Que ver en Segorbe

La villa de los musulmanes que colaboraron en la Reconquista

Esta sede episcopal visigoda guarda la grandiosidad de la que ha sido residencia regia. Tiene un importante casco histórico en el que destaca su Catedral Basílica. Su Fiesta de la entrada de toros y caballos es muy espectacular.

Planifica tu escapada a Segorbe

Estratégicamente situada sobre la vía de comunicación por las riberas del río Palancia, la histórica Segorbe está flanqueada por los atractivos y extensos parques naturales de Sierra Calderona y de la Sierra de Espadán, donde se pueden practicar numerosas modalidades de turismo activo. El casco histórico de Segorbe queda enmarcado por parte de la muralla medieval; en él encontrarás numerosas iglesias, además de la Catedral Basílica Santa María de la Asunción, el Portal de Teruel, el edificio del Ayuntamiento y numerosos e interesantes museos —como el Museo del Aceite—; lleva al menos un día verlo todo y pasear por sus encantadores parajes. En nuestra página Dormir y Comer en Segorbe ofrecemos toda la información acerca de la gastronomía local, los mejores restaurantes donde disfrutarla y en qué lugares hospedarse.

¿Quieres conocer este sitio?

En el cerro de Sopeña, primer poblamiento del lugar, se han encontrado restos del Paleolítico, de la Edad del Bronce y del periodo Ibérico.

Tras la ocupación romana, de la que no hay vestigios significativos, el lugar fue sede episcopal en tiempo de los visigodos.

Los musulmanes ocuparían la zona hacia el año 713, sin conservarse noticias de la población hasta la aproximación de los cristianos en el siglo XI. Desde 1229 fue el refugio de Zayd Abu Zayd -el último gobernador almohade de Valencia– al ser desposeído del cargo por Zayyan, el último rey musulmán de la Taifa de Valencia. A partir de entonces la población buscó la supervivencia de su Señorío convirtiéndose en vasalla del rey Jaime I de Aragón, prestándole una ayuda clave para la conquista del reino de Valencia a sus adversarios moros. En 1236 Zayd se convirtió al cristianismo con el nombre de Vicente Bellvis, donando sus derechos sobre Segorbe al obispo Guillermo Gimeno. Éste conseguiría que se trasladase la sede episcopal desde la villa turolense de Albarracin, restaurando la antigua diócesis de la época visigótica.

Durante la historia de Segorbe, ésta llegaría a ser residencia del rey Martín I de Aragón, durante el s. XIV, a raíz de casarse con María de Luna, una joven segorbina. El rey Alfonso V el Magnánimo crearía el Señoría de Segorbe en 1435, pasando a formar parte del patrimonio real del infante Enrique. Este señorío sería un recompensa del rey al infante por las pérdidas que había sufrido en el Reino de Castilla. En 1459 se crea el ducado que sería entregado al infante Enrique de Aragón, también conocido como el Infante Fortuna, mote que le traería insurrecciones populares en su contra. Este título pasaría a las manos de los duques de Medinaceli durante el s. XVII.

foto antigua fuente segorbe
Fuente de los Cincuenta Caños o de las Provincias

En el período de la Ilustración, s. XVIII, la ciudad se convirtió en un foco cultural y económico que se expandiría hasta el siguiente el siglo. Desarrollo que se produjo a pesar de las devastaciones ocasionadas por la Guerra de la Independencia, las Guerras Carlistas y la Guerra Civil de 1936, que causaron grandes daños al patrimonio cultural de Segorbe. En 1953 sería fusionada la diócesis de Segorbe con la de la capital provincial, Castellón de la Plana.

En la actualidad Segorbe se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos de la Comunidad Valenciana.

Empezamos la visita a los pies de la localidad, en la Iglesia de Santa María (s. XVII) de los Padres Dominicos. Cerca del Acueducto encontramos la Iglesia de los Padres Franciscanos, de carácter neogótico que se levanto durante el s. XIX.

En el centro del casco urbano se encuentra la Plaza de Agua Limpia, bello nombre de la plaza mayor de Segorbe donde se encuentra el Ayuntamiento en el antiguo Palacio de los Duques de Segorbe construido en el siglo XVI. Destacamos el Salón de Plenos con decoración mudéjar y las puertas de las habitaciones. Desde su parte trasera vamos a recorrer la Muralla del s. XI. de la que queda aproximadamente un kilómetro. Comenzamos en el Arco de la Verónica, que guarda una imagen de la Virgen; después nos acercamos al Centro de Interpretación de las Torres Medievales, repartido en dos de éstas. En primer lugar la Torre del Verdugo, donde se ofrece un audiovisual sobre las construcciones. A ella está adherido el Acueducto musulmán (ss. XI al XII), incluso un trecho de acequia atraviesa el interior de la torre. En la cercana Torre de la Cárcel (s. XIV) se completa la explicación con un audiovisual sobre las condiciones de un reo medieval, y unido se halla El Portal de Teruel, llamado así porque desde allí parte el camino hacia la ciudad aragonesa. El Castillo de la Estrella, del s. XIII, tuvo la magnificencia de una residencia regia pero, a partir del siglo XVIII, algunos de sus materiales fueron empleados en la reedificación de la catedral y en el Antiguo Hospital. Tras las destrucciones de las guerras carlistas no representa la importancia que tuvo. El Seminario resguarda una iglesia y un colegio. Fue regentado por los jesuitas hasta su expulsión en 1771.

A los pies del Cerro de Sopeña se encuentran la Iglesia de San Pedro (1247), la Iglesia de San Joaquín y Santa Ana (1695) y la Iglesia de San Martín (s. XVII), integrada en el Convento de las Agustinas, destaca por las pinturas que guarda en su interior. La Catedral Basílica de Santa María de Segorbe, es una joya del clasicismo español. Se comenzó a edificar en el siglo XIII, consagrándose en 1534. Entre 1791 y 1795 se reedifica casi por completo, manteniendo su peculiar estructura original, y dejando visibles elementos góticos en algunas partes de la fachada oeste. Como era habitual en el medievo, formaba parte de las fortificaciones, estando adherida a la muralla. La Capilla de la Santa Cruz alberga el bello retablo gótico de San Martín, obra de Jacomart y de su discípulo Rexach. Destacan la Torre Campanario, el Claustro gótico (con su extraordinaria colección de rejas medievales) y el Museo Catedralicio. En su interior muestra pinturas y frescos tan importantes como el de José Vergara, Manuel Camarón y Luis Planes. También son de interés las Criptas de la Catedral En la antigua Casa-Cuartel de la Plaza de los Mesones (1792) se encuentra el Museo Municipal de Arqueología y Etnología, con interesantes piezas sobre la rica prehistoria e historia local, incluidos los importantes periodos romano y musulmán.

torre verdugo segorbe
Torre del Verdugo y acueducto

Un acontecimiento imprescindible que hay que ver en Segorbe es la entrada de los toros acompañada por los caballos, ascendiendo hasta la plaza. Un espectáculo que puede disfrutarse con los excelentes medios audiovisuales del Centro de Interpretación de los Toros y Caballos, situado al lado de la Oficina de Turismo. En una antigua almazara se encuentra el Museo del Aceite, en el que varios audiovisuales explican el proceso productivo de un producto histórico de la comarca.

A escasos 3 km se encuentra la Ermita de la Esperanza en lo alto de una colina, junto a los restos del monasterio de los Jerónimos. A sus pies aparece un pequeño manantial que abastece de agua las tierras de los segorbinos. Este conjunto fue declarado Paraje Natural Municipal en 2006. A las afueras de la ciudad se halla la Fuente de los 50 caños al margen del río Palancia, donde es posible tomar un baño

Al norte de Segorbe se encuentra el Parque Natural de la Sierra Calderota donde se pueden hacer bonitas excursiones.

Por último, si se opta por la diversión, las familias podrán disfrutar de una jornada en piscinas y toboganes de agua en el Complejo Acuático Segóbriga Park.

Imprescindibles

Fuente
Dónde dormir en Segorbe
Iglesia de San Joaquín

Datos prácticos

Coordenadas

39° 51′ 0″ N, 0° 29′ 0″ W

Distancias

Castellón 65 km, Madrid 281 km

Aparcamiento

En el casco urbano algunas calles tienen zona azul y en la Plaza de Alto Palancia hay un parking de pago. En general no es complicado encontrar estacionamiento gratuito.

Altitud

378 m

Habitantes

9089 (2013)

San Antonio Abad (finales de enero), Fallas: (15, 16, 17, 18 y 19 de marzo), Fiestas de Verano típicas en los barrios de San Cristóbal, San Roque, Plaza del Ángel Custodio y Fiestas patronales de las pedanías de Peñalba y Villatorcas, Fiestas patronales en honor a la Virgen bajo la triple advocación de la Esperanza, de Loreto y de la Cueva Santa (a partir del último fin de semana de agosto, con la tradicional Entrada de Toros y Caballos, Fiesta de Interés Turístico Internacional )

Feria Medieval (mayo), Feria de la Inmaculada (en torno al 8 de diciembre), Feria del jamón y del embutido artesano Segorbino a partir del último fin de semana de agosto, coincidiendo con la Entrada de Toros y Caballos)

Bastones y piezas de cerámica

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar