Esta localidad gran canaria está asomada a un precipicio rodeado de extensas y ricas vegas y es conocida por su magnífico vino del Monte Lentiscal, su artesanía cerámica y el célebre drago de Barranco Alonso. En su vega, los canarios derrotaron. Continuar leyendo