La geoda de Pulpí, también conocida como geoda de Pilar de Jaravía, está ubicada en la Sierra del Aguilón, en la pedanía de Pilar de Jaravía, concretamente en el término municipal de Pulpí, Almería. Se trata de una geoda gigante que está tapizada por grandes cristales de selenita, es decir, una variedad transparente de yeso. Se encuentra entre el tercer y cuarto nivel de explotación de la denominada Mina Rica.

Esta enorme geoda fue descubierta en diciembre de 1999 por el Grupo Mineralogista de Madrid. La geoda de Pulpí es la segunda más grande del mundo y la mayor de Europa. Además, es la única en el mundo en la que se permite la visita sin equipamiento especial.

Una geoda de enormes dimensiones

Geoda de Pulpí
Geoda de Pulpí | Foto: Facebook La Geoda de Pulpí

La geoda de Pulpí cuenta ocupa una cavidad de ocho metros de longitud y casi dos metros de altura que están recubiertos por grandes cristales de yeso a 60 metros de profundidad. Su estado de conservación es excelente, siendo un elemento único a nivel mundial debido a sus enormes dimensiones y la transparencia de sus cristales, algunos de los cuales llegan a medir 2 metros de largo. 

Geoda de Pulpí
Geoda de Pulpí y sus cristales transparentes | Foto: Facebook La Geoda de Pulpí

En cuanto a su origen, hay que destacar dos fases: la formación del hueco y, por otro lado, el depósito mineral en su interior. El hueco en la roca se creó por la karstificación de las rocas que configuran la Sierra del Aguilón, unido a fuentes hidrotermales volcánicas. La karstificación es un fenómeno que sucede en el suelo debido a la presencia de yeso y calizas, por lo que puede producirse un efecto de disolución. Si esto ocurre, aparecen oquedades que pueden estar rellenas o no. Por su parte, las explicaciones sobre el depósito mineral en la geoda se cree que son fruto de un modelo mixto kárstico-hidrotermal. 

Los cristales son una combinación de sulfato de calcio, es decir, yeso. El proceso que dio lugar a estos extraordinarios cristales se llevó a cabo durante miles de años, en el que la roca fracturada fue rellenándose poco a poco con agua caliente de origen volcánico. Con el paso del tiempo, geológicamente hablando, el agua se enfrió y los gases se evaporaron. Fue entonces cuando el agua junto al sulfato de calcio empezó a cristalizar.

Una antigua mina

En las faldas de la Sierra del Aguilón, en las entrañas de la tierra, todavía se pueden ver las instalaciones de las explotaciones mineras que se desarrollaron desde mediados del siglo XIX hasta finales del XX. La mina del Pilar de Jaravía contaba con el nombre de “Quien tal pensara”, también llamada la Mina Rica. Después de décadas en activo, con la llegada de la Guerra Civil quedó en desuso.

De esta forma, los mineros jamás encontraron la geoda, pues de haberlo hecho quizá hubieran arrasado con ella para acceder a otros materiales, como ya ocurrió con otra de gran tamaño cuyos restos pueden verse en el tercer nivel de la mina.

La Geoda de Pulpí
Galerías | Foto: Facebook La Geoda de Pulpí

La mina resurge del olvido en 1999 cuando se descubre la enorme geoda gracias a un grupo de geólogos y aficionados a la mineralogía. Con la ayuda de cuerdas por las que se descolgaron, uno de ellos encontró unos cristales de yeso que destacaban en la pared en un pozo ubicado entre el tercer y el cuarto nivel. Decidieron excavar y al otro lado surgió una oquedad. Tras agrandar el agujero para poder acceder, iluminaron el interior y descubrieron la geoda gigante

Después, 20 años más tarde, empieza el proyecto para volver a abrir la Mina Rica, de manera que todo el mundo pueda maravillarse con el legado de los mineros de Pulpí.



 

Visita a la geoda de Pulpí

La Geoda de Pulpí
Escalera de caracol | Foto: Facebook La Geoda de Pulpí

La visita a la geoda de Pulpí dura aproximadamente 90 minutos, y consiste en una combinación de visita entre la mina y la geoda. Solo al final del recorrido se llega a ver la geoda. Primero se caminará por las galerías del primer nivel de la mina, mientras se descubren a través de los guías los sistemas de excavación y entibados, los pozos, las formas de barrenar. También se explica el tipo de mineral que se extraía de la mina. Primero se sacaba siderita, que es rica en hierro. Tras la Segunda Guerra Mundial este mineral ya no tenía valor, por lo que se centraron en la galena, de la que se obtiene plata. La presencia de la gran cantidad de minerales que hay en las galerías son muy apreciadas tanto por geólogos como por coleccionistas.

Geoda de Pulpí
Interior de la mina | foto: Facebook La Geoda de Pulpí

Al alcanzar el segundo nivel de esta mina compuesta por cinco niveles, se desciende por una escalera de caracol de 15 metros. Esto lleva hasta una pared en la que se halla la geoda, entre los niveles 3 y 4. Para poder verla hay que asomarse por un pequeño hueco y a través de él observar la geoda. Es muy fácil quedar asombrado con los cristales translúcidos y de grandes dimensiones.