 o DA2, centro de arte moderno y nuevas tecnologías instalado en la antigua cárcel provincial.

Imprescindibles

BORRAR
Detalle de la Casa de las Conchas
BORRAR
Fachada plateresca de la Universidad de Salamanca

Datos prácticos

Coordenadas

40°57′54″N, 5°39′50″O

Distancias

Zamora 65, Valladolid 115 km,

Madrid 212 km

Aparcamiento

Parking de pago en la Plaza del Campillo

Altitud

802 m

Habitantes

149 528 (2013)

Fiestas patronales de San Juan de Sahagún (12 de junio), Santa María de la Vega, patrona de Salamanca (en torno al 8 de septiembre), San Mateo (21 de septiembre)

Semana Santa (Interés Turístico
Internacional) y Lunes de Aguas (lunes posterior al segundo domingo de Pascua), Música en Primavera (marzo y abril), FÁCIL, Festival Internacional de las Artes de Castilla y León (primera quincena de junio), Las noches de Fonseca (variada oferta musical y artística, en verano), Vida y ficciones (festival de teatro, en verano), Explorafoto (octubre), Festival Internacional de Jazz (noviembre)

Destaca especialmente la orfebrería charra, con filigranas de plata en forma de botones, anillos, pendientes, etc…

Centros alfareros como el de Alba de Tormes y Cespedosa

Cestos de mimbre de Villoruela

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar