Antigua capital de Tierra de Campos, esta localidad creció gracias a los privilegios mercantiles y al mecenazgo de sus duques. Por herencia, serían los futuros Almirantes de Castilla. En los siglos XVIII y XIX, sus avances ideológicos y técnicos. Continuar leyendo