Qué ver en Alaior – Menorca

Pueblo agrario que recordaba a Montpellier

Alaior, en el interior de Menorca, es una típica localidad rural, en las que un enjambre de blancas casas cubren la colina coronada por su iglesia. La tercera urbe de la isla conserva su sabor de hace siglos. Durante la ocupación francesa, le cambiaron de nombre. Su posición le permite ser una gran base de partida para conocer todo el Este de la isla. ¿Te animas a descubrir qué ver en Alaior?

Planifica tu escapada a Alaior

Esta localidad costera tiene atractivos monumentales suficientes como para pasar un día recorriéndola. Se puede invertir la mañana en el casco antiguo y dando dando un paseo por Ses Penyes de Egipto. Está estratégicamente situada para disfrutar de las múltiples calas, playas, yacimientos y espacios naturales del oeste de la isla, incluida la ciudad de Mahón.

Hacia la costa norte se puede pasar un día completo en el parque natural de la albufera de s’Grau. Muy cerca, al sur está el yacimiento arqueológico de Torre d’Engaumés y las ruinas de la basílica situada en la bella playa de Son Bou.

Al Este se puede hacer una escapada a la curiosa Es Castell, muy cerca de la ciudad de Mahón. Y a pocos kilómetros al oeste se encuentra la rural Es Mercadal. No son muchos los lugares donde hospedarse y comer, que reunimos en nuestra página Dormir y Comer en Alaior.

¿Quieres conocer este sitio?

Aquello que ver en Alaior está ligado a su historia. Al sur del pueblo se encuentra el importante yacimiento del poblado tayalótico (por ser torres y construcciones denominadas talayots, apilando piedras) llamado Torre d’en Gaumes. Dispersos por seis hectáreas encontramos tres torres y numerosos restos de variadas construcciones de hacia el 1.000 a.C.

Por su gran extensión debió de estar poblado con hasta mil habitantes, manteniéndose habitado durante un milenio. Se han encontrado restos que inducen a pensar que estuvo ocupado durante las dominaciones cartaginesa, romana, vándala y bizantina de la isla.

Los romanos conquistaron la isla, en el año 123 a.C. Los habitantes de la isla comenzaron a ser cristianizados a partir del año 417. Sirve de base una comunidad judía convertida previamente por el obispo Severo.

alaior baleares fotografia antigua
Vista antigua de Alaior. Enero 1942

Después de la invasión musulmana de la isla en el 903, ésta fue dividida en distritos, siendo el de esa zona el de Alscaions. En 1287, Alfonso III de Aragón conquistó la isla a los musulmanes, repartiendo las tierras entre los caballeros participantes, deportando a gran parte de sus habitantes y repoblándola con catalanes.

Más tarde, en el año 1304 el rey decide la fundación de un núcleo de población en el camino de Ciudadela a Mahón, adquiriendo la colina donde establecerá una iglesia y asentará a pobladores cristianos.

En el año 1439 el gobernador de la isla –Galcerán de Requesens– la organiza en distritos. Crea un ayuntamiento en Alaior para dotar de jurisdicción propia al territorio central de la isla. A partir de entonces nunca dejará de ser la tercera localidad insular.

Ya desde el siglo XV Menorca sufre reiterados ataques de los corsarios berberiscos, que saqueaban las poblaciones y se las llevaban como esclavos a África. El asalto de 1535 fue el más terrible de la historia de Alaior y de Menorca. Los turcos comandados por Aruj se llevaron a casi mil menorquines como esclavos, dejando la isla prácticamente despoblada.

En 1645 se produce un terremoto que destruye la iglesia parroquial y el convento de los franciscanos. Fueron reconstruidos en estilo gótico en los años siguientes.

Con la excusa de luchar a favor del Archiduque de Austria, los ingleses ocupan sin resistencia la  isla de Menorca en 1706. La conservarán hasta 1756, cuando los franceses la conquistan. Los franceses han sido los que han dejado una marca más profunda en la historia de Alaior.

Como encontraron la comarca de Alaior similar a la de Montpellier, le dieron ese nombre al pueblo. Siete años después se la devolverían a los ingleses. En 1782 tropas francesas y españolas recuperan la isla, recuperándola de nuevo los ingleses en 1798. Así, en 1802 la entregarán finalmente a España.

Por tratarse de una localidad rural, situada tierra adentro, su desarrollo turístico es mucho menor que en otras localidades. Conserva la estructura agropecuaria y de servicios propia de una cabecera de comarca. En la actualidad Alaior se define a sí misma como ciudad industrial y universitaria. Goza de una importante industria lechera y quesera, a la vez que conserva una rica tradición de repostería artesanal. Está orgullosa de ser una extensión universitaria de la UIB en Menorca.

A continuación, corresponde leer el apartado Qué ver en Alaior.

Desde la carretera, la localidad se presenta como una silueta de casas blancas sobre una colina. Alaior creció alrededor de dos iglesias: San Diego y  Santa Eulalia. Si comenzamos la visita a lo que ver en Alaior en lo alto de la colina encontramos la Iglesia Parroquial de Santa Eulalia.

La iglesia actual fue construida en el siglo XVII. La portada de arco apuntado pudiera conservarse de su construcción original. Una balaustrada da paso al cuerpo superior donde se abre un pequeño rosetón. Destaca en su interior la Capilla del Roser, barroca del siglo XVIII,  y en el exterior el Portal de Sant Pere.

Recientemente restaurada, con su coqueto patio de naranjos. Cerca se encuentra un espacio que hay que ver en Alaior. Se trata del Parc Munt de l’Angel desde donde se puede contemplar una bonita panorámica del entorno.

Descendiendo la colina, en la calle Mayor se halla Can Salort. Es un palacio con sobria fachada neoclásica de finales del siglo XVII que es sede de la Universidad de Baleares. Al otro lado de la calle, el Ayuntamiento, del siglo XVII y rehabilitado en el XX. En la Plaza de la Constitución conocida como Sa Plaça se encuentran el Casino y el Centro Cultural. Espacios impres cindibles que ver en Alaior.

Bajando por la calle del Forn se llega a la Iglesia de San Diego, del siglo XVII. Formó parte de un convento franciscano como atestigua el escudo de la orden en la fachada. Un arco conduce al antiguo claustro, el Patí de Sa Lluna. Sus dependencias fueron ocupadas tras la desamortización primero por un destacamento militar y después por viviendas.

torralba den salort
Torralba d’en Salort

En lo que ver en Alaior alrededores se conservan pequeñas villas de recreo, casetas de sencilla construcción, rodeadas de un pequeño huerto o jardín y una serie de molinos (el de John, el de Pujol, entre ellos).

Hacia el norte, en el camino al cementerio, se halla la Iglesia de Sant Pere Nou, construida en el XVII y reconstruida en el XVIII. Posee una portada barroca en la que se representan escenas de la vida del santo. De aquí parte El Camí del Cos, un camino que lleva al cementerio que era el lugar escogido para celebrar las carreras de caballos en el día de San Lorenzo.

Alaior posee gran riqueza arqueológica. Los principales yacimientos quever en Alaior son los siguientes. Primero, Torralba d’en Salort (con una taula muy interesante). Segundo, Cales Coves (una necrópolis con más de un centenar de cuevas funerarias). Tercero, el poblado talayótico de Sa Torre de Gaumés (el más extenso de la isla). Finalmente, So na Cassana y la Basílica Paleocristiana en la playa de Son Bou.

Ses Penyes de Egipto es un bello Espacio natural de bosques de encinas y pino blanco.

El municipio de Alaior se abre al mar en el sur donde se encuentran las playas de Cala en Porter, Calascoves y Son Bou, la playa más extensa de la isla. Ha sido galardonada con bandera azul. Aquíe la expansión turística ha dado lugar a las urbanizaciones de Son Vitamina, Cala en Porter, Son Bou, Sant Jaume y Torre-Solí.

En conclusión, esto es todo lo que ver en Alaior.

Imprescindibles

Dónde dormir en Alaior
Son Bou
Dónde dormir en Alaior
Torralba d’en Salort

Datos prácticos

Coordenadas

39° 56′ 3″ N, 4° 8′ 24″ E

Distancias

Mahón 12 km, Ciudadela 33 km, Aeropuerto de Menorca 13,2 km, Son Bou 8,8 km, Es Mercadal 9 km

Aparcamiento

Sin dificultad

Altitud

130 m

Habitantes

9769 hab. (2013)

Entre todo lo que ver en Alaior, las fiestas también son un plan excelente. Por ejemplo, San Lorenzo (cuatro días en torno al del 10 de agosto en las que los caballos son los auténticos protagonistas y se organiza el tradicional jaleo).

Calzado, bisagras y muebles (aún subsiste algún artesano aperador -que repara aperos y fabrica las barreras típicas menorquinas, así como barandas, mesas y otro mobiliario rústico-).

Otros destinos próximos


About the author

Otras noticias de interés
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Estepona sorprende por la variedad de actividades y paisajes que ofrece este municipio de Málaga, Más información
A lo largo de su historia, el territorio español no ha parado de ver surgir Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]En la isla de Gran Canaria, se encuentra el municipio de Santa Lucía de Tirajana, Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]San Bartolomé de Tirajana es el municipio más extenso de la isla de Gran Canaria. Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Aquello que ver en Ingenio destaca por basarse en varios espacios naturales y arquitectónicos de Más información