Oñati

La Toledo vasca

Este antiguo señorío feudal enclavado en lo más recóndito de las montañas guipuzcoanas fue una de las escasas excepciones en el sistema social igualitario guipuzcoano. Eso no le impidió ser durante siglos la única sede universitaria vasca, acumular monumentos o protagonizar una famosa festividad del Corpus. Estos últimos atractivos motivaron que el pintor Ignacio Zuloaga la denominara “La Toledo vasca”.

Planifica tu escapada a Oñati

La visita a Oñati puede suponer una mañana dedicada a recorrer sus bellas y monumentales calles. La tarde se puede dedicar el sorprendente Santuario de Arantzazu; situado en el Parque Natural de Aizkorri. Por ello Oñate es base para poder aprovechar numerosas posibilidades de senderismo en éste último espacio natural. La buena gastronomía de la zona y los lugares donde parar los tratamos en nuestra página especializada Dormir y Comer en Oñati.

¿Quieres conocer este sitio?

Desde alrededor del año mil el conjunto de aldeas asentadas en los alrededores de la actual Oñati fue señorío de la familia Vela. En 1370 pasó al linaje alavés de los Guevara, condes de Oñate, por merced del rey Enrique II. Una de estas aldeas primigenias, la que rodeaba la ermita de Santa Marina, creció más rápido que las demás, ampliando su templo bajo el patronazgo del conde.

Como los señores feudales de otras latitudes los Guevara cobraban impuestos, impartían justicia y ejecutaban sus sentencias, mandaban sobre las tropas y elegían a los alcaldes, todo ello por derecho hereditario. Este linaje humillaba a los habitantes de Oñati hasta el extremo de que se les llegara a llamar peyorativamente txantxiku cuyo significado es ranas por sus servidumbres feudales. Los Guevara hicieron continuamente frente a la oposición vecinal, liderada por ricoshombres o nobles locales que trataron de lograr la anexión a las Hermandades de Guipúzcoa o de Álava.

Durante las guerras de Bandos, los Guevara fueron unos de los principales linajes gamboínos, lo que motivó que la mayoría de los hidalgos de Oñati se adscribieran al bando rival, el oñacino. En el año 1388 los oñacinos provocaron una sangrienta revuelta que puso en jaque al señor y su mesnada durante varios meses. Finalmente, alcanzaron un pacto por el cual los hidalgos podrían elegir el alcaide de la localidad, aunque esta designación debía ser ratificada por el conde. De cualquier modo, la violencia se fue intensificando hasta que, en 1448, las tropas de los Guevara incendiaron la vecina Mondragón, cuyos villanos apoyaban a sus enemigos locales. El XIII Señor de Oñate tuvo la habilidad de apoyar a los Reyes Católicos los cuales le nombraron conde en 1481, afianzando así su poder sobre la localidad.

En 1534, el oñatiarra Rodrigo Mercado de Zuazola que había sido consejero de los Reyes Católicos y amigo del Cardenal Cisneros, decidió fundar una universidad en su pueblo natal, comenzando así el arduo proceso de autorizaciones y donaciones. En 1452 siendo obispo de Ávila comenzó las obras de este edificio que concluiría en 1545, cuando entregó el patronazgo de la nueva Universidad del Sancti Spiritus de Oñati al emperador Carlos V y a sus descendientes. El concejo formado por los vecinos de Oñati contribuyó a financiar las obras y durante siglos aportó fondos para sus cátedras.

El 29 de agosto de 1839, el generalísimo Espartero y el general carlista Maroto firmaron en el palacio de Lazarraga un convenio de paz que se haría efectivo días después en Bergara, y que pasaría a la historia de Oñati.

Centro de Oñati en los años 50 del siglo XX

A pesar de que los señoríos fueron abolidos legalmente durante la guerra Carlista en 1837, no fue hasta 1845 cuando Oñati se unió formalmente a Guipúzcoa.

Las sucesivas guerras que asolaron Guipúzcoa desde finales del siglo XVIII hasta finales del XIX impidieron el normal funcionamiento de su universidad, que fue clausurada en 1842 y reinstaurada como Universidad Libre de Oñati en 1896, siendo clausurada de nuevo en 1901. Actualmente, el edificio es sede del Instituto Internacional de Sociología Jurídica, el Archivo Provincial de Guipúzcoa y el Instituto Vasco de Administración Pública.

Oñati es uno de los lugares más atractivos y monumentales de Guipúzcoa. Está enclavado en un rico valle rodeado de montañas y cuenta con un interesante patrimonio artístico entre el que destaca especialmente el Santuario de Arantzazu, situado en el barrio del mismo nombre.

El casco urbano de la localidad muestra un trazado plagado de grandes conventos, iglesias y casas señoriales, especialmente concentrados en torno a la Plaza de los Fueros / Foruen Enparantza. Proponemos empezar nuestra visita precisamente por esta plaza, diseñada por Mariano José de Lascurain, configurada como un gran espacio urbano ocupado al norte por una gran manzana porticada y abierto al sur hacia el río. En ella se encuentran el Ayuntamiento (1778) con su espectacular fachada de estilo barroco francés; la Casa Lazarraga, gótica del siglo XV y la Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel, de los siglos XV y XVI, que cuenta con un magnífico claustro gótico flamígero con la particularidad de estar construido sobre el río Ubao que corre canalizado bajo el mismo. En su interior sobresale la Capilla de la Piedad, el retablo mayor barroco y la cripta.

Otra plaza importante en Oñati es la de Santa Marina, un espacio urbano codificado entre los siglos XVI y XIX en el que se alzan tres interesantes palacios del siglo XVIII: la Casa Madinabeitia y la Casa Antia, ambas barrocas; y la Casa Baruena, un edificio de transición del barroco al neoclásico con una fachada de doble arquería. La Casa Baruena perteneció al barón de Areizaga, suegro del conde de Peñaflorida; la Casa de Moyua actualmente alberga la sede de la Casa de Cultura. Desde aquí se llega a la rotonda tras la que se alza la Hospedería y Monasterio de Bidaurreta. Este conjunto fue mandado construir en 1510 por Juan López de Lazarraga, contador de los Reyes Católicos y su esposa Juana de Gamboa para dar cobijo a sus sepulcros. De estilo renacentista aunque con elementos góticos y mudéjares, en el interior de su iglesia destaca el gran retablo barroco de madera no cromada sobre el que se disponen excelentes tallas santorales a tamaño real presididas por un balcón al que se asoma la Virgen de la Asunción. En el templo también se encuentra el sepulcro de los fundadores y otras 218 sepulturas de distintas familias de Oñati.

Entre los edificios civiles de la villa se puede reseñar la Casa Torre de Zumeltzegui, residencia de los condes de Oñate; la Casa Hernani del siglo XVI y la Torre de Zubiaur de estructura claramente defensiva. Pero el más significativo de todos ellos es el de la Universidad Sancti Spiritus situada en uno de los accesos principales a la ciudad. Construida en el siglo XVI, su fachada equilibrada y serena es el mejor y más claro ejemplo renacentista de toda Guipúzcoa. En su interior el claustro y el techado mudéjar completan el conjunto labrado en parte por Pierre Picard, hijo del arquitecto responsable de erigir la Catedral de Burgos.

Otro elemento interesante en el patrimonio de la ciudad, situado en frente de la Universidad, es el Molino de San Miguel actualmente reconvertido en museo. El molino pertenecía al complejo del monasterio de San Miguel y dependía directamente de los condes de Oñate que cobraban parte de sus diezmos a través del mismo. En la actualidad, el molino-museo guarda elementos originales y otros traídos de otros lugares que muestran el proceso completo de la molienda.

Plaza de los Fueros / Foruen Enparantza

La Cueva de Arrikrutz cerca del Santuario de Arantzazu es un complejo subterráneo de gran valor espeleológico. Su visita muestra el complejo kárstico plagado de enormes estalactitas que se encuentra a cincuenta y cinco metros de profundidad, donde se han llevado a cabo importantes descubrimientos arqueológicos, como el esqueleto de un león de las cavernas, el primero hallado en toda España.

Lo cierto es que hay que ver Oñati durante la Fiesta del Corpus Christi , que se viene celebrando desde 1476 y que ha ido ganando vistosidad con el tiempo, constituyendo una de las procesiones y bailes más singulares del País Vasco.

Imprescindibles

Palacio de Lazarraga
Universidad Sancti Spiritus

Datos prácticos

Coordenadas

43° 2′ 0″ N, 2° 25′ 0″ W

Distancias

Donostia-San Sebastián 75 km, Bilbao 74 km, Madrid 396 km

Aparcamiento

Alrededor del casco histórico se puede estacionar gratuitamente. También hay dos parkings municipales con una tarifa muy básica

Altitud

230 m

Habitantes

11 202 (2013)

Corpus Christi (fecha variable entre mayo o junio), San Miguel (29 de septiembre), Virgen del Rosario (primer domingo de octubre)

Concurso de Perros Pastores (fiestas de San Miguel)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar