Que ver en Santimamiñe – Bosque de Oma

Cueva primitiva y bosque artístico

En las proximidades de Gernika-Lumo se encuentra este yacimiento arqueológico de época magdaleniense. Siendo interesante, si se va a Santimamiñe siempre hay que ver el Bosque de Oma, un asombroso conjunto de árboles pintados por el artista y activista cívico Agustín Ibarrola.

Planifica tu escapada al Bosque de Oma y Santimamiñe

El recorrido completo puede hacerse en una mañana en el caso de que el visitante haya reservado plaza para el pase de las 13 horas en el Centro de interpretación de la cueva de Santimamiñe y llegue al menos dos horas antes para realizar el amplio recorrido por el bosque de Oma (que está enfrente). De lo contrario es mejor planificar la mañana para un lugar y la tarde para otro. Los lugares cercanos muy interesantes donde completar una escapada de fin de semana son los maravillosos pueblos costeros de Ea y Elantxobe, la reserva natural de Urdaibai y la histórica villa foral de Gernika (por donde probablemente se haya pasado al ir a éste destino). Hay muy pocos lugares donde dormir en la comarca, adjuntamos nuestros links a las páginas especializadas de dormir en Gernika, Ea y Elantxobe.

¿Quieres conocer este sitio?

La cueva de Santimamiñe está situada en un paraje natural incomparable: el de la orilla derecha de la cuenca de la Reserva del Urdaibai, en el municipio de Kortezubi, enfrente del Bosque de Oma intervenido por el artista vasco Agustín Ibarrola. La cueva fue descubierta en 1916 gracias a la curiosidad de unos chavales que exploraban los terrenos cercanos a la población de Kortezubi-Cortézubi. Tras arrancar unas estalagmitas del suelo, pudieron ver que éstas cubrían la entrada a un pasadizo por que reptaron para terminar dando con una sala subterránea que contenía varias pinturas rupestres. Tras comunicar el hallazgo a un profesor de su instituto, la información sobre la recién descubierta cueva llegó hasta la Diputación Foral de Vizcaya, que se hizo cargo inmediatamente del yacimiento.

antigua foto yacimiento santimane
De izqda. a dcha. Aranzadi, Eguren y Barandiaran, durante una excavación

La cueva, que penetra en las entrañas del imponente monte Ereñozar, pertenece en su mayor parte a época Magdaleniense del Paleolítico Superior (13.000 a. C.) y constituye uno de los conjuntos pictóricos rupestres más importantes de la Cornisa Cantábrica. Se trata de una extensión de trescientos sesenta y cinco metros de pasadizos subterráneos que contienen diversas representaciones animales, hasta un total de cincuenta figuras, entre las que se hallan bisontes, caballos, cápridos, ciervos y osos. Además, la cueva se encuentra plagada de estalactitas y estalagmitas, de gran valor geológico y paisajístico. Geográficamente se encuadra dentro del conjunto de yacimientos del Arco Atlántico, que aúna una extensión de tierra comprendida entre Portugal y Escandinavia.

Entre 1982 y 1985, el escultor y pintor Agustín Ibarrola – que vivía en las inmediaciones – pintó en unos 500 pinos de las laderas del monte de enfrente de la cueva, rayas, círculos y figuras de colores muy vivos. El resultado es un bosque animado, por la vivacidad que sus pinturas le otorgan al conjunto. En el año 1986 el propietario de una parte de los árboles los taló como respuesta a la militancia pacifista del artista; poco después al Diputación de Vizcaya compró los terrenos para proteger la obra. En los años 2000 y 2003 se produjeron atentados contra los árboles, en forma de ataques con hacha y pintura lanzada con baldes para tapar los diseños del artista, acompañadas por pintadas en los accesos con el mensaje “Ibarrola español. ETA mátalo”; esto se debe a la militancia del artista en el movimiento pacifista Basta Ya.

El conjunto de Santimamiñe consta de cuatro partes bien diferenciadas. Desde la entrada principal a la cueva se accede a la Sala Principal, donde aparecen las primeras pinturas. En la siguiente sala, también conocida como la Zona Profunda, encontramos representaciones de bisontes y caballos, lo mismo que puede verse en la Antecámara, pese a que el deterioro de las representaciones de este lugar sea mayor al del resto. Finalmente, el conjunto de figuras de mayor interés se encuentra en la Cámara Principal, un amplio espacio de cuatro metros de largo por tres de ancho en el que podemos observar diversos conjuntos de figuras. Todas las pinturas de la cueva fueron realizadas con carbón y, obviamente, son de color negro.

Por motivos de seguridad y conservación, la cueva fue cerrada en 2006 y se reabrió dos años después, aunque manteniendo sin acceso al público la Cámara Principal y parte del recorrido interior del conjunto, que quedaron abiertos solamente a labores de investigación. En la cercana ermita de San Mamés se ha habilitado un área de interpretación y una visita virtual a la cueva, donde se reproduce piedra a piedra el contenido original.

Cueva santimamine
Entrada de la cueva

A la entrada de la cueva se sitúa un yacimiento, del que se han recuperado restos datados desde la época Magdaleniense hasta la romana.

En 2008, la cueva de Santimamiñe fue incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO dentro del conjunto del Arte Rupestre Paleolítico del Norte de España, que incluye otras cuevas cantábricas como las de Tito Bustillo y Candamo en Asturias; Montecastillo, Covalanas y La Garma en Cantabria y Ekain en el País Vasco.

También tenemos mucho que ver en el Bosque de Oma o Bosque Animado es un extraordinario conjunto de árboles pintados en vivos colores, con formas de rayas, círculos y figuras por el gran artista y activista cívico Agustín Ibarrola. Al bosque se accede desde el aparcamiento de Santimamiñe, pues se encuentra en la ladera del monte justo enfrente de la cueva. Se debe de ascender por una pista forestal y se van siguiendo las indicaciones hasta llegar a una determinada altura en la que se comienza el descenso por un camino donde comienzan a verse los primeros árboles. Las pinturas están realizadas en distintas direcciones, y en el suelo cercano a los mismos hay unas señalizaciones desde las cuales se recomienda contemplar el conjunto para gozar de una mejor perspectiva. A voluntad propia, se va yendo de una zona a otra mientras se baja de nuevo hacia la zona del aparcamiento. Se recomienda ir en un día soleado y dedicar un par de horas a la visita, con el fin de hacerla con la necesaria calma y empaparse del ambiente que crea el conjunto de esta original intervención.

Imagen principal: Jarno Gonzalez Zarraonandia / Shutterstock.com

Imprescindibles

bosque santimane
bosque osma santimane

Datos prácticos

Coordenadas

43° 20′ 48″ N, 2° 38′ 12″ W

Distancias

Kortezubi 2 km, Bilbao 40 km, San Sebastián-Donostia 96 km, Madrid 425 km

Aparcamiento

A la entrada de la cueva

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar