Es considerada por muchos una edificación fundamental en la historia de España y una de las más impresionantes de ver. Las casas colgadas de Cuenca, también llamadas casas del Rey o casas voladas, se encuentran encima de la cornisa de la hoz del río Huécar. En 1966 la ciudad amurallada de Cuenca fue escogida como patrimonio de la humanidad. Solo otras 15 localidades españolas cuentan también con este título. Y aunque el territorio está lleno de lugares magníficos; esto es en parte gracias a las tres casas colgadas que aún se mantienen en el tiempo. Dos de ellas son “Las casas de los Reyes” y la otra es “La casa de la sirena.”

Fueron construidas hace seis siglos. Y, por supuesto cuentan con tanta historia como para que el 25 de octubre de 2016 se les declarara finalmente Bien de interés cultural. de que tienen una arquitectura única gracias a que sus balcones despuntan del saliente rocoso. Creando esa sensación de estar flotando, volando o colgando en el aire.

El nacimiento de las casas colgadas

En su cuadro ‘Cuenca desde el este’, el artista Anton van den Wyndaerde retrató por primera vez las casas colgadas de Cuenca. Era 1565, y las tres casas colgadas que podemos ver hoy, son las únicas edificaciones que siguen en pie. Se construyeron entre el siglo XV y XVI, aunque nadie sabe con certeza su origen. De hecho, hay ciertas desavenencias entre los expertos en torno a este hecho. Algunos afirman que las casas colgadas de Cuenca son de origen musulmán y otros, medieval.

Las casas colgantes de Cuenca de noche. Fuente: Massimo Frason.

Las casas colgadas de Cuenca de noche | Fuente: Massimo Frason.

Ocho de las casas colgadas aguantaron hasta la década de 1920. Incluso existen fotos del siglo XIX que muestras las construcciones prácticamente igual que en la pintura antes mencionada. Pero debido a la destrucción del patrimonio, fue el ayuntamiento el que decidió comprar las únicas tres restantes en los sesenta para evitar su total pérdida.

Para llegar a ellas si hacemos turismo, el camino más interesante que podemos tomar es cruzando el también mítico puente de San Pablo. Construido igualmente en el siglo XVI es otra de las marcas de la ciudad. Aunque acabó por derruirse tras 200 años, se reconstruyó de la manera que podemos voy en 1903.

 

Su arquitectura gótica

Casas colgantes de Cuenca

Casas colgadas de Cuenca | Fuente: Shutterstock

Su arquitectura es muy similar a la de otros edificios de la ciudad. Pero aún así, no hay ninguno que se le parezca en espectacularidad. Las casas colgadas de Cuenca tienen un estilo gótico, con vigas de pino, mampostería y yeso principalmente. Si nos fijamos en la fachada, veremos los adornos de sillería, aparte de las características rejas de los balcones. Sin embargo, lo curioso es que los balcones colgados, se construyeron mucho después que la casa en sí. Fue en 1927 cuando se instalaron y se convirtieron en un referente.

Aunque las casas colgadas de Cuenca son quizá las más famosas en este tipo de arquitectura; lo cierto es que existen más ejemplos similares en España. Las más significativas quizá sean las del Tajo de Ronda. Aunque también podemos encontrar similares en Albarracín, Gerona, Frías o Cantavieja. Y, por supuesto, si viajamos hasta Italia, podemos disfrutar de las casas colgadas del Puente Vecchio.

Curiosidades de las casas colgadas

Una de las curiosidades más conocidas cuenta que se llama casas de los Reyes porque era donde se hospedaban los monarcas en sus visitas. Y pese a que eran conocidas por albergar a reyes, fueron lugar de acogida para personas pobres durante muchos años. Tanta fue su fama, que incluso la casa de la moneda y timbre utilizó las casas colgadas. Lo hizo para imprimirlas en una moneda de las antiguas pesetas, incluso hoy existe una edición coleccionista. En cuanto a la casa de la sirena, hay una leyenda que lleva siendo contada desde el siglo XVI.

Casas colgantes de Cuenca

Las casas colgadas de Cuenca y el puente de San Pablo | Fuente: Shutterstock

La protagonista es Catalina, una bella dama habitante de Cuenca, que quedó embarazada del Infante Don Enrique. Este luego se convertiría en el rey Enrique II de Castilla. Recluyó a Catalina y a su hijo para que nadie se enterara, hasta que mandó matar a su hijo. La leyenda dice que Catalina gritaba por su hijo hasta que un día se tiró por la Hoz sin soportar el dolor. Los habitantes de Cuenca decían que aún después de tirarse, se la seguía escuchando. Y que esos gritos se asemejaban al llanto de una sirena.

Aunque no es la única leyenda que existe alrededor de estas moradas. En otra, se cuenta que un noble quedó con su amante en una de las casas colgadas. Cuando estaban en la cama fueron sorprendidos por la mujer de éste que empezó a gritar. Sin saber qué hacer la golpeó con un caldero en la cabeza acabando con su vida. Habiendo empeorado la situación, solo se le ocurrió tirarla por una de las ventanas. Y aún hoy, se dice que su fantasma anda vagando por las aquellas casas.

Las casas colgadas en la actualidad

Fue a comienzos del siglo XX cuando el ayuntamiento compró las tres casas colgadas que aún quedaban en pie. Estas fueron La casa de la sirena y las dos casas de los Reyes. Querían evitar su destrucción como ya había ocurrido con las anteriores. De un tiempo a esta parte,la casa de la Sirena ha acogido incluso un restaurante en la parte anexa de su interior. Ocurrió en los 90 y posteriormente se plantearon reformas para mejorarlo. En 2017 se llegó a plantear una ampliación para abrir un nuevo mesón, pero aún no ha llegado a buen puerto.

Casas colgantes de Cuenca

Las casas colgadas de Cuenca en la actualidad | Fuente: Shutterstock

En 1966 se inauguró lo que aún hoy sigue siendo el mayor reclamo aparte de su propia estructura. Esto es el Museo de Arte Abstracto, Idea y ejecución del artista Fernando Zóbel. Que curiosamente también es el pintor que da nombre a la estación de Cuenca. Se hicieron reformas tanto en el 1976, 1994 y 2016para mejorar las instalaciones con el objetivo de ampliar el número de exposiciones. Actualmente cuenta con más de 1.500 obras que se engloban en pinturas, esculturas y obras gráficas estampadas.

40.000 personas de media visitan el museo cada año. Ahora mismo el recinto ofrece tanto artistas fijos, como obras de arte temporales. Está abierta al público y es totalmente gratis. Además, se suelen celebrar exposiciones especiales y conferencias con artistas. Un lugar para guardar y admirar el arte abstracto, dentro de una obra de arte clásico.