Qué ver en Peñafiel

Navío de piedra y villa vinícola

El lugar conserva el ambiente donde su antiguo señor, el infante don Juan Manuel, escribió El Conde Lucanor. Su castillo, coso y ciudad vaccea están entre los activos más emblemáticos de Castilla. También la denominación vinícola Ribera del Duero, allí originada. Conoce la historia y lo mejor que ver en Peñafiel.

Planifica tu escapada a Peñafiel

El Castillo de Peñafiel y el cercano yacimiento vacceo son los dos grandes hitos locales. Sumando el casco histórico, el recorrido por lo que ver en Peñafiel se alarga durante un día entero. Asimismo, los amantes del vino tienen a su disposición visitas a bodegas de la D.O. Ribera del Duero. Para expandir la escapada hay muchas valencias. Por ejemplo, se puede disfrutar del mudéjar castellano de Cuellar. Otra opción es la industriosa Aranda de Duero. La capital de la provincia, Valladolid, es asimismo una buena alternativa.

Para conocer la gastronomía local y reservar cama, visita las páginas sobre dormir y comer en Peñafiel. Además, el lugar es buena base para realizar actividades de turismo activo vallisoletano.

¿Quieres conocer este sitio?

Abordar un tanto la historia local ayuda a apreciar lo que ver en Peñafiel. Así, los vacceos vivieron en la vecina ciudad de Pintia desde el siglo IV a. de C. hasta la dominación romana. Su gran yacimiento de 125 hectáreas es uno de los grandes atractivos locales.

Hacia el año 912 se realizó la primera repoblación del lugar, llamándola Peña Falcón. Sin embargo, sería conquistada en el 983 por Almanzor. Sería propiedad mora su toma en 1008 por el conde Sancho García de Castilla, “el de los buenos fueros”. Al poner su espada en lo alto del Castillo de Peñafiel se dice que exclamó: “desde hoy ésta será la peña fiel de Castilla”.

Durante 1086 el emir almorávide Yusuf Ibn Tasufin derrotó a los cristianos de Alvar Fañez, conocido como Minaya, «mi hermano” en vascuence. Sin embargo, el caballero logró conservar la asediada Penna Fidele. Más tarde, Urraca de León encomendó al mismo la defensa de Peñafiel, regresando tras ello su propiedad a la corona. En el 1112, estando bajo el dominio de Alfonso I el Batallador de Aragón, fue asediado por las tropas enviadas por la propia Urraca, su esposa.

Hacia la primera mitad del siglo XIII, Fernando III entregó el señorío a su heredero, el príncipe Alfonso. Ya como el Rey Sabio le concedió el Fuero Real para después ceder el lugar a su hermano. el infante Manuel. Así, lo heredaría su hijo, el famoso infante Don Juan Manuel. Además de fortificar la villa, entre los años 1330 y 1335 escribió en ella El Conde Lucanor.

Tras volver a manos de la Corona, Juan I creó el ducado de Peñafiel para Don Fernando de Antequera, su segundo hijo. Por el Compromiso de Caspe el joven acabaría nombrado rey aragonés. De esta forma fue transmitido en 1414 a Juan de Aragón, casado con la heredera de Navarra Blanca. Gracias a ello la villa fue cuna de un futuro Principe de Viana y monarca navarro.

foto antigua Castillo de Peñafiel y el resto de la localidad
Vista general del Castillo de Peñafiel y el resto de la localidad.

Juan II, duque de Peñafiel, luchó por alcanzar el trono de Castilla. Sin embargo, Juan II de Castilla tomó en 1444 Peñafiel consumando su victoria total al año siguiente en Olmedo. Alcanzado 1451 se produjo una rebelión local que llevó a que la fortaleza fuese demolido.

Su hijo, Enrique IV, eliminó el ducado, cediendo el señorío local a Pedro Girón. Este reedificó el Castillo de Peñafiel, poniendo su escudo en la torre del homenaje. El gobierno de los Osuna no gustó a los villanos, que en 1520 apoyaron el levantamiento de los comuneros. Por no doblegarse, los Girón obtuvieron el favor real. Así, Pedro Téllez-Girón fue elevado a marqués por Felipe II en 1568.

Durante la Guerra de la Independencia los franceses destrozaron el Castillo de Peñafiel y saquearon el pueblo. En su destrucción profanaron la tumba del infante don Juan Manuel en el convento de San Pablo. Ya en 1927 se fundó la primera bodega cooperativa de Ribera del Duero. Un proceso de reconocimientos que terminaría, en 1982, con la creación de una Denominación de Origen.

A continuación, lo mejor que ver en Peñafiel.

El Castillo de Peñafiel, de 210 metros de largo y solo 33 de anchura, es lo primero que se ve al llegar al pueblo. Es una de las fortalezas más conocidas de España. Sus cimientos son de principios del siglo X. Por su parte, la muralla exterior posee una puerta de acceso flanqueada por dos cubos. La muralla interior luce una treintena de torres y la imponente torre del homenaje, de principios del XIV. La reforma de esta estructura corrió a cargo del infante don Juan Manuel, autor de El Conde Lucanor.

Hacia 1456 el edificio fue restaurado por la familia Girón, tras haber sido derruido. El estado de conservación del Castillo de Peñafiel a día de hoy es muy bueno. Asimismo, en el patio sur está instalado actualmente el Museo Provincial del Vino. Este espacio despliega una sala de catas, un salón de actos y una sala de exposiciones temporales. De la fortaleza partían las murallas que protegían al pueblo, de las que subsisten cuatro cubos.

La Plaza del Coso es uno de los grandes hitos que ver en Peñafiel. Allí los caballeros celebraban justas y torneos, siendo una de las pocas que mantienen su configuración medieval. Desde hace siglos también ha visto celebrarse multitud de festejos taurinos y pisadas de la uva. A su planta cuadrada se puede acceder por dos calles. Llaman la atención los pórticos y balconadas de madera de las cuarenta y ocho casas. La mayoría conserva los cierres de madera tradicionales de los siglos XVIII y XIX.

Al ser las casas de la Plaza del Coso distintas entre sí, se produce un interesante efecto estético que ha llevado a declarar el espacio Bien de Interés Cultural. En una de las viviendas hay una Recreación del poblado vacceo y la Necrópolis de Pintia, situada a 4 kilómetros del pueblo. Su colección posee, además de una serie de restos arqueológicos, una moderna presentación visual que permite comprender las formas de vida de este pueblo celtíbero.

Entre calles de típicas casas con escudos se llega a la Plaza de España. En ella se encuentra un bonito templo que ver en Peñafiel, la Iglesia de Santa María. Esta une diversos estilos arquitectónicos, fue lugar de reunión del cabildo y contuvo el archivo de los hidalgos de la villa. Su interior se adaptó como Museo Comarcal de Arte Sacro, abierto a las visitas los fines de semana estivales. Destaca por su colección de orfebrería.

Vista de la localidad desde el Castillo de Peñafiel
Vista de la localidad desde el Castillo de Peñafiel.

Siguiendo con lo que ver en Peñafiel se alcanza la Iglesia de San Pablo, situada en la plaza del santo del mismo nombre. Declarada Bien de Interés Cultural, presenta un gran contraste entre su decoración exterior e interior, separadas por dos siglos. Sobre la base de un alcázar construido por Alfonso X, su sobrino el infante don Juan Manuel edificó un extraordinario templo gótico-mudéjar. Llaman la atención las arquerías de ladrillo que decoran su cabecera y contrafuertes.

Del interior de la Iglesia de San Pablo destacan la capilla funeraria del linaje de los Manuel. El espacio lo edificó el bisnieto del fundador para acoger a sus familiares. El lugar queda cubierto por una bóveda renacentista, construida en blanca piedra caliza y esculpida en estilo plateresco.

En la plaza del Concejillo se halla la Casa de la Ribera, la más antigua del pueblo pues es del siglo XVI. Fue construida con adobe entre sus vigas de madera. Actualmente aloja el Museo Etnográfico, de comienzos del siglo XX. Tiene la particularidad de se concibió como escenario para las visitas teatralizadas en las que se presenta en detalle las actividades cotidianas de unos labriegos representativos de la localidad.

En la ribera del Río Duratón se termina nuestro recorrido por lo que ver en Peñafiel. Se trata del Parque de la Judería. Hacia él se orientan muchas de las viviendas del antiguo y bello barrio judío local. Así, está formado por un conjunto de casas típicas de Castilla, muy cercanas unas a otras.

Imprescindibles

Castillo de Peñafiel
Castillo de Peñafiel.
Plaza del Coso de Peñafiel
Plaza del Coso de Peñafiel.

Datos prácticos

Coordenadas

41° 35′ 51.05″ N, 4° 7′ 22.06″ W

Distancias

Valladolid 56 km, Madrid 181 km.

Aparcamiento

Valladolid 56 km, Madrid 181 km.

Altitud

754 m.

Habitantes

5578 (2013).

Estas son las principales festividades que ver en Peñafiel: Semana Santa (el Domingo de Resurrección se produce la Bajada del Ángel), Fiestas de la Virgen y de San Roque (mediados de agosto), Fiesta de la Vendimia “Riberjoven” (primer fin de semana de octubre).

He aquí otros notables eventos que ver en Peñafiel: Feria Internacional Provin (segundo fin de semana de mayo), Muestra de vinos de la Denominación de Origen Ribera del Duero (tercer fin de semana de mayo).

Cooperativa Ribera del Duero y Bodegas Alión.


About the author

Otras noticias de interés
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Estepona sorprende por la variedad de actividades y paisajes que ofrece este municipio de Málaga, Más información
A lo largo de su historia, el territorio español no ha parado de ver surgir Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]En la isla de Gran Canaria, se encuentra el municipio de Santa Lucía de Tirajana, Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]San Bartolomé de Tirajana es el municipio más extenso de la isla de Gran Canaria. Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Aquello que ver en Ingenio destaca por basarse en varios espacios naturales y arquitectónicos de Más información