Que ver en Numancia y Garray

El cerro de los asedios épicos

Situada sobre el Cerro de la Muela, en el municipio de Garray, están las ruinas de la antigua ciudad de Numancia, símbolo internacional de la lucha por la independencia de los pueblos frente a los imperios por su legendaria resistencia frente a Roma. Después de más de dos milenios, sus ruinas resistieron recientemente un tercer asedio, esta vez de la especulación urbanística.

Planifica tu escapada a Numancia y Garray

Lo que hay que ver en Numancia es el pequeño Centro de interpretación, para después pasear por el yacimiento; a continuación merece la pena bajar y recorrer el pueblo de Garray. Esto nos puede llevar unas tres horas; lo normal es continuar la escapada visitando la ciudad de Soria. Quienes decidan quedarse a dormir en Soria pueden reservar actividades de turismo activo en lugares tan bonitos como la Laguna Negra y los Círcos Glaciares de Urbión, situadas en las inmediaciones de la típica localidad de Vinuesa.  Los que regresen hacia Madrid o Segovia pueden pasar el día en sitios de camino, como Burgo de Osma y Calatañazor; o también visitar espacios naturales como el sabinar y La Fuentona y el Cañón del Río Lobos.

¿Quieres conocer este sitio?

Fue una importante ciudad celtíbera, que los arévacos fortificaron sobre un cerro. En el año 153 a. de C., los habitantes estaban en práctica rebeldía, a causa del mal gobierno al que les tenían sometidos los romanos; por lo que decidieron dar cobijo en sus murallas a unos guerreros de la tribu de los belos, provenientes de la ciudad de Segeda (comarca de Calatayud) y que eran fugitivos de los romanos. Y sería uno de estos, Caro de Segeda, quien lideró a los numantinos y belos, derrotando el 23 de agosto del año siguiente a los 30.000 legionarios comandados por el cónsul Quinto Fulvio Nobilior. Empleando nuevas tropas apoyadas por elefantes, el cónsul asedió sin éxito Numancia pero una salida por sorpresa de los arévacos les causó a los romanos unos cuatro mil muertos y la pérdida de varios paquidermos. Poco después el cónsul fue destituido en su cargo. Tras casi veinte años sin conseguir someterlos, el Senado de Roma confirió la tarea al general Publio Cornelio Escipión Emiliano, llamado “El Africano Menor”. Éste planificó su campaña sistemáticamente, y entre los años 134 y 133 a. de C. ordenó edificar alrededor de Numancia un cerco de 9 kilómetros de longitud, con torres, fosos y empalizadas. El aislamiento provocó la hambruna y enfermedades de los pobladores, consiguiendo su rendición después de once meses. Pero su prolongada resistencia “numantina”, y el hecho de que la mayor parte se decidiera por el suicidio antes que la esclavitud, hizo que las propias crónicas de los romanos presentaran a sus moradores como héroes; Escipión solo pudo llevar a Roma a cincuenta numantinos como prueba de su gesta.

Al igual que la vecina ciudad de Soria, Garray debió de ser repoblada en los siglos XI y XII. Sus primeros pobladores debieron de ser de lengua vasca, porque los dos posibles orígenes de su nombre son vascos: garai (“lugar elevado”) por estar situada en la ladera de una colina, o porque sus pobladores se dedicaran al transporte (la palabra garraio) también plausible dada la inmemorial vinculación mercantil de Soria con los puertos vascos. Miguel de Cervantes la inmortalizó en su obra dramática El cerco de Numancia estrenada en 1585. Con esa gesta se identificó la resistencia española a los franceses en la Guerra de la Independencia, dando nombre a una unidad de voluntarios sorianos.

El emplazamiento de Numancia fue descubierto en 1862 por el arquitecto y arqueólogo Eduardo Saavedra después de que varias teorías lo situaran en Zamora. Adolf Schulten delimitó los campamentos romanos en el exterior de la ciudad debidos a Escipión (Castillejo, Travesadas, Valdevortón, Peñarredonda, La Rasa, Dehesillas y Alto Real). El yacimiento fue declarado Monumento Nacional en 1882. El cerro de Numancia perteneció durante siglos al linaje de los Marichalar, hasta que Luis de Marichalar –vizconde de Eza- lo donó al Estado en 1917. Las excavaciones arqueológicas habían comenzado un año antes y se prolongan hasta hoy.

excavacion nuemancia foto antigua
Obreros descubriendo una calle numantina. (Foto de A. Rioja de Pablo)

En el año 2004 se puso en marcha el proyecto del polígono industrial Soria II sobre terrenos situados en las proximidades del yacimiento de un campamento y del monasterio de San Juan del Duero. Esto desató una batalla legal y mediática entre la familia Marichalar -propietaria de los terrenos y decidida a preservar a toda costa los yacimientos arqueológicos y el entorno paisajístico- y las autoridades políticas autonómicas y locales, que pretendía ampliar la oferta de suelo sin que se hubiera construido en los demás polígonos de la ciudad, todavía hoy medio vacíos. En el año 2013 se produjo una sentencia del Tribunal Supremo favorable a los Marichalar, paralizándose el proyecto por violar la política de crecimiento sostenible que viene otorgando relevancia internacional a la provincia de Soria. La Zona Arqueológica de Numancia y los Campamentos y Cerco Romano está incluida en la lista roja de patrimonio en peligro elaborada por Hispania Nostra, pues hay trescientas viviendas edificadas junto al campamento romano de Campo Real y cuatro cúpulas de hormigón de sesenta metros de altura en la llamada “Ciudad del Medio Ambiente”.

Pronto fue reconstruida y repoblada Numancia por los romanos, pues se conservan restos romanos desde el siglo I a. de C. Todas las calles -excepto las de Cardo y Decumano- se orientan este-oeste buscando cortar el cierzo o viento del norte. Eran viviendas de tres piezas, de piedra, adobe y trenzado de centeno por techumbre. Quedan tramos de muralla y restos de las viviendas romanas del tiempo de Augusto, sus aljibes, así como vestigios de diversas construcciones públicas. Doce paneles explicativos guían la visita. En las antiguas escuelas de Garray abrió sus puertas el Aula Arqueológica El Cerco de Numancia que recrea las culturas celtíberas y romanas en el siglo II a. de C. mediante maquetas, paneles y reconstrucciones.

En el municipio de Garray se halla la importante Ermita de los Santos Mártires Nereo, Aquileo, Pancracio y Domitila. Lo primero que llama la atención en este Monumento Nacional es el nombre, pues se trata de personajes ajenos a la tradición religiosa española, no sabiéndose la razón de su elección. El templo se edificó, en estilo románico en 1231, recostado sobre la ladera de la colina. Del original queda la cabecera, edificada en piedra de sillería, con un presbiterio rectangular y un ábside semicircular recorrido por dos columnas con capiteles de hojas y de piñas. En ella destacan los canecillos con figuras de aves, cuadrúpedos, piñas, motivos geométricos y un águila de influencia silense. Debió de tener un papel de fortificación pues el ábside cuenta con aspilleras o saeteras, rodeadas por una decoración de puntas de diamante. La portada del templo es también románica original, consta de dos arquivoltas, la exterior con grueso baquetón y la interior decorada por semicírculos perlados; en ella destaca el tímpano con cinco grandes flores rosáceas de distinto tamaño, también la banda de arquillos con cabezas humanas.

La Iglesia de San Juan Bautista se edificó en la segunda mitad del siglo XVI. Tiene una portada de medio punto de estilo románico y una pila bautismal, situada en el baptisterio del mismo estilo. El resto es posterior.

Imprescindibles

columna numancia
Columna Numancia
cerco numancia
Cerco de Numancia en su resistencia urbanística

Datos prácticos

Coordenadas

41° 48′ 34.51″ N, 2° 26′ 39.33″ W

Distancias

Soria 8 km, Madrid 254 km

Aparcamiento

Estacionamiento gratuito a la entrada de Numancia

Altitud

1011 m

Habitantes

634 (2013)

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar