Qué ver en Medina Sidonia

El Balcón de la Bahía de Cádiz

Emplazada en lo alto de un hermoso cerro visible desde muy lejos, esta localidad milenaria fue capital de una provincia musulmana hasta ser asaltada por los vikingos. En su castillo fue asesinada la reina Blanca de Borbón. Además, desde el siglo XV dio nombre al ducado más antiguo de España. Esta es la historia y lo mejor que ver en Medina Sidonia.

Planifica tu escapada a Medina Sidonia

Los principales monumentos y parajes que ver en Medina Sidonia pueden recorrerse en un día. Para quienes deseen hacer excursiones de un día de duración, en los meses de buenas temperaturas una opción es tomar la carretera hacia las playas de ConilChiclana. Los amantes de la naturaleza, provistos de prismáticos y cámara de fotos, pueden pasar un día excelente en el parque natural Bahía de Cádiz. Unas opciones más urbanas y monumentales son las ciudades de Cadiz y de Jerez.

Dado que Medina Sidonia es un punto estratégico para hacer excursiones por la zona, conviene repasar los planes de turismo activo en Cádiz. Por último, os ofrecemos nuestras páginas de dormir y comer en Medina Sidonia para elegir bien qué tomar y dónde parar.

¿Quieres conocer este sitio?

De froma previa a comprobar lo que ver en Medina Sidonia recomendamos conocer algo su historia. De esta forma, la altitud y posición de su cerro motivó que fuera habitado desde al menos la Edad del Bronce Final. A tales momentos pertenece el importante yacimiento del Cerro de las Madres. Es posible que fuera fundada por los fenicios de Sidón, que dotarían de nombre a una población. Hacia el siglo I, los romanos la llamarían Assido Caesarina , llegando a ser una colonia regida por el derecho romano. Hay vestigios de un castellum con numerosas torres en lo alto del cerro. También de sus calles, viviendas y cloacas, bajo el actual casco histórico.

Por su importancia, los visigodos la convirtieron en capital provincial con el nombre de Asidona, estableciendo allí una sede episcopal. En el año 712 fue ocupada por las tropas árabes del general Muza. Los musulmanes la convertirían poco después en capital de la cora de Sidonia, que abarcaba el oeste de la actual provincia de Cádiz. En ella se erigió una medina que le dio el topónimo que ha pervivido hasta la actualidad. Los restos del alcázar del siglo XI y los hornos alfareros de aquella época son elementos que ver en Medina Sidonia hoy en día.

Llegado el 844, una gran flota vikinga desembarcó un ejército que invadió el oeste de Al-Ándalus. En su gesta conquistarían y saquearían la rica Medina Sidonia. Tan grande fue la destrucción que el califato decidió trasladar la capitalidad de la cora. Con ello, el territorio perdió la pujanza mantenida durante tantos siglos. Más tarde permanecería bajo el control del califato, la taifa de Sevilla, los almorávides y los almohades.

Después de ser parte de un protectorado castellano, desde la toma de Sevilla en 1248, Alfonso X el Sabio la conquistaría en 1264. Como otras localidades próximas al Reino de Granada, pasó a desempeñar un papel fronterizo que propició que recibiera el apelativo «de la frontera». El monarca la entregó, para su defensa, a la recientemente creada Orden Militar de Santa María de España. No obstante, dieciséis años después, durante la batalla de Moclín, murieron en combate la práctica totalidad de los caballeros de la Orden de Santiago. Ante este desajuste, la corona decidió que fuera esta la que absorbiera a la de Santa María. Así, los «santiaguistas» se encargaron a partir de entonces de proteger Medina Sidonia.

postal antigua La Plaza de España y el Ayuntamiento de Medina Sidonia
La Plaza de España y el Ayuntamiento de Medina Sidonia en una antigua fotografía

En 1361, en su castillo fue encerrada Blanca de Borbón, la repudiada esposa del rey Pedro I de Castilla. Pocos meses después fue asesinada allí por orden del Rey solo 22 años, tras siete años de encierros. Apenas convivió una noche con su esposo. Por su parte, Enrique II creó el ducado de Medina Sidonia para su hijo bastardo Enrique de Castilla, concediéndole el señorío. Al morir sin descendencia en 1404, el título revirtió a la Corona.

Llegado 1440, Juan II entregó el lugar al III Conde de Niebla Medina-Sidonia a cambio de varios pequeños señoríos. En los subsiguientes años, el Conde apoyó decisivamente al monarca en su lucha con los Infantes de Aragón. Gracias a ello, en 1445, recibió el título de duque de Medina Sidonia, el más antiguo de la Corona de Castilla y de toda España. Hacia 1472 el noble lograría que Enrique IV le confiriera a la población el título de ciudad, por los servicios prestados en la lucha contra los moros.

Siglos después, en el enero de 1810, las tropas napoleónicas se establecieron en la localidad gaditana. La ocupación francesa duraría hasta agosto de 1812. En ese periodo realizaron importantes modificaciones en el Castillo de Medina Sidonia, para prepararlo como cuartel. En 2001, la ciudad fue declarada Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural.

A continuación, lo mejor que ver en Medina Sidonia.

La visita comienza en lo alto del cerro, donde están las ruinas del Castillo de Medina Sidonia. Sobre un castellum romano y un alcázar musulmán, en el siglo XIII los caballeros de Santiago edificaron la actual construcción. Más tarde, sería reformada por los duques del lugar. Sus murallas estaban conectadas con el recinto amurallado de la ciudad, del que subsisten tres puertas de entrada.

Al este está la Puerta del Sol, muy restaurada. En la calle Vicario Martínez está la Puerta de Belén, llamada así por la imagen que hubo en su interior. Además, queda situada al lado de la Caballerizas del Duque (siglo XVI) y de un torreón que sirvió de guarnición. Muy raro resulta el llamado Arco de la Pastora, integrado por dos arcos de herradura datados en el siglo X, teniendo uno de ellos tiene columnas romanas. Anexa se erige la Fuente de la Salada, que también da nombre al arco.

Siguiendo con lo que ver en Medina Sindonia se alcanza la Plaza de la Iglesia Mayor, cuyo nombre se debe a la Iglesia de Santa María La Coronada (siglos XV-XVI). Su llamativa torre se concluyó en pleno siglo XVII. No obstante, el estilo del templo es claramente gótico plateresco con influencias mudéjares. Destaca su claustro y la efigie de alabastro que representa a Santa María (siglo XIII), traída por Alfonso X al conquistar la ciudad. También es muy relevante su retablo mayor plateresco. A través de un sinfín de esculturas narra la vida de Cristo y la Virgen. Su autoría está atribuida a Juan Bautista Vázquez el Viejo. El lugar cobija otras valiosas obras de arte, como un Crucificado del Círculo de Zurbarán e incluso un San Pascual de Martínez Montañés. Otras obras notables son la custodia plateresca (1575), el  coro (siglo XVI) y el órgano (1732).

Es recomendable acercarse a las bien conservadas Cloacas romanas. A través de un recorrido de 20 metros trasladan al visitante al siglo I. Muy cerca perviven fragmentos de calzadas del mismo período. En la bella y rectangular Plaza de España, conocida popularmente como La Alameda, se halla el Ayuntamiento de Medina Sidonia. Dicho edificio muestra una planta inferior barroca y una superior neoclásica. En esta última se ha puesto un reloj campana y el escudo en piedra de la ciudad. Además, el espacio contiene el Convento de San Cristóbal, donde desde 1651 las monjas agustinas rezan. Hoy se mantienen económicamente merced a su célebre obrador de repostería.

Restos del Castellum e Iglesia de Santa María la Coronada en Medina Sidonia
Restos del Castellum e Iglesia de Santa María la Coronada en Medina Sidonia

Entre los siglos XVI y XVII, después de dos cambios de ubicación, la comunidad de los Hospitalarios de San Juan de Dios erigieron la Iglesia de la Victoria. el conjunto lo completaba un convento, hoy desaparecido. El templo consta de tres naves, la central con un bellísimo retablo del Altar Mayor. Tal obra posee una imagen de San José y el niño atribuida a Martínez Montañés.

La visita a lo que ver en Medina Sidonia concluye en el barrio de Santiago. A través del hermoso conjunto de casas con balcones enrejados de la calle de La Loba, se llega a la Iglesia de Santiago el Mayor. El templo fue edificado por los caballeros que defendieron la ciudad en honor del patrono. El año de su inauguración fue 1384, recibiendo importantes reformas en los siglos XVI- XVIII. La iglesia, en estilo mudéjar, está encalada.

En el siguiente enlace, más planes en la provincia de Cádiz.

Imprescindibles

Campanario de la Iglesia de Santiago en Medina Sidonia
Campanario de la Iglesia de Santiago
Iglesia Santa María La Coronada en Medina Sidonia
Iglesia Santa María La Coronada

Datos prácticos

Coordenadas

36° 27′ 27.62″ N, 5° 55′ 38.18″ W

Distancias

Cádiz 45 km, Sevilla 121 km, Madrid 647 km.

Aparcamiento

Existen zonas de aparcamiento habilitadas en el casco urbano.

Altitud

337 m.

Habitantes

11863 (2012).

Las grandes fiestas que ver en medina Sidonia son estas. Belén Viviente (Navidad), Nuestra Señora de la Paz (24 de enero), Carnaval, Semana Santa y Corpus Christi.

Otros eventos que ver en medina Sidonia son la Feria de Junio, Jornadas de Puertas Abiertas (diciembre) y ExpoMedina (diciembre)

Forja, hierro, cerámica, cuero, jabones artesanos.

Otros destinos próximos


About the author

Otras noticias de interés
[vc_row][vc_column][vc_custom_heading text="Capital de Castilla y del barroco" font_container="tag:h2|text_align:left|color:%23000000" google_fonts="font_family:PT%20Sans%20Narrow%3Aregular%2C700|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal"] [vc_column_text]La capital castellanoleonesa es la ciudad del Más información
Cuando llega el frío uno de los mejores planes que hay es acurrucarse envuelto en Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]En España hay pueblos de cuento navideño dignos de formar parte de una historia de Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Puramente castellano, Montemayor de Pililla se sitúa en una gran ubicación. Apenas a 30 kilómetros Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Son muchas las ciudades españolas que cuentan con plazas espectaculares. Ya sea por sus estilos Más información