Que ver en Cádiz

Puerta de Europa y cuna de la primera constitución española

Rodeada de inmensos arenales y enmarcada por un paisaje de marismas único en Europa, Cádiz fue clave en el comercio con América, objetivo de corsarios y escenario de la primera constitución liberal de España.

Planifica tu escapada a Cádiz

Hay muchísimo que ver en Cádiz; ciudad con numerosos lugares por los que pasear, tanto pendiente de las vistas del mar como de su magnífica arquitectura. En Cádiz se pueden pasar dos o más días conociéndola a pié, además de disfrutar de sus excelentes playas; pero también se pueden hacer excursiones a lugares cercanos. Muy recomendable es dedicar un día a recorrer el parque natural de la bahía de Cádiz, con un ecosistema, paisaje y producción piscícola que merece conocerse. Para quien busque lo histórico y monumental se puede ir en automóvil a San Fernando o El Puerto de Santa María, o continuar hacia el norte a Jerez de la Frontera o Chipiona, todos lugares encantadores. Además, en nuestra sección Dormir y Comer en Cádiz ofrecemos toda la información necesaria para conocer la gastronomía local, así como una selección de establecimientos y hoteles para disfrutar de tu escapada.

¿Quieres conocer este sitio?

Gadir ya era un activo centro comercial fenicio hacia el 1100 a. de C., siendo uno de sus asentamientos más antiguos conocidos en Occidente. Tras esto llegarían sucesivamente cartagineses y romanos. Aníbal Barca utilizó la ciudad como punto de partida de su campaña italiana. Roma la llamaría Gades y dejó una huella aún mayor en una ciudad que controló desde el siglo III a. de C., alcanzando en ese período un considerable tamaño y esplendor en el que prosperó la industria de salazón y la población ocupó un lugar destacadísimo en las rutas comerciales del Imperio.

El declive de Gades comienza con la crisis del siglo III. La ocupan los bizantinos hasta que los visigodos la toman en el siglo VII. En el 711 la controlan los árabes que le dan el nombre de Qadis, continuando su periodo de decadencia a pesar de ser un enclave inmejorablemente situado.

En 1262 fue saqueada y dos años después fue definitivamente reconquistada por Alfonso X el Sabio. La Corona la amuralla, promueve la localización de los Astilleros Reales y le da el título de ciudad.

En septiembre de 1493, Cristóbal Colón partió de Cádiz en el segundo de sus grandes viajes. Dadas sus condiciones naturales la ciudad reemplaza a Sevilla como Puerto de Indias por lo que, en 1596, los ingleses la toman e incendian.

En 1717 se traslada La Casa de Contratación, desde Sevilla, multiplicándose la actividad comercial. La riqueza que comporta el comercio se refleja en la cultura, el urbanismo y la arquitectura desde mediados del siglo XVIII. Acosada por los piratas, la ciudad hubo de ser fortificada. En 1776 el rey Carlos III segrega la Isla de León de la ciudad.

En febrero de 1810, durante la Guerra de la Independencia,  el ejército napoleónico comienza el épico asedio de la ciudad. Aquí se refugian los representantes de la nación y miles de refugiados, padeciendo fiebre amarilla y siendo bombardeados por los célebres morteros Villantroy. La población soportó las penurias con gran espíritu, estrenándose durante los veintiocho meses de asedio unas 200 obras de teatro. Hubo quien inventó la copla “con las bombas que tiran los fanfarrones, se hacen las gaditanas tirabuzones …”. Durante el asedio, los diputados a Cortes, reunidos en el Oratorio de San Felipe Neri, aprobaron la primera constitución liberal de la historia de Europa, conocida popularmente como “La Pepa”, por haberse promulgado  el 19 de marzo de 1812, día de San José. La Constitución fue el símbolo de los liberales frente a los absolutistas en las siguientes décadas.

vista antigua puerto cadiz
Vista del puerto de Cádiz en el siglo XIX

En septiembre de 1823, al ocupar casi sin resistencia toda España los Cien Mil Hijos de San Luis para restablecer el control de Fernando VII sobre el país, el Gobierno se refugió en Cádiz llevando consigo a Fernando VII como rehén. Los franceses trataron infructuosamente de conquistar la ciudad, pactando el 1 de octubre la liberación del rey a cambio de que éste garantizase la Constitución de 1812. Fernando VII lo prometió pero les traicionaría después y Cádiz acabó entregándose al ejército invasor por falta de víveres.

La independencia de los territorios americanos a lo largo del siglo XIX tuvo un efecto demoledor en la economía de la capital gaditana, muy dependiente de su comercio.

En Cádiz nació, en 1876, uno de los más excelsos compositores nacionales, Manuel de Falla, hijo predilecto de la ciudad, cuyos restos descansan en la catedral.

La visita a la ciudad comienza por las fortificaciones. A la parte antigua se accede por las Puertas de Tierra, construidas en el siglo XVIII cuando Cádiz era una de las ciudades más prósperas del país. En un islote contiguo al popular arenal de La Caleta, actualmente unido a tierra por un dique, hubo anteriormente una torre de vigilancia árabe en donde encontró amparo una galera veneciana repleta de enfermos de peste a finales de la Edad Media,. Se levantó una capilla de acción de gracias que en el siglo XVII fue sustituida por el Castillo de San Sebastián, con sus puentes y fosos. A principios del siglo XX se erigió un faro.

El Castillo de Santa Catalina se construyó después del saqueo de los ingleses en 1596 para fortificar el frente marítimo. Un siglo más tarde Carlos II promueve la construcción de una capilla en el lugar.

En la calle del marqués del Real Tesoro sobresale la Torre Tavira (s. XVIII), integrada en una vistosa mansión palaciega de los marqueses de Recaño. Antonio Tavira fue el primer responsable de atender este baluarte. Aquí el visitante puede disfrutar de todo lo que sucede fuera de la torre gracias a la instalación de una Cámara Oscura.

La Antigua Fábrica de Salazones (s. I a. de C.), en la céntrica calle Sacramento, permaneció en funcionamiento durante medio milenio. En ella puede imaginarse la actividad industrial y comercial de la ciudad y el proceso productivo. Del mismo periodo son las espectaculares ruinas del Teatro Romano (reformado en tiempos de Augusto), situado en la zona conocida como El Pópulo. Finalmente, el yacimiento de la Casa del Obispo, del siglo XVI, fue antes un templo que los romanos establecieron sobre las bases de un primitivo santuario del período fenicio del siglo VIII a.de C.

En la plaza de la Mina se encuentra el Museo de Cádiz, en cuyas colecciones se encuentran numerosas piezas de los mencionados yacimientos y de otros de la provincia. La contigua Casa Pinillos -una hermosa vivienda del siglo XVIII- ha posibilitado su ampliación.

La Iglesia de Santa Cruz ejerció de catedral desde el siglo XIII hasta el año 1838 en que fue reemplazada por el gran templo que hoy conocemos. Quedan pocos elementos de la Catedral Vieja, consagrada por una bula pontificia de 1263. Tiene tres naves cubiertas con hermosas bóvedas de paraguas (recubiertas con cerámicas) que se culmina en el año 1602. Destacan las capillas de las Reliquias y del Sagrario (de los siglos XVII al XVIII) y el hermoso retablo alojado en el presbiterio. Por fuera llama la atención el campanario, recubierto con vistosos alicatados.

El crecimiento económico y demográfico del siglo XVIII, promovido por la Casa de Contratación y el consulado de Indias, propició que se edificara extramuros el interesantísimo edificio de la Catedral de Cádiz, inicialmente rococó y que se completará en 1853 en estilo neoclásico. En su interior, la Capilla Mayor recubierta por jaspes está presidida por un singular altar-tabernáculo de mármol y bronce; la Capilla de la Asunción tiene un bello retablo barroco del siglo XVIII. El excelente coro del año 1700 procede de la Cartuja de Santa María de las Cuevas. En el Museo Catedralicio, que se encuentra tras la cabecera, destacan las riquísimas custodia del Cogollo (gótica) y la custodia del Millón (barroca). Es posible subir a la Torre de Poniente (s. XIX), de setenta metros de altura, desde la cual se disfruta de una vista panorámica de la ciudad.

Cádiz está repleta de capillitas, iglesias y conventos. Merecen destacarse la Capilla de Nuestra Señora del Pópulo (s. XVI) y la Capilla de las Angustias (s. XVIII). La Iglesia de la Divina Pastora (s. XVIII), de vistoso y ornamentado interior; la Iglesia de la Palma (ss. XVII-XVIII), donde se guarda una interesante imagen barroca de la virgen titular; la Iglesia de San Antonio de Padua (ss. XVII-XVIII), de imponente frente barroco flanqueado por dos rotundas torres; la Iglesia de San José (s. XVIII), de proporcionado frente con torres y vistoso remate en forma de cúpula; la Iglesia de Santo Domingo (s. XVII), que contiene importantes retablos barrocos y un hermoso claustro; y el templo de los jesuítas conocido como Iglesia de Santiago (s. XVII), con un interesante retablo mayor y una pintura dedicada a la Trinidad.

dónde dormir en Cádiz
Barcos en la Playa de La Caleta

Por otra parte, son varios los conventos de fuerte arraigo en la ciudad, como el Convento de La Piedad (ss. XVII-XVIII), el Convento de San Agustín (s. XVII), el Convento de San Francisco (ss. XVIXVIII) y el Convento de Santa María (s. XVII), donde destaca la Capilla del Nazareno. Asimismo, en el interior del Oratorio de la Santa Cueva (s. XVIII) se pueden admirar varios trabajos debidos a Francisco de Goya.

El Oratorio de San Felipe Neri (ss. XVII-XVIII), situado en la calle Santa Inés, presenta una bellísima estructura de planta elíptica señalada por su célebre cúpula. En el altar se puede admirar una Inmaculada Concepción de Murillo. Es la sede del Centro de Interpretación de la Constitución de 1812, que completa la visión aportada por los materiales expuestos en el Museo de las Cortes de Cádiz, ubicado en el número 8 de la misma calle y donde se explica cómo era la ciudad en el siglo XVIII. Y en la Plaza de España, donde llama la atención la Casa de las Cinco Torres (s. XVIII), se sitúa el Monumento a las Cortes de Cádiz de 1812.

Entre los edificios civiles son destacables la Antigua Cárcel Real (s. XVIII), actualmente la Casa de Iberoamérica, y el Ayuntamiento (ss. XVIII-XIX), dotadas ambas construcciones de un elegante frente clasicista.

Uno de los edificios barrocos más interesantes de la ciudad es el Hospital de Mujeres (s. XVIII), de espectacular frente urbano y cuya capilla contiene retablos y una pintura de El Greco sobre la Visión de San Francisco.

Cádiz agrupa decenas de torres-mirador que subrayan su carácter militar y estratégico. Entre las residencias nobiliarias, que se reparten por el tejido urbano, son de interés el Palacio de las Cadenas (s. XVII), el Palacio del Almirante (s. XVII) y el Palacio de Aramburu (s. XVIII).

La oferta cultural gaditana se completa con varios museos temáticos dedicados a la cultura vinícola, la tauromaquia, los títeres y la importante tradición litográfica de la ciudad además del Gran Teatro Falla (1884-1905) construido en estilo mudéjar y así llamado en honor del compositor gaditano. El Teatro acoge diversos festivales de Teatro y Cine y es famoso también por ser el escenario del Concurso Oficial de Agrupaciones en el Carnaval.

Imprescindibles

dónde dormir en Cádiz
Catedral
plaza catedral cadiz
Ayuntamiento

Datos prácticos

Coordenadas

36° 31′ 0″ N, 6° 17′ 0″ W

Distancias

Sevilla 125 km, Madrid 651 km

Aparcamiento

Existen infinidad de zonas de pago habilitadas de aparcamiento en el casco urbano. En el entorno de la playa y del puerto hay aparcamientos públicos

Altitud

11 m

Habitantes

123 948 (2012)

Cabalgata de los Reyes Magos (5 de enero), Carnaval, Semana Santa, Corpus Christi, Noche de San Juan (23 de junio), Virgen del Rosario (octubre) y Tosantos (noviembre)

Festival Iberoamericano de la Música Manuel de Falla (mayo), Concurso Nacional de Cante por Alegrías (junio)

Abaniquería, Guarnicionería, Cerámica, Piel

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Comentarios

  • Clara Pillado 13 noviembre, 2016 at 2:38 am

    Gracias por compartir tan hermosa España, mi familia materna es oriunda de España y mi esposo tambien, solo estuve alli unas hermosas vacaciones. Quiza pueda volver y verla mejor. Hasta pronto.

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar