Normalmente al buscar escapadas se suele optar por entornos abiertos, al aire libre. Sin embargo, bajo tierra también hay grandes posibilidades. No solo las cuevas rupestres, como las cántabras, permiten abandonar el cielo abierto para maravillarse. Especialmente aptas para el turismo familiar, con niños, hay multitud de minas visitables en España. Se hallan tanto en antiguas explotaciones como en lugares excavados a propósito para servir como recreación. Lámpara de aceite en mano, aquí arranca este repaso.

Museo Minero de Escucha (Teruel)

Visita a una galería de La Escucha

Visita a una galería de La Escucha. | Museo Minero de Escucha

La primera  de estas minas visitables de España es la de Se Verá. Era un complejo destinado a ventilar el aledaño Pozo Pilar. Se ubica cerca de Alcañiz, en Escucha, una de las poblaciones más importantes de la Comarca Minera de Teruel. Tanto en ella como en localidades cercanas la extracción de carbón fue un motor que trajo prosperidad desde el siglo XIX hasta principios del XXI. Sin embargo, como en muchos de los casos que se verán más adelante, el cierre de los pozos hizo de la reconversión industrial una necesidad.

El mejor testigo de la época más activa de Escucha es el Museo Minero de Escucha. Además de permitir contemplar maquinaria usada en Se Verá y Pozo Pilar, se puede bajar a una galería original del complejo. Lo más emocionante es el descenso, una pendiente de 36 grados que se baja en una vagoneta. Así, se entra igual que los antiguos mineros. Después aguardan 400 metros de paseo, perfectamente adaptado y con grandes medidas de seguridad, en el que la estrella es una veta de lignito, el mineral que se extraía. Este carbón usado para quemar compartía protagonismo con el azabache, cuya utilidad estaba en el campo de la joyería. En total, la visita dura una hora y cuarto como mínimo y se recomienda la opción guiada.

Parque Minero de Almadén (Ciudad Real)

Vista subterránea de las Minas de Almadén donde se extraía Cinabrio

La mayor mina de mercurio del mundo está en el sur de Ciudad Real, cerca de la frontera con Córdoba y Badajoz. De ella ha salido un tercio del que se ha usado en toda la historia de la Humanidad. No en vano, las minas de Almadén y las cercanas llevan funcionando, al menos, desde la época romana. Entonces se apreciaba el bermellón, mineral cinabrio muy puro y cuya característica principal es ser de un rojo intenso. Era usado como pigmento tanto en obras de arte o artesanía como en maquillajes.

Aunque cerró a raíz de las prohibiciones respecto al uso del mercurio, sigue teniendo grandes reservas del metal y está lista para reabrir en caso necesario. Junto a las minas de Idrija, en Eslovenia, logró en 2012 pasar a ser Patrimonio de la Humanidad. Gracias al Parque Minero de Almadén se puede visitar el enorme complejo. Un lugar perfecto para disfrutar en familia y que abarca dos recorridos. Uno guiado que desciende a galerías a más de 50 metros de profundidad y otro por el Hospital de San Rafael. Este funcionó 200 años, desde 1775, y tuvo mucho trabajo debido a la toxicidad de ciertos compuestos de mercurio.

El Soplao (Cantabria)

Visita minera a El Soplao

Visita minera a El Soplao. | Cueva de El Soplao

Posiblemente el recorrido más intrépido de todos es el que ofrece El Soplao, Cantabria, una media hora al sur de San Vicente de la Barquera y Cabezón de la Sal. Aunque ofrece una ruta de una hora accesible para todos, que permite ver la galería de la Isidra y entra a la cueva en vagoneta, también tiene alternativas más movidas. Una va por pasajes más internos y abarca dos horas y media, solo apta para mayores de 12 años. Mientras tanto, otra se adentra en las galerías mineras más profundas. En todo el lugar predominan espectaculares formaciones rocosas y calcáreas.

Este recorrido sirve para contemplar la labor minera desde un primerísimo plano. Se trata de una vía ferrata, con elementos de apoyo para superar el difícil recorrido. Equipado con material de espeleología, por ejemplo se atraviesa una poza de 60 metros de profundidad. Puentes sobre abismos, rampas muy empinadas y restos mineros trufan esta aventura no apta para menores de 16 años. Todo esto hace que sea necesario tener una forma física aceptable para asumir el reto. Al final, se tendrá una visión completa del trabajo que se hacía en la mina de La Florida, donde se extraía zinc y plomo.

Parque Minero de Riotinto (Huelva)

Mina Arcoíris

Mina Arcoíris. | Complejo Minero de Riotinto

Riotinto es un lugar totalmente dominado por la minería. Sus alrededores están plagados de grandiosas minas a cielo abierto y todavía hoy conserva actividad, en el Cerro Colorado. En el corazón de Huelva, la comarca minera se ve atravesada por el Camino de Santiago (Vía de la Plata) y ofrece múltiples posibilidades de turismo familiar. Solo con pasear por el pueblo se puede ver el legado de la minería en el territorio. Esta actividad se practica desde la llegada de los fenicios, que fundaron las poblaciones más antiguas del país.

Mina Arcoíris y laguna

Mina Arcoíris. | Complejo Minero de Riotinto

Para conocerlo en profundidad lo mejor es llevar a cabo las visitas que propone el Parque Minero de Riotinto. Estas abarcan el museo, en el que fue hospital de la compañía inglesa Rio Tinto Company Ltd. De hecho, la inversión inglesa del XIX hizo que el pueblo fuera la cuna del fútbol en España. También se puede tomar un ferrocarril minero que baja al famoso río Tinto, un paisaje marciano. Como culmen queda la visita a la mina Arcoíris, cuyo nombre refleja la variedad cromática de la que hace gala. Además de las entrañas de la tierra, tiene salida a la mina a cielo abierto.

Minas de Fabero del Bierzo (León)

Mina en Mina

Ayuntamiento de Fabero

La antracita era el tipo de carbón que se extraía en el Pozo Julia, mina por excelencia de Fabero del Bierzo. Solo hay que contactar con el ayuntamiento para concertar una visita guiada por los restos de la explotación. Esta supone un entretenido repaso a la historia minera del lugar, que acabó a principios de este siglo. Durante el recorrido se pasa por enfermerías, vestuarios, el castillete por el que bajaban los mineros… Finalmente queda la fidedigna reproducción de una galería, con maquinaria y hasta tajos en la roca. En el resto del municipio hay otros atractivos mineros tan interesantes como el Poblado de Diego Pérez o rutas que recorren las muchas minas que hubo.

Cerro del Toro (Granada)

La explotación del zinc en el Cerro del Toro, Motril, ha tenido varios momentos álgidos. Una fue durante la segunda mitad del pasado siglo y la otra en la época árabe. Los musulmanes que horadaron este monte de Granada fueron pioneros en el uso del principal metal que daban las minas motrileñas. Sin embargo, las huellas de su paso se vieron tapadas por la actividad posterior. Un centro de interpretación permite visitar el lugar con seguridad. Conviene contactar con el ayuntamiento local para asegurarse de que está abierto y concertar una visita guiada.

MUMI (Asturias)

Antes de la Guerra Civil, la mina de San Vicente fue famosa por autogestionarse. Tras ser abandonados por el propietario, los mineros se hicieron cargo del asunto. En su escombrera se construyó el MUMI, Museo de la Minería y la Industria de Asturias. Es muy fácil llegas desde Mieres u Oviedo. Sus salas aportan información sobre el explosivo contexto de las Cuencas Mineras asturianas y cómo esto cambió la sociedad del lugar. Especialmente curiosas son las exposiciones sobre los explosivos que se usaban en las minas, de las que salían todo tipo de minerales pero especialmente carbón.

Con todo, lo mejor del museo es la mina visitable de Imagen. A ella se accede desde una jaula. Un castillete la baja hasta una galería de casi un kilómetro excelentemente musealizada. La oscuridad y los sonidos propios de este entorno dominan el ambiente. Maquinaria y mineros profesionales aportan todo lo que falta para sentirse en plena actividad extractora.

Mina Marcelo Jorissen (Madrid)

Planes baratos en Madrid

Planes baratos en Madrid. Foto:

Marcelo Jorissen fue un profesor y director de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas y Energía, parte de la Universidad Politécnica de Madrid. A mediados de los 60 decidió dar una oportunidad única a los alumnos de la institución. Así, ejecutó una galería minera en pleno centro madrileño. Tiene medio centenar de metros de largo y se ubica unos 25 bajo tierra. En ella se reproducen las condiciones de una mina de carbón.

Hoy cuenta con una función museística que permite conocer, sin salir de la capital, cómo era una galería carbonífera de la época. Este barato plan madrileño requiere de subir y bajar unas largas y empinadas escaleras. Es perfecto para grupos, aunque conviene revisar sus horarios ya que no abre todos los días. Además, a veces se encuentra en mantenimiento. En todo caso, es un gran complemento al Museo Histórico Minero de la facultad.

Museo de las Minas de Bellmunt del Priorat (Tarragona)

Galería de Bellmunt del Priorat

Galería de Bellmunt del Priorat. | Mines de Bellmunt

Diversas investigaciones han confirmado que la minería en este pueblo de Tarragona, cercano a Cambrils y Reus, se remonta a la Edad Media. Sin embargo, se cree que podría haberse desarrollado incluso antes, en época prerromana. Sea como fuere, el actual Museo de las Minas de Bellmunt del Priorat se centra en su historia reciente. Además de un centro expositivo, cuenta con la primera galería que Minas del Priorato S.A. horadó en el siglo XIX. Casi 700 metros a 35 de profundidad donde conocer las condiciones en las que se extraía la galena. De este mineral se sacaba plomo, vital para multitud de industrias.

Mina Esperanza (Burgos)

Mina Esperanza. una de las minas visitables de España

Galería de Mina Esperanza. | Mina Esperanza

Muy cerca de Burgos y bien conectada gracias a la A-1, la Mina Esperanza ofrece como El Soplao múltiples experiencias. En activo entre 1908 y 1973, se inscribía en el Coto Minero Hongo, que abarcaba varias explotaciones. Muy encarada al turismo familiar, sus recorridos transitan por encima y debajo de la tierra. El más sencillo visita los dos primeros niveles, mientras que el más complicado baja hasta el tercero. Este requiere de una equipación especial, que presta el propio museo. En expansión, está previsto que se abran nuevos niveles más adelante.

A los 200 metros de galerías mineras, en los que se puede ver todo tipo de materiales de extracción, se suma un curioso espacio. Se trata de un museo de minerales subterráneo, único en Europa con tal ubicación. Para acudir hay que reservar de forma obligatoria. Un gran complemento a Mina Esperanza es la cercana Atapuerca y las instalaciones sobre sus cuevas rupestres o el monasterio de San Juan de Ortega, parte clave del Camino de Santiago Francés.

Complejo minero de Arditurri (Guipùzcoa)

Entorno de Arditurri

Entorno de Arditurri. | Wikimedia

Toca ir hasta Oyarzun para ver la siguiente mina visitable de España. El complejo minero de Arditurri se encuentra en pleno Parque Natural de las Peñas de Aya, cerca de famosas vías tan distintas como el Camino del Norte o la A-8. La obtención de minerales se remonta a época romana y se extendió hasta el siglo pasado. Por su parte, hay dos visitas posibles: una a la Mina Grande, galería principal, y otra de «aventura», que permite llegar a la parte romana. Mientras tanto, una vía verde llega al puerto de Pasajes, casi en Donosti.

Parque Minero de la Unión (Murcia)

La más amplia de todas las minas subterráneas visitables de España que aparecen en este artículo se halla en Murcia. Al lado de Cartagena, en La Unión, se extiende un complejo en el que se extraía pirita. Casi 4.000 m² posee la mina Agrupa Vicenta. Amén de enormes galerías, bajo 80 metros se puede contemplar un espectacular lago de color rojo. Los exteriores comprenden todas las instalaciones de las que hacían uso los mineros.

Complejo Minero de Puras de Villafranca (Burgos)

Entrada a una mina en el complejo minero de Puras de Villafranca

Entrada a una mina en el complejo minero de Puras de Villafranca. | Minas de Puras

Parte del municipio de Belorado, Puras de Villafranca posee un valioso pasado industrial. Este se refleja en el complejo minero local. Solo admite visitas guiadas, pero estas solo cuestan 5 euros. Por delante quedan dos horas de visitas que, como en casi todos los casos, son especialmente interesantes para hacer con niños. Cada una de las galerías que se ven tienen más de 200 metros. En ellas y el exterior se despliegan vagonetas y equipo con el que se extraía Manganeso. Tal actividad se produjo durante 165 años, en los cuales fueron pioneras en la obtención de dicho metal.

Las Médulas (León)

Vista sobre Las Médulas

La última de las minas visitables de España es un entorno externo maravilloso. Se trata de Las Médulas, en El Bierzo, un lugar que además tiene castillos templarios y bellos monasterios. A tiro de piedra de Ponferrada o Villafranca del Bierzo, se trata de un paisaje protegido reconocido como Patrimonio de la Humanidad cerca de la A-6. Los romanos hundieron las montañas con una técnica basada en hacer circular el agua por su interior. De este modo, extrajeron el oro de esta tierra leonesa y modificaron su estructura para la eternidad.


Enable Notifications.    Ok No thanks