Roncesvalles – Orreaga

La primera parada del Camino.

Históricamente ha sido la primera parada en la Península Ibérica de los peregrinos del Camino de Santiago. Es célebre por la batalla de Roncesvalles, donde el caballero Roldán perdió la vida en el año 778.

Planifica tu escapada a Roncesvalles.

La visita a todo lo que hemos recogido en el apartado “Qué ver en Roncesvalles” de esta página puede llevarnos una mañana. El resto de la excursión puede ser un recorrido hacia el norte para ver el desfiladero en que tuvo lugar la célebre batalla que dio fama éste lugar (conviene leer nuestro apartado de Historia). En los pueblos de los alrededores hay bastantes empresas de turismo activo que organizan senderismo y otras actividades por el valle y el vecino Parque de la Selva de Irati. La buena gastronomía de la zona y los lugares donde parar los tratamos en nuestra página especializada Dormir y Comer en Roncesvalles.

¿Quieres conocer este sitio?

Desde tiempos prehistóricos, Roncesvalles ha sido puerta de entrada a la Península Ibérica desde Francia. Por ahí hicieron pasar los romanos la vía que comunicaba Burdeos con Astorga antes de que celtas, godos y musulmanes recorriesen el mismo camino siglos después.

En el 778, al levantar el cerco de Saraqustra (Zaragoza), el poderoso ejército franco de Carlomagno emprendió la vía de regreso por la misma ruta en la que habían entrado meses antes. Al pasar por Roncesvalles su retaguardia fue atacada y masacrada por tribus vasconas de los alrededores y ,en la hondonada de Luzaide-Valcarlos, encontró una muerte heróica Roldán,  el primer caballero de Carlomagno. La batalla de Roncesvalles fue inmortalizada a finales del siglo XI en el Cantar de Roldán, poema épico de autor desconocido que ha legado la icónica imagen del caballero tocando su olifante y arrojando su espada Durandal al río para evitar que caiga en manos de sus enemigos.

En el siglo IX, el rey Sancho Garcés consolida Roncesvalles como principal puerta de entrada del Camino de Santiago a España. Con la llegada masiva de caminantes comienza a desarrollarse un primigenio núcleo de población en torno al Hospital de Peregrinos, promovido en 1127 por el obispado de Pamplona y erigido por obra de Alfonso I el Batallador. Dada su importancia, desde su época de apogeo (siglo XIII) estuvo bajo protección papal. La localidad de Roncesvalles crece gracias a su situación estratégica y a la fama de su hospital, cuyos rectores (pertenecientes a la Orden Agustina) llegaron a pleitearse con el cabildo de Pamplona por razones de jurisdicción administrativa.

Vista antigua de la Colegiata de Santa María

Durante la Guerra Civil Navarra (1451-1464), el hospital lleva a cabo un curioso sistema de alternancia de priores agramonteses y beamonteses que supone la progresiva y lenta decadencia de la institución. La situación se estabiliza en 1512 con la llegada del prior Francisco de Navarra, que consigue retomar el anterior estatus administrativo, político y económico.

Las guerras y desamortizaciones del siglo XIX unidas a la crisis del Camino de Santiago hacen mella en Roncesvalles hasta su última recuperación a mediados del siglo XX, cuando un nuevo auge de la ruta jacobea vuelve a situar la población en su merecido lugar.

El principal edificio de Roncesvalles es la Colegiata de Santa María edificada a principios del siglo XIII como mausoleo por Sancho VII el Fuerte. Tras largas épocas de abandono fue reconstruida durante el siglo XVII bajo su aspecto actual. Adosada al claustro se encuentra la Capilla de San Agustín, en cuyo centro descansa el Sepulcro de Sancho VII con su imponente estatua mortuoria datada en el siglo XIII. En la verja de la capilla pueden verse las cadenas que, según la tradición, el rey navarro arrebató de la tienda del emir Miramolin tras la batalla de las Navas de Tolosa y que forman parte del escudo de Navarra.

En cuanto a la Capilla Sancti Spiritus, también conocida como Silo de Carlomagno, tal vez fuese en su origen el enterramiento que el rey franco diseñó para Roldán. El actual edificio data del siglo XII, lo cual lo convierte en el más antiguo de la localidad, y de su estructura destaca su tejado de lajas de piedra caliza con cúpula piramidal rematada por una pequeña cruz florentina. Adosada a ésta se encuentra la Iglesia de Santiago, edificio del siglo XIII totalmente reformado durante el siglo XX conservando su aspecto gótico original, austero y sencillo. La pequeña campana de su remate proviene de la antigua Ermita de San Salvador de Ibañeta, que siglos atrás ayudaba a guiar a los peregrinos hasta la localidad. En su interior se encuentra una interesante talla de Santiago Apóstol.

Nada queda del edificio original del famoso Hospital de Peregrinos de Roncesvalles. El actual es fruto de una completa remodelación que, durante el siglo XVII, le dio su actual aspecto neoclásico. Se trata de un gran complejo de estructura horizontal con un acceso clasicista en forma de arco apuntado, con columnas a sus lados y frontón triangular e su remate.

En un lateral de la Casa Prioral se encuentran alojados dos de los espacios más interesantes de Roncesvalles. El primero es su famosa Biblioteca, que aloja más de quince mil volúmenes de diversas disciplinas entre las que priman la Teología y la Filosofía. Algunos de los volúmenes más valiosos se encuentran en el otro espacio: el Museo de Roncesvalles. Este contiene una gran cantidad de obras de arte repartidas entre pintura, escultura, orfebrería o tapices que suponen un exhaustivo repaso a la historia local. Destacan el Ajedrez de Carlomagno, un relicario conocido por su nombre dada su disposición en damero, y un Tríptico de la Crucifixión del siglo XVI perteneciente a la escuela flamenca.

Capilla de San Agustín y Silo de Carlomagno

El más famoso episodio de la localidad es recordado en dos monumentos. A las afueras, en el alto de Ibañeta se levanta el Monumento a Roldán, una estructura de piedra que señala el lugar donde se cree que Carlomagno halló el cadáver de su primer caballero. En el centro, coincidiendo con el décimo segundo centenario de la batalla, se levantó el Monumento a la Batalla de Roncesvalles; se trata de una gran piedra caliza con placas de bronce insertadas, réplicas de un capitel del Palacio de los Reyes de Navarra en Estella, que representan relieves alusivos a la batalla.

Imprescindibles

Colegiata de Santa María
Monumento a la Batalla de Roncesvalles

Datos prácticos

Coordenadas

43° 0′ 0″ N, 1° 19′ 0″ W

Distancias

Pamplona 47 km, San Sebastián – Donostia 127 km, Madrid 449 km

Aparcamiento

Sin problemas en el pueblo

Altitud

923 m

Habitantes

26 (2013)

Virgen de Roncesvalles (8 de septiembre)

Romerías a Roncesvalles (domingos de mayo y junio y miércoles anterior al 8 de septiembre)

Quesería Roncesvalles-Orreaga, tienda de la Colegiata

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar