Que ver en Sagunto – Sagunt

Escenario de míticos asedios durante dos milenios

La antigua Murviedro es una ciudad repleta de yacimientos arqueológicos y ruinas que recuerdan las gestas de los habitantes de esa colina durante más de dos milenios de historia.

Planifica tu escapada a Sagunto

Este municipio, capital de la comarca del Campo de Murviedro, es conocido por su excepcional centro histórico. La ciudad de Sagunto cuenta con numerosos atractivos como el Castillo ubicado en una colina desde donde el viajero disfrutará de unas impresionantes vistas del mar y todo el lugar, numerosas Plazas, un teatro romano o la Casa del Mestre Peña. La escapada a este lugar y sus alrededores ocupará al menos una mañana aunque es posible completar la visita recorriendo el histórico municipio de Lliria u optar por hacer senderismo en el fabuloso Parque Natural Sierra Calderona. También hay mucho que comer en la zona, por ello recomendamos que visites nuestra página Dormir y Comer en Sagunto donde encontrarás toda la información que necesites sobre locales y hospedajes del lugar.

¿Quieres conocer este sitio?

Los primeros vestigios de Sagunto se encuentran en yacimientos como el Pic dels Corbs, Aixeve, Picaio y l’Albardeta, de la Edad de Bronce. Hacia el siglo V a. de C. los íberos edificaron una ciudad amurallada denominada Arse, de gran desarrollo cultural y económico, merced a su comercio con griegos y fenicios. Al ser una ciudad aliada de Roma, en el año 219 a. de C., el general cartaginés Aníbal la asedió durante ocho meses hasta que los últimos defensores quemaron sus tesoros y se suicidaron colectivamente. Siete años más tarde la ciudad sería recuperada por los romanos, que la bautizaron como Saguntum, llegando a tener 50 000 habitantes. Posteriormente sería destruida por los visigodos.

En el año 713 los árabes tomaron Sagunto, a la que denominaron Morbyter. Los musulmanes levantaron baños, una mezquita, palacios y una escuela, pero fue perdiendo protagonismo comercial en beneficio de la cercana Balansiya (Valencia).

En 1098 fue conquistada por el castellano Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid Campeador, realizando en sus inmediaciones algunas de sus más asombrosas gestas. Los musulmanes la retomarían, conservándola hasta 1238, año en que fue tomada por el monarca aragonés Jaime I el Conquistador, llamándola Murviedro (castellano) o Murvedre (valenciano), que proviene de Muri Veteres (en latín, muros viejos), nombre que se conservaría en la historia de Sagunto  durante seis siglos.

Se pueden ver rastros de los edificios judíos en la actual calle del Antigons, próxima al Teatro Romano, entre otros de su sinagoga, que fue adaptada para ser la ermita de la Cofradía de la Sangre.

Entre septiembre y octubre de 1811, durante la Guerra de la Independencia, fue asediada por un ejército diez veces superior en número, comandado por el mariscal Suchet. El 26 de octubre, al ser derrotado en sus inmediaciones el 2º Ejército español y desaparecer las posibilidades de ser socorridos, los soldados de Sagunto pactaron su entrega, y sus enemigos le concedieron el honor de salir desfilando con sus banderas desplegadas y las bayonetas caladas en sus fusiles. El ejército francés fortificaría la colina, consiguiendo resistir en Sagunto hasta incluso después de que sus ejércitos salieran de la Península en 1814.

Tras la revolución de 1868, el nuevo Gobierno Provisional, siguiendo la moda romántica de la época, decidió reponer a la ciudad de Murviedro su antiguo nombre romano: Sagunto. Seis años después, en diciembre de 1874, el general Martínez Campos se pronuncia con la guarnición a favor del joven Alfonso XII, poniendo fin a la I República. Un año después el nuevo monarca concedería a Sagunto el título de “Muy ilustre y leal villa de Sagunto”, por ser la primera población en reconocerle como rey.

plaza armas sagunto
Antigua postal de la Plaza de Armas y el Museo Histórico-Militar en el Castillo

En el siglo XX se ha desarrollado una potente industria siderúrgica, generándose el actual núcleo urbano del puerto. Con la crisis y el cambio de rumbo de la economía, en los años 80 se cerró el último gran horno que existía en la localidad.

La ciudad se halla distribuida en torno a dos núcleos principales: el casco histórico o Sagunto-ciudad, que se despliega en la falda del castillo y del teatro romano, y el Puerto de Sagunto, a 5 kilómetros del casco histórico.

Empezaremos nuestra visita en su Castillo, declarado Monumento Nacional, en 1931, y construido sobre el antiguo emplazamiento de la ciudad de Arse. Todos los conquistadores han dejado su impronta en sus muros.

La fortaleza sigue conservando su tradicional estructura en siete plazas. La más oriental es la Plaza de la Almenara, denominada Saluquia por los árabes, con aljibes y pavimentos romanos. La Plaza de Armas o de Santa María Magdalena está rodeada de vestigios de la acrópolis, del foro romano, templos, fustes de columnas y una cisterna romana tallada en la roca. La parte de la alcazaba de los árabes se denomina Plaza de la Conejera o Plaza de los Nuevos Pilares debido al aljibe de su ángulo norte. En la parte más elevada se halla la Plaza de la Ciudadela. En la parte occidental se sitúa la Plaza del Dos de Mayo, llamada así por lucha contra las tropas del mariscal Suchet durante la guerra de la Independencia. Además, la Plaza de San Fernando y la Plaza de Estudiantes.

A los pies del Castillo se localiza el Teatro Romano, construido en el siglo I apoyando su cávea o graderío en una concavidad de la colina. Su excelente acústica motiva que siga siendo escenario de espectáculos. Por su importancia, fue el primer edificio en ser declarado Monumento Nacional, en 1896. El Circo Romano (ss. II-III) está enterrado bajo el núcleo urbano y sólo resultan visibles algunos restos, sillares de gran tamaño de un acceso, junto al río Palancia.

En la bajada del castillo por la calle que lleva su nombre encontramos el Museo Arqueológico de Sagunto, conocido popularmente como la Casa del Mestre Peña. Destacamos la colección de epigrafía latina, la de mosaicos, especialmente el Suplicio de Dirce, y la sección ibérica, que incluye un extraordinario Toro, de piedra caliza, del siglo IV a. de C.

Por la misma calle se llega al antiguo barrio judío, en el que hay que ver en Sagunto el Portalet de la Judería o Portalet de la Sang, nombre procurado por la Ermita de la Sangre, templo barroco del siglo XVII, con planta de cruz latina de una sola nave. En su cúpula sobre el crucero están representadas escenas de la Pasión de Cristo. Guarda los pasos de la Semana Santa saguntina, realizados a finales del s. XV.

teatro romano sangunto
El Teatro Romano

La cercana Plaza Mayor es un espacio porticado que incluye tres columnas romanas, la Puerta de Almudín, el Ayuntamiento de fachada neoclásica y la Iglesia de Santa María. Éste Monumento Nacional fue levantado, en el siglo XIV, en estilo gótico valenciano, sobre la planta rectangular de enorme anchura de la mezquita; fue dividido en tres naves de similar altura separadas por pilares octogonales y con capillas laterales. La puerta principal barroca, con columnas platerescas, es del siglo XVII. Adosados a la cabecera de la iglesia, en la calle Sagrari, se encuentran los restos de una muralla íbera (S. IV a. de C.) vestigio del terrible asedio de Aníbal; es llamada popularmente Templo de Diana.

En el arrabal del Salvador se encuentra la Iglesia del Salvador, del siglo XIII, buen ejemplo de gótico valenciano primitivo que cuenta con una portada única de estilo románico con arco de medio punto. Su ábside poligonal está cubierto con una bóveda de crucería; el campanario es de base rectangular.

A cinco kilómetros del casco histórico está el puerto y la zona litoral, dotada de excelentes playas y numerosos establecimientos hosteleros.

Imprescindibles

Catedral
iglesia santa maria jativa
Iglesia de Santa María

Datos prácticos

Coordenadas

39° 40′ 35″ N, 0° 16′ 24″ W

Distancias

Valencia 25 km, Madrid 377 km

Aparcamiento

Parking La Mezquita

Altitud

49 m

Habitantes

65 238 (INE)

San Antonio Abad (dos días en torno a la festividad del santo, el 16 de enero), San Vicente Ferrer (22 de enero), Fallas (marzo), Semana Santa, Virgen de los Desamparados (segundo domingo de mayo), San Cristóbal (el domingo más cercano al 10 de julio), Fiestas patronales en honor de los Santos Mártires Abdón y Senén (segunda quincena de julio), Virgen de Begoña (primera quincena de agosto), Fiestas en honor de San Ramón Nonato (última semana de agosto), Fiestas en Honor de la Virgen del Buen Suceso (primera decena de septiembre), Fiestas de moros y cristianos (primer fin de semana de octubre), Fiestas del Barrio Biensa (última semana completa de Septiembre)

Mercado de Reyes (del 2 al 5 de enero), Representaciones en el Teatro Romano

Botijo de corcho, conocido popularmente como colxo o colxa que en la actualidad tiene una función puramente decorativa

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar