El Palmar

Capital gastronómica de la Albufera

El pueblo que inspiró a Vicente Blasco Ibáñez Cañas y Barro conserva algunas barracas, la construcción típica de la huerta valenciana. Se trata de un lugar óptimo para visitar el Parque Natural de la Albufera, disfrutar de sus contornos y de su excelente gastronomía.

Planifica tu escapada a El Palmar

Debido a su reducido tamaño y el escaso patrimonio monumental del paraje, la escapada a El Palmar ocupará una mañana. Es recomendable comenzar la visita en la sede de la Comunidad de Pescadores, para después ir a conocer la Plaza de la Sequiota, la Iglesia Parroquial del Niño Jesús del Huerto y por último disfrutar de un relajante paseo en barca observando la gran variedad de aves que se concentran en el parque natural de La Albufera. Por supuesto no puedes irte sin degustar la fabulosas recetas locales y para conocer los numerosos restaurantes de la zona recomendamos visitar nuestra página Dormir y Comer en El Palmar. Si Además quieres completar el fin de semana puedes ir por A-38 hacia el sur a conocer y bañarse en Cullera  u optar por dirigirse al norte a conocer la interesante Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia.

¿Quieres conocer este sitio?

La antigua isla de El Palmar hasta 1248 fue habitada por los musulmanes. En el Libro del Repartimiento del rey Jaime I los terrenos fueron asignados a algunos de los guerreros que le acompañaron en la cruzada de reconquista de Valencia. Pero al comprobar el rey que los musulmanes iban a abandonar el lugar en masa, quedándose sin los barqueros y pescadores que abastecían a Valencia, el rey ordenó que un centenar de ellos y sus familias fueran retenidos. Además, para fomentar la pesca en la Albufera y suplir la partida de tantos moriscos, el rey concedió a cualquier varón valenciano el privilegio de pescar en ella a cambio de entregar a la Corona un quinto de su valor. La distinción entre hombres y mujeres duraría en la histoira de El Palmar hasta finalizado el siglo XX, cuando algunas herederas de aquellos colonos verán reconocido su derecho a pescar.

Por la escasez de tierra cultivable y la inseguridad que causaban los desembarcos de corsarios berberiscos en busca de rehenes y pillaje, hasta el siglo XVIII la mayor parte de los pescadores vivían en los núcleos de población de los contornos, manteniendo en El Palmar solamente las barracas donde guardar sus útiles laborales. Hacia 1778 ya había una ermita desde la que prestar auxilio espiritual a los habitantes, alrededor de ella se va produciendo el asentamiento estable de pescadores y sus familias. Estos irán desecando el lago, transformando las riberas en tierras de cultivo, lo que facilitó su sustento y atrajo a más colonos.

En 1854 contaba 65 barracas y una ermita que dependía de la iglesia de Pinedo que suponían 300 pobladores adscritos al municipio de Ruzafa. Al año siguiente se produce un incendio que calcina la mitad de las barracas; a partir de entonces se produce una paulatina sustitución de las barracas edificadas con cañas y barro por otros materiales de construcción menos inflamables y más perdurables. En 1930 la vivienda más habitual era ya la casa de planta baja.

Se construyeron tres puentes sobre las acequias y El Palmar se unió por tierra con la carretera Nazaret-Oliva. Progresivamente, lo que originalmente era una isla dentro del lago quedó integrado en la periferia de la Albufera.

Este pueblo vive hoy de la pesca en la Albufera, del cultivo intensivo del arroz y de los numerosos restaurantes (tan numerosos como sus vecinos) que atienden a quienes allí acuden, atraídos por la calidad de sus arroces y paellas.

Las series de televisión que han adaptado obras de Vicente Blasco Ibáñez -como Cañas y Barro y Arroz y tartana- han contribuido a su popularidad.

El Palmar es una excelente base de partida para visitar las trescientas hectáreas del Parque Natural de la Albufera. Es posible alquilar una palangrera para penetrar en algunos de los rincones más elegantes de las lagunas como la Mata del Fang.

Se trata de una zona idónea para la observación de aves, estando preparados una serie de emplazamientos con ese objetivo.

En la pedanía se pueden distinguir varios edificios. La Sede de la Comunidad de Pescadores de El Palmar es un edificio de tipología de barraca construido en la década de 1920. Tiene un salón con servicio de bar, una sala de juntas y reuniones y diversos recintos de almacenaje de aperos, redes y toda la pesca realizada. Cuenta además con locales que se emplean como lonjas para el pesaje y proceso de la pesca. El Embarcadero es un edificio de planta rectangular y un solo piso que se construyó en 1940. El Hogar del Pescador (1980) se alza en la Plaza de la Sequiota. Esta Plaza es el núcleo original de El Palmar, donde se construyeron las primeras barracas denominadas “barracas de culata” por su parte posterior redondeada con el fin de cortar los vientos intensos que suelen azotar esta localidad valenciana.

Hay que ver en El Palmar la Iglesia Parroquial del Niño Jesús del Huerto, construida en 1769 cuando el franciscano José Cots salvó de un naufragio a unos niños que cruzaban la Albufera en barca. Cots llevó una réplica de la talla de Niño Jesús que veneraban los religiosos en el huerto del Convento de la Corona a El Palmar, de ahí el nombre. Esta devoción al Ninyet fue otorgada como propia por Alfonso XII. La talla actual, de 1940, sustituye a la original destruida en la Guerra Civil.

parque natural albufera
Parque Natural de la Albufera

Se ha recuperado un edificio de pasado agrícola como La Trilladora del Tocaio con ayuda de la Fundación Assut para dedicarlo a difundir la cultura de la Albufera.

Las ochocientas hectáreas de pinares sobre el litoral arenoso que sirven de cordón de seguridad en La Devesa (dehesa) del Saler nos dan idea de lo que debió ser la población vegetal de la zona. En ella se distingue un llano, el Pla de la Sanxa, que alude a la leyenda rural de un pastor que murió por el abrazo mortal de la serpiente, Sancha, que había criado con leche de sus cabras.

El campo de golf en sus proximidades está en el ranking de los 50 mejores del mundo.

Imprescindibles

Dónde dormir en El Palmar
Casa típica
Dónde dormir en El Palmar
Embarcaciones

Datos prácticos

Coordenadas

39º 18’ 35’’ N, 0º 19’ 6’ ’W

Distancias

Valencia 12 km, Madrid 380 km

Aparcamiento

Dispone de zona de aparcamiento habilitada de pago voluntario.

Altitud

4 m

Habitantes

775 (INE 2012)

Fiestas el Palmar (27 julio – 7 de agosto, incluyen la Festividad del Cristo de la Salud -4 de agosto- y se celebran desde desde 1974; la imagen de Jesús se adorna con flores y se lleva en barca hasta el centro del lago; las barcas salen de El Palmar, Pinedo, Silla, Sollana, Catarrotja y El Perellonet; misa y procesión por la noche; durante la semana se realizan regatas de vela latina, conciertos de música barroca, carreras deportivas, cabalgatas de disfraces y otros actividades lúdicas), La Virgen de los Dolores (septiembre), Jesuset de l´hort (en diciembre, se celebra dese 1769)

Amfibi, Festival dels Aiguamolls (finales de julio), Trilladora del Tocaio. Cançons de batre, explicaciones de la trilla tradicional, proyecciones de cine y documental y otras actividades de puesta en valor de la cultura de los humedales

Mercadillo de Arte y Artesanía (primeros domingos de mes)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar