Que ver en Las Médulas

De gigantesca mina a parque histórico-natural

Las Médulas, calificadas de monumento-zona arqueológica, constituyen en la práctica un parque temático industrial cuyas cuevas y orografía testimonian la explotación aurífera a la que fueron sometidas por los conquistadores romanos.

Planifica tu escapada a Las Médulas

Hay que ver en Las Médulas tanto su extraordinario patrimonio natural como algunos monumentos y centros de interpretación dispersos; razón por la cual hay que plantearse una visita de jornada completa. La continuación natural de esta escapada es la población templaria de Ponferrada. Otra alternativa cercana es Villafranca del Bierzo; desde allí los amantes del senderismo pueden dirigirse al poco frecuentado y frío Parque de los Ancares leoneses. En nuestra página Dormir y Comer en Las Médulas explicamos los platos locales y donde reservar para dormir bien.

¿Quieres conocer este sitio?

El origen del nombre se atribuye al Mons Medulio o a unos términos del habla del Bierzo: meda, medar y medeiro de la misma familia que el castellano médano (montón de arena), que provienen del latín meta.

Entre el año 23 y 19 a. de C. el emperador Augusto estableció una nueva política monetaria basada en el papel del áureus, la moneda de oro, que valía 25 denarios o 200 sestercios. Fue el inicio del patrón-oro. Esa necesidad de oro les llevó a su búsqueda y lo hallaron en Dacia, entorno a Rumanía; en la Aquitania, sudoeste francés; y, sobre todo, en el noroeste de Hispania, en las tierras que los astures ocupaban en las actuales provincias de Zamora, León y Asturias.

Los romanos habían llegado a la zona en el siglo III a. de C. Tras un largo y difícil proceso de conquista de la zona noroeste de la Península Ibérica, consiguieron establecerse de forma permanente para controlar las poblaciones locales e iniciar la explotación minera de los yacimientos auríferos.

Comenzadas a explotar hace unos dos mil años, estas minas estuvieron en activo durante unos dos siglos. Se estima que en ese periodo removieron más de 94 millones de metros cúbicos de tierra, obteniendo unas cinco toneladas de oro, algo impresionante para la época. Las piezas de tesoros como el encontrado en Arrabalde (al norte de Zamora) fueron labradas con el oro astur.

La explotación de las Médulas requirió la ejecución de una enorme obra de ingeniería en la que destaca la construcción de canales para la aportación de agua con la que conseguir la presión suficiente para horadar la montaña; estos canales llegaron a alcanzar los 100 kilómetros de longitud. El mantenimiento de estos sistemas de canalización requirió la creación de nuevos asentamientos. Se debió de afrontar el primer gran trasvase de agua entre cuencas hidrográficas, desde el río Duero hasta el Sil.

La vida allí era de gran dureza. Junto a la mina o en su interior se albergaba la mano de obra no cualificada, que trabajaba también en los establecimientos metalúrgicos y en las fundiciones en las que se elaboraban las herramientas. En cambio, en la zona de Las Pedreiras, junto al Lago de Carucedo, se estableció una población que se considera como altamente romanizada; estimándose que se trata de la mano de obra cualificada que daba soporte a las tareas mineras.

Dónde dormir en Las Médulas
Vista desde el interior de una antigua mina

En las proximidades está el Castro de Borrenes, con su sólida muralla, que ilustra la existencia de un contacto entre las comunidades indígenas y los nuevos ocupantes.

A principios del siglo III la moneda perdió su valor fiduciario y las minas dejaron de interesar al Imperio. El abandono de la explotación de la mina y una falta de memoria histórica provocaron el surgimiento de toda una serie leyendas explicativas del lugar, como la de Roldán y Fierabrás o La Ondina Caricea, normalmente asociadas a un lago. En la actualidad, el escritor berciano Enrique Gil y Carrasco ha desarrollado parte de la trama de su novela El Señor de Bembibre en el lago próximo de Carucedo.

Las gentes del noroeste zona siguieron buscando oro en los ríos hasta el siglo XX, si bien la proliferación de embalses en las cuencas fluviales acabó dañando la búsqueda precipitando las pepitas al fondo de los pantanos.

El Lago Carucedo, a pocos kilómetros al sudoeste de Ponferrada, es un lago artificial, resultado de la acumulación de materiales y agua de las explotaciones auríferas romanas llevadas a cabo unos kilómetros más al sur. Por medio de galerías excavadas en las montañas los romanos conducían violentamente el agua por el interior para provocar derrumbamientos. Luego, con un sistema de lavado de arcillas se separaba el polvo del oro. Ese sistema provocó lo que se llama ruina montium, un paisaje impresionante de relieves rojizos punteados de vegetación que se contempla en Las Médulas y que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997. En torno a la mina se ha organizado un parque arqueológico con una superficie de 12.000 hectáreas que comprende los yacimientos mineros y los distintos asentamientos que hay a su alrededor.

Para visitar este paisaje conviene acceder primero a Orellán y su mirador, al que se llega desde el aparcamiento, tras 700 metros de caminata. Arriba puede visitarse una de las galerías excavadas en la roca y observar restos de los canales empleados para desplazar el agua desde los Montes Aquilianos y La Cabrera, a espaldas del mirador.

En el turístico pueblo de Las Médulas, pedanía del municipo leonés de Carucedo, se puede visitar el Aula Arqueológica con paneles y audiovisuales que detallan los pormenores de la explotación.

lago carucedo
Vista de las Médulas desde el Lago Carucedo

El Centro de Visitantes es el punto de partida de varias visitas guiadas al corazón de las cuevas. El itinerario más corto conduce a La Cuevona y La Encantada. El sendero permite maravillarse ante la silueta rojiza de la montaña emergiendo del bosque. El Centro de Interpretación de los Canales de la Mina, en el cercano pueblo de Puente de Domingo Flores es un buen colofón a la visita.

Como complemento a las rutas que ofrece el parque, existe la posibilidad de acceder a la zona de El Bierzo por la ruta de Los Ancares o el nacimiento del río Boeza. Cercano a Las Médulas, está el Castillo de Cornatel, de estilo románico y actualmente en ruinas; desde esta fortaleza se pueden divisar trazas medievales en el pueblo Villavieja. También a pocos kilómetros, es posible visitar el Monasterio de Carracedo y, muy cerca de éste, Castro Ventosa, un importante castro berciano.

Además, a 4 km de Las Médulas se puede visitar el Museo de la Pizarra de San Pedro de Trones.

Imprescindibles

cuevona medulas
La Cuevona
pozo las medulas
Uno de los pozos de las Médulas

Datos prácticos

Coordenadas

42º 16’ 51’’N, 6º 27’ 41’’W

Distancias

Madrid 417 km

Aparcamiento

Sin dificultad

Altitud

986 m (parque) 720 m (parte baja)

Habitantes

101 (2012)

El Carril Santiago (25 de julio, Carucedo)

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar