La Guardia Urbana de Barcelona ha cerrado al baño tres de las nueve playas de la ciudad por culpa de una excesiva presencia de personas. El episodio se ha repitió el sábado y domingo por las mismas causas. Esta situación se suma a un contexto difícil, en el que Cataluña ha notificado 994 nuevos casos de Covid-19, el 70% de ellos sucedido en el área metropolitana de la Ciudad Condal.

De esta manera, los agentes tuvieron que cerrar los accesos de las playas de Bogatell, Mar Bella y San Sebastià a causa de la excesiva afluencia de bañistas que allí se concentraron pese a que se mantiene la recomendación de no salir de los domicilios a no ser que sea imprescindible. Así, la Generalitat ha tenido que actuar con el cierre de estas playas como medida para tratar de evitar más contagios de coronavirus.

El mismo episodio ocurrió el sábado 18, en el que la Guardia Urbana de la capital de Cataluña cerró por la tarde los accesos esta vez a cinco playas de la ciudad como consecuencia también de las aglomeraciones. En el día de ayer, domingo 19, entre los bañistas se encontraban muchos grupos de jóvenes de los cuáles algunos excedían el límite máximo de diez personas.



 

Por su parte, el Plan Territorial de Protección Civil de Cataluña (también conocido como Procicat) estableció ayer por la tarde que las playas no deben cerrarse. No obstante, comunica a los ayuntamiento que deben vigilar el aforo y velar por el cumplimiento de las normas, entre las que se encuentra la relacionada con la distancia de seguridad.