Qué ver en Montañana

Plaza fronteriza de la órdenes de caballería

Colgada en una escarpada colina situada en el límite con Lérida, esta antigua plaza fuerte preserva un conjunto de edificios medievales construidos en mampostería y teja. Les acompañan en su soledad las ruinas de tres iglesias, dos castillos y un bello puente romano. Descubre la historia y lo mejor que ver en Montañana.

Planifica tu escapada a Montañana

Como lo que hay que ver en Montañana son exteriores se trata de una visita corta. El principal motivo de muchos viajeros para acudir al lugar son los bonitos alrededores. Otra excusa para realizar esta escapada son las bodegas de vino del Somontano. Una alternativa complementaria es realizar el viaje en tándem con Graus. Asimismo, siempre se puede acudir a la capital oscense o a Jaca para continuar la salida en días posteriores. Para saber los platos locales y reservar hotel ofrecemos las páginas sobre dormir y comer en Montañana.

¿Quieres conocer este sitio?

Para disfrutar al máximo de lo que ver en Montañana merece la pena saber algo de su historia. Así, se desconoce con exactitud la fecha de su fundación. Sin embargo, sí que se sabe que fue uno de los puntos más meridionales del condado de Ribagorza. En 987 aparece mencionada en el Cartulario del Monasterio de Alaón. Más tarde, en el 1017, fue atacada por el caudillo musulmán Addelmalik.

El lugar llegó a tener un puente romano, dos castillos y cuatro iglesias románicas. El Castillo de la Mora se entregó al Conde Pedro de Pallárs-Jussá, doña Sissarda y su hijo Roger para que se ocuparan de repoblar sus tierras. Después de cambiar de manos varias veces, en 1175 el Conde de Pallars la entregó a los caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén.

Montañana acabó en manos de Alfonso de Aragón, que hizo responsable de la localidad a Berenguer de Montañana. Sin embargo, trece años después el mismo monarca acabaría asediándola para recuperarla. Jaime I de Aragón le eximió a sus señores del pago de todo tributo, salvo la obligación de hueste y cabalgada en caso de guerra.

El 6 de marzo de 1299 Acardo de Mur, Señor de Montañana, rindió homenaje a Jaime II de Aragón. De esta forma la fortaleza regresó la Corona una vez más. Asimismo, en 1322 el rey aragonés concedió el condado de Montañana a su hijo, el infante Pedro, Conde de Ribagorza.

Torre románica que perteneció al castillo medieval de Montañana
Torre románica que perteneció al castillo medieval de Montañana.

En el siglo XVI decayó la importancia del lugar. Sus habitantes se fueron trasladando a otras localidades limítrofes, especialmente a Puente de Montañana. Actualmente, Montañana carece de pobladores permanentes, animándose los fines de semana gracias a turistas y la habitación de segundas viviendas.

A continuación, lo mejor que ver en Montañana.

El pequeño casco urbano que ver en Montañana muestra una apariencia puramente medieval. Esto se traduce en pequeñas callejuelas empinadas repletas de casonas nobiliarias de piedra. Destacan las puertas doveladas y las techumbres de teja.

Su estructura militar queda patente en los restos de murallas y torres defensivas de planta cuadrada. Del histórico castillo del siglo XI quedan solo restos de un torreón. Por otro lado, la fortaleza era circular y contaba con cuatro bastiones con saeteras.

El abandono progresivo ha marcado la fisonomía de la localidad. Debido a ello algunos de sus edificios se encuentran en mal estado de conservación. Declarado Conjunto Histórico Artístico, una buena muestra de su atractivo la encontramos en la antigua Plaza del Ayuntamiento, espacio clave que ver en Montañana. Además, aquí se encuentra un singular edificio con alero de ladrillo. Su fachada luce elementos reutilizados de una vieja iglesia hoy derruida.

Iglesia de Nuestra Señora de Baldós en Montañana
Iglesia de Nuestra Señora de Baldós en Montañana.

La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Baldós es una de las dos que ver en Montañana. Otrora hubo un total de cuatro templos. Se trata de un edificio del siglo XIII, exponente del románico lombardo. Se dedicó en un inicio a San Martín y San Ponce, con una espléndida portada meridional. Esta queda formada por cinco arquivoltas de medio punto sobre columnas con capiteles historiados. Preside un espectacular Pantocrátor esculpido sobre ella, resguardado por dos ángeles. Por otro lado, dentro sobresale la bóveda de cañón, con interesantes pinturas murales.

La Ermita de San Juan, en las afueras del pueblo, es la última superviviente de los templos religiosos que ver en Montañana. Se trata de una gran estructura del siglo XII, de una sola nave provista de bóveda de cañón. La portada de cuatro arquivoltas presenta capiteles labrados con escenas relativas al Bautista.

Tras disfrutar de lo mejor que ver en Montañana, aquí tienes otros planes en Huesca y las actividades de turismo activo de la provincia.

Imprescindibles

Qué ver en Montañana
Paisaje de Montañana.
Ermita de San Juan en Montañana
Ermita de San Juan en Montañana.

Datos prácticos

Coordenadas

42° 9′ 4″ N, 0° 41′ 41″ E

Distancias

Huesca 115 km, Zaragoza 185 km, Barcelona 240 km, Madrid 501 km.

Aparcamiento

Sin problemas en el pueblo.

Altitud

528 m.

Habitantes

129 (2013) en el municipio de Puente de Montañana.

La principal festividad que ver en Montañana es la de San Roque (del 14 al 16 de agosto).

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar