Es la primera vez que tecnología no japonesa se instala en un módulo espacial de este país, siendo una cámara española la elegida para este hecho. Christopher John Cassidy, astronauta de la NASA, ensambló el pasado martes en el módulo japonés ubicado en la Estación Espacial Internacional (ISS) algo que nunca se había llevado antes a cabo: la primera cámara óptica de dimensiones reducidas cuyo objetivo es la observación del planeta Tierra. Esta cámara innovadora es de origen español, y puede tomar una imagen desde 500 kilómetros y con una alta definición. Así, se tomarán fotografías de la superficie terrestre con una resolución, hasta el momento, inédita.

El origen de esta cámara proviene de la start-up vasca Satlantis que se creó en el año 2013 como consecuencia de un proyecto de la Universidad de Florida. El pasado 20 de mayo ya se había lanzado la nave que transportaba esta pequeña cámara y Juan Tomás Hernani, consejero delegado de Satlantis, establece que también fue un momento de muchos nervios.

Por su parte, el rey Felipe VI y Teresa Rivera, ministra de Transición Ecológica, siguieron el martes los movimientos del astronauta de la NASA durante el ensamblaje de la cámara denominada iSIM-170. Una vez la cámara esté calibrada, empezará a enviar fotografías, hasta 20 por segundo, a finales de este mes de junio. Además, el Rey pudo hablar con los astronautas Cassidy y con Chiaki Mukai, procedente de la Agencia Aeroespacial Japonesa JAXA y les hizo saber que noticias como ésta son un estímulo para la sociedad española. También brindó con los astronautas por la «cooperación internacional», gracias a la cual se consiguen éxitos como éste: lanzar una nave japonesa desde Japón con una cámara diseñada con tecnología de España.



Nunca antes una cámara de este tamaño logra en el espacio una resolución submétrica. Dicha cámara grabará de manera detallada zonas clave de la Tierra. Por ejemplo, fronteras, grandes ciudades, océanos y costas. Las imágenes que obtiene esta cámara vasca son a color y también en distintas gamas de blanco y negro. De esta forma, será posible avistar amenazas para el medio ambiente como plagas de algas, manchas de petróleo, seguir la evolución de los incendios o patologías en cosechas.