Santa Brígida – Gran Canaria

Donde vencieron al holandés

Esta localidad gran canaria está asomada a un precipicio rodeado de extensas y ricas vegas y es conocida por su magnífico vino del Monte Lentiscal, su artesanía cerámica y el célebre drago de Barranco Alonso. En su vega, los canarios derrotaron estrepitosamente a un ejército invasor, en 1599.

Planifica tu escapada a Santa Brígida

Enclavada al noreste de Gran Canaria, Santa Brígida es una curiosa población con atractivos que reflejan su interesante pasado y una variada oferta cultural. La visita a este municipio nos tomará una mañana o un día dependiendo del grado de detalle que se busque. Entre las excursiones más importantes a los alrededores destaca la visita a Las Palmas de Gran Canaria; otra opción es hacer una ruta al espectacular Parque Rural de las Doramas o también es posible recorrer las carreteras de montaña que la separan de los municipios de Telde (al oeste) y Teror (al este). Las opciones para comer u hospedarse en la zona las reunimos en nuestra página Dormir y comer en Santa Brígida.

¿Quieres conocer este sitio?

A pesar de que en el término municipal hubo asentamientos indígenas, tal y como atestiguan los ricos yacimientos del Valle de la Angostura o de la Cueva de los Frailes, sus escarpados y fértiles parajes no fueron urbanizados hasta el tiempo de la Conquista, pues en el cambio del siglo XV al XVI se funda Santa Brígida en el enclave llamado Sataute por los aborígenes.

Este rico paisaje, repleto de sombríos bosques, dio paso a una extensa vega que se hizo pronto conocida en la isla por su riqueza. Se trataba de un vergel y de un campo de cultivo que hizo de la localidad un próspero centro agrícola.

El 28 de junio de 1599 el ejército holandés desembarcado de su flota de setenta y tres navíos obligó a las tropas canarias a evacuar Las Palmas. Las autoridades se refugiaron en Santa Brígida, desde donde trataron de retrasar la negociación del rescate de 400.000 ducados en oro exigido por el general Pieter Van der Does, pues confiaban en que la Flota de América se decidiera a parar en el puerto y les ayudara. Los holandeses se cansaron de esperar y el tres de julio enviaron a unos cuatro mil soldados hacia los españoles, que cerraron las acequias para privarles de agua en su avance hacia la vega. En un día de intenso calor, los invasores fueron atacados por los canarios, quienes les causaron unas seiscientas bajas. Años después, en el lugar se levantó una cruz conmemorativa, llamada equivocadamente “del inglés” por haberles asociado a anteriores invasores ingleses. Los holandeses regresaron a Las Palmas enfurecidos, dedicándose a saquear e incendiar la ciudad con tal saña que Santa Brígida no recuperaría la población que tenía en 1599 hasta el siglo XIX. Inmediatamente reembarcaron, estuvieron cuatro días en la bahía decidiendo qué hacer y, tras una escala en Maspalomas para enterrar a sus muertos, se dirigieron a saquear la pequeña isla de La Gomera. Unos meses después, Van der Does y la gran mayoría de sus compañeros morirían en el Caribe combatiendo con los españoles.

La Cueva de los Frailes en 1900

La batalla dejó un fuerte poso de orgullo entre los vecinos, que consiguieron la auorización para añadir el siguiente lema al escudo de su pueblo: “Por la patria y por la fé, vencimos al holandés”.

En nuestra visita al casco urbano nos dirigimos al entorno de la Iglesia Parroquial de Santa Brígida, cuyo origen se remonta a 1522, momento en que Isabel Guerra dispone que se levante una ermita, que no sería puesta a disposición de los vecinos hasta ya avanzado ese mismo siglo. Su estructura de tres naves se modifica notablemente a finales del siglo XVII. Tras la quema de la iglesia, en 1897, el nuevo templo neogótico conserva el campanario original.

En sus inmediaciones hay que ver en Santa Brígida la calle Castelar, de cuidado pavimento centenario. Allí se encuentran las hermosas Casas Consistoriales (1879), cuyos elementos más representativos son el patio interior y el frente urbano.

En El Calvario, una reducida capillita-hornacina, se venera la Pasión de Jesucristo, situada en el que fuera un transitado camino. Otras ermitas dispersas por el municipio son el El Madroñal, santuario mariano, y la ermita de La Concepción y San Francisco de Paula (1733) en La Atalaya, una modesta construcción cuyo máximo interés son sus trabajados artesonados de madera y las imágenes. A mediados del siglo XIX allí fueron sepultadas las víctimas de una virulenta epidemia de cólera. En esta zona también destaca la Casa de la Inquisición, también llamada Finca El Tribunal, modelo de la arquitectura rural típica de la isla donde es interesante su patio en forma de U.

La Heredad de Aguas

En el barrio de La Alcantarilla se sitúa el Real Casino de Santa Brígida (1926), edificio de elegante aspecto que aún conserva su salón de baile. En sus proximidades se encuentra la antigua Fonda Melián y la casa de la Heredad de Aguas (1913), institución de vital importancia en la isla. Antes de dejar el casco urbano de Santa Brígida se recomienda probar el delicioso caldo local en la Casa Museo del Vino de Gran Canaria.

La tradición artesanal del barro puede ser observada en el Centro Locero La Atalaya. Allí se explica la popular ceremonia de la “Traída del barro” que cada mes de julio tiene lugar y que hoy adquiere un aire más festivo.

Y el pasado indígena resulta perceptible en hermosos enclaves como la Cueva de los Frailes, un conjunto de cavidades donde los conquistadores despeñaron a aborígenes rebeldes, o la Cueva de los Canarios, empleada para almacenar el grano, por lo que son célebres las vasijas cerámicas allí encontradas. Otros puntos de interés arqueológico son los del Valle de la Angostura, con grutas que estuvieron habitadas por los aborígenes, y El Tejar, donde aparecieron materiales cerámicos y enterramientos.

En los alrededores se hallan los lagares visitables de la Bodega Flick. Desde la Caldera de Bandama -así llamada en recuerdo del comerciante holandés Daniel Van Dame que en el siglo XVI compró unos terrenos donde introdujo el cultivo de la vid- se alcanza una impresionante vista de los campos de vid.

No puede dejar de visitarse el Parque Protegido de Tafira, lleno de dragos, acebuches y madroños, además de las omnipresentes viñas canarias. También existen monumentos naturales como el de Bandama, que nuevamente vuelve a mostrarnos un testimonio del paisaje volcánico del archipiélago a más de quinientos metros de altitud. Resulta interesante acercarse a alguno de los campos de palmeras, como el de Santautejo, y visitar al símbolo de la zona por excelencia, el Drago de Barranco Alonso, situado a pocos kilómetros del casco urbano en una posición casi imposible y que suma, al menos, quinientos años de vida.

Datos prácticos

Coordenadas

28° 2′ 1.67″ N, 15° 29′ 59.41″ W

Distancias

Las Palmas de Gran Canaria 14 km

Aparcamiento

Es conveniente dejar el vehículo en las inmediaciones de las vías de acceso al casco urbano.

Altitud

520 m

Habitantes

18 971 (2013)

Virgen de Fátima (13 de mayo), Virgen de la Esperanza (El Gamonal, 13 de mayo), San Antonio (13 de junio), Corpus Christi, Corazón de Jesús (El Gamonal, finales de junio), San Pedro ( La Atalaya, finales de junio), Nuestra Señora del Carmen (16 de julio), Santa Brígida (primer domingo de agosto), Nuestra Señora de la Salud (Pino Santo Alto, agosto), Virgen del Pilar (Madroñal, 12 de octubre)

Mercadillo agrícola y artesanal (sábados y domingos por la mañana), La Traída del barro (La Atalaya, julio), Bajada al Velero (Las Meleguinas, finales de agosto), Fiesta de la naval (12 de octubre), Fiesta de los Finaos (en Madroñal, 31 de octubre, víspera de Todos Los Santos)

Loza, Bordado, Calado, Cestería, Palma

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

DEJA TU COMENTARIO

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar