Astigarraga

La capital de la sidra vasca

A escasos kilómetros de Donostia-San Sebastián, el antiguo señorío feudal de los Murgia es la más famosa productora de sidra natural del País Vasco. Es una buen lugar desde el que visitar San Sebastián y otros lugares del Este guipuzcoano.

Planifica tu escapada a Astigarraga

El recorrido del centro de interpretación de la sidra y la visita a su casco urbano pueden hacerse en unas tres horas. Se trata de un pueblo muy frecuentado por los amantes de la sidra, a cuyas sidrerías acuden a comer y beber; escasos son los los agroturismos (casas rurales) y pensiones donde quedarse a dormir, pero pueden ser un lugar de pernoctación barato y agradable para visitar San Sebastián, el diminuto Pasajes de San Juan y las localidades fronterizas de Hondarribia e Irún. Muy cerca está el parque natural de la Peñas de Aya, con variadas opciones de turismo activo. En nuestra página de dormir y comer en Astigarraga explicamos la gastronomía local y donde quedarse.

¿Quieres conocer este sitio?

Emplazada en la falda del monte de Santiago o Santiagomendi, Astigarraga debe su nombre a su ubicación, en un antiguo bosque de arces (astigar en euskera). La localidad nació en la Alta Edad Media como enclave de paso de la ruta jacobea del norte y en torno a la ermita de Santiago, que ejercía de parroquia de los lugareños. La poderosa familia banderiza de los Murgia promovió hacia el siglo XIII la construcción de la iglesia de Santa María de Murgia, que situó justo al lado de la torre de su linaje con el fin de atraer a su jurisdicción a parte del campesinado que acudía a la ermita.

Los Murgia fueron propietarios de la gran mayoría de los activos de la zona, lo que obligó a los aldeanos a firmar en 1332 (ó en 1420, no hay acuerdo sobre la fecha) una concordia por la que quedaban sometidos a diversas cargas de trabajo de naturaleza feudal. A mediados del siglo XV los Murgia participaron en las luchas de los Parientes Mayores (nobleza local) contra la Hermandad de Guipúzcoa (milicia de los Villanos) apoyada por Enrique IV de Castilla y, por eso, en 1457 el monarca ordenó el asalto y desmochado de su casa-torre.

Esto no impidió que el poderoso linaje siguiera ejerciendo su jurisdicción señorial sobre los habitantes de la comarca, generándose un continuo forcejeo entre la familia y los pobladores acerca de la jurisdicción.

En 1598 los residentes en el núcleo urbano de Astigarraga erigieron una casa de reunión concejil como paso previo para su emancipación, pero los vecinos no conseguirían desgajarse hasta 1660, después de pagar una enorme cantidad de dinero por su libertad. Entonces crearon un ayuntamiento propio y empezaron a enviar representantes a las Juntas Generales de Guipúzcoa, ocupando la posición sexagésimo segunda. No obstante, los habitantes del resto del territorio de Murgia continuaron bajo el mando del Señor. De hecho, la demarcación de Murgia permanecería bajo jurisdicción señorial hasta 1840, al finalizar la primera guerra carlista, cuando se derogaron todos los señoríos y se incorporó al ayuntamiento de Astigarraga. En 1845 se constituyó como municipio.

astigarraga foto antigua
Astigarraga

Tras la guerra civil de 1936, la historia de Astigarraga cambió y pasó a ser un barrio de San Sebastián, hecho que benefició a la capital, que vio crecer notablemente su población. Una vez reestablecida la democracia se planteó un referéndum en el que se decidió la independencia municipal de la localidad, lo cual no tendría carácter efectivo hasta 1987.

El principal atractivo que hay que ver en Astigarraga no entra por los ojos, sino por la boca: es la sidra. Y es que esta localidad es uno de los principales centros de elaboración tradicional de esta bebida en el País Vasco. Coincidiendo con la temporada de la sidra, desde enero hasta mayo, la ciudad se vuelve un gran centro de peregrinación gastronómica. Los turistas acuden a raudales desde diversos puntos del país para degustar este licor en cualquiera de las sidrerías o sagardotegia que, en un número superior a la veintena, se reparten por la localidad. Durante estos meses, especialmente en los fines de semana, el ambiente de la ciudad se rejuvenece y el gusto de la sidra almacenada en kupelas (barricas) de madera se confunde con los aromas del menú tradicional vasco: bacalao, chuletas, nueces y queso.

Entre trago y trago, el visitante puede disfrutar de la Sagardotexea, el Museo de la Sidra. Este es un antiguo caserío adaptado como centro de interpretación, que explica la relación existente entre la cultura vasca y la sidra. Además, también se visita un manzanal anexo y se pueden degustar diversas sidras locales.

El municipio agrupa dos núcleos diferenciados: abajo, el principal, en torno al río Urumea, sobre los terrenos que antaño controlaban los señores de Murgia; y arriba, el barrio de Santiago, cuyas construcciones se extienden por el monte de Santiagomendi, en cuya cima se encuentra la ermita dedicada al apóstol.

En su vertiente monumental, Astigarraga ofrece interesantes atractivos. En lo alto del cerro que domina el núcleo de población está la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, de estilo gótico, construida en el siglo XIII con piedra de sillería y sujeta durante años al patronazgo del Señorío de Murgia. Tiene planta de cruz latina y bóvedas de crucería. Al lado de la iglesia está el Palacio de Murgia. El edificio que se observa hoy en día fue acabado en 1759 y reacondicionado en el siglo XIX, pero se alza sobre los restos de una torre preexistente de la Edad Media, época en la que ejerció funciones eminentemente militares. Tiene planta rectangular y consta de planta baja y dos alturas con cubierta a cuatro aguas. Está rodeado de un bello y extenso jardín y en su fachada se puede ver el escudo de armas de los señores de Murgia. Desde mayo de 1995 es propiedad del ayuntamiento por cesión de la familia propietaria.

palacio mugia astigarraga
Palacio de Murgia

Otro edificio reseñable es la Casa Consistorial, una espléndida edificación de grandes proporciones levantada en 1743. Sigue la tipología propia de este tipo de edificios, con planta baja porticada y amplio zaguán. En la cima del monte de Santiago, desde la que se disfruta de una inmejorable panorámica, se encuentra la edificación que está en el origen de la localidad: la Ermita de Santiagomendi. El edificio actual es de 1525, aunque existió un inmueble anterior del siglo XIII. Es una modesta construcción de planta rectangular con nave única y ábside recto, que sufrió graves daños durante las guerras carlistas y la civil de 1936. Junto a la primitiva ermita se halla ahora la Escuela Medio Ambiental-Albergue de Santiagomendi.

Terminaremos nuestra visita recomendando el Fuerte de Txoritokieta, que se alza en el extremo nororiental del municipio, en el monte de Txoritokieta. Es una relevante obra de ingeniería y arquitectura militar construida a finales del siglo XIX que fue excavada en roca viva y ejecutada en sillería, buscando proteger el flanco meridional del fuerte de San Marcos.

Imprescindibles

dónde dormir en Astigarraga
Museo de la Sidra
dónde dormir en Astigarraga
Parque del Centro de Interpretación

Datos prácticos

Coordenadas

43° 17′ 0″ N, 1° 57′ 0″ W

Distancias

Donostia-San Sebastián 7 km, Bilbao 101 km, Madrid 454 km

Aparcamiento

Sin dificultad

Altitud

25 m

Habitantes

5304 (2013)

Santa Ana (26 de julio)

Sagardo Berriaren Eguna, presentación de la nueva cosecha de sidra (miércoles anterior al día de San Sebastián) Día de la Manzana (último domingo de julio)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar