Dicen los lugareños que la sierra es como un huevo y Miranda es su yema. Se caracteriza por su muralla que mantiene su configuración original y sus cuatro puertas desde el siglo XIII. Desde la lejanía se divisan las dos torres rivales, que son de. Continuar leyendo