Con una de las fiestas más famosas a nivel internacional, los turistas no acuden a Buñol solo por la tomatina, también por las ruinas de su castillo o la Iglesia Parroquial de San Pedro, la cual data del siglo XVIII, muy recomendable por su. Continuar leyendo