Como un lagarto enroscado en torno al cerro de Santa Catalina, Jaén fue una codiciada plaza fuerte durante los periodos de las taifas. Lleva consigo el título de “Muy Noble y Muy Leal Ciudad del Jaén, Guarda y Defendimiento de los Reinos de. Continuar leyendo