Que ver en Manresa

Inspiración de San Ignacio de Loyola

Manresa es una importante ciudad medieval situada en el centro de Cataluña e íntimamente unida a la figura de San Ignacio de Loyola, que allí escribió sus Ejercicios. Conserva un importante conjunto monumental presidido por su excelente Seu.

Planifica tu escapada a Manresa

Hay que ver en Manresa la cueva de San Ignacio, su colegiata, el centro de interpretación medieval y numerosos edificios religiosos y grandes casas; prevér un día entero de visita para abarcar lo principal que ver en Manresa, una ciudad con muchos lugares interesantes. Quien decida hospedarse allí puede continuar por la autopista en dirección norte y visitar durante un par de horas la rebelde población de Balsareny; para luego continuar la escapada hacia el oeste hasta la imponente Cardona. En la localidad hay varia empresas de turismo activo que ofrecen ascensiones en globo y otras alternativas por el cercano Parque Natural de Sant Llorenç de Munt. Además, esta ciudad tiene una completa oferta gastronómica, pudiéndose elegir y reservar en la página Dormir y Comer en Manresa.

¿Quieres conocer este sitio?

El yacimiento neolítico de Viladordis se remonta al Neolítico. La colina del Puigcardener, sobre un cruce de caminos, fue poblada por los íberos en el S. VI a. de C. y desde finales del siglo I por los romanos. En los últimos años del Imperio fue apodada Minorisa (mano rasa) por su reiterado asalto por parte de los pueblos godos.

Los árabes permanecieron muy poco tiempo en la zona y desde el 785 estuvo prácticamente despoblado. Se integró en la Marca y comenzaron las disputas entre los nobles locales y los condes del imperio carolingio por el control de la zona. Así, en el año 827 Aissó y los godos rebeldes a los francos asaltaron el lugar. Wifredo el Velloso la volvería a ocupar avanzado el siglo IX. Hacia el año 842 los árabes saquearon Manresa. Tantas destrucciones motivaron que sea considerado el año 889 como el de la fundación de la ciudad, haciéndose frecuente el nombre Manresa desde el siglo X.

En 1231 en rey Jaime I visita Manresa y ratifica su condición de ciudad de forma oficial. A partir del siglo XIV este núcleo urbano celebra ferias periódicamente y crece. El rey Pedro IV favorece a la ciudad y se aloja en ella en no pocas ocasiones. Pero las crisis de salud pública encabezadas por la implacable peste negra y las consiguientes hambrunas acarrearon la pérdida de población.

Entre 1522 y 1523 permanece en Manresa San Ignacio de Loyola, quien deja una honda huella en la memoria de la localidad; ahí escribe sus Ejercicios Espirituales.

En los siglos XVII y XVIII la ciudad será reconocida por su producción de seda. En 1714 es nombrada residencia del corregidor que administra varias de las antiguas veguerías circundantes.

seu manresa fotografia antigua
La Seo y antigua pasarela

En sus inmediaciones tuvo lugar la célebre Batalla del Bruc, en 1808. En marzo de 1892 los catalanistas redactaron allí las Bases de Manresa, declaración constituyente que es el precedente del ente autonómico actual. En julio de 1936 los milicianos quemaron las iglesias del Carmen, San Miguel y los Predicadores.

Comenzamos la visita por la Seu, o Colegiata-Basílica de Santa María, un imponente templo gótico de planta salón levantado entre los siglos XIV y XV en el solar de una iglesia prerrománica. Con apariencia de catedral, su fachada principal tiene un hermoso rosetón neogótico del siglo XIX; su portada es románica (s. XII). Del siglo XVI queda el campanario (desmochado en el asalto de 1936) y una cripta para acoger las reliquias de los patronos de Manresa. También es sobresaliente el claustro del siglo XVIII. Destacamos los retablos góticos de San Marcos (s. XIV) y del Espíritu Santo (s. XIV). El Museo Histórico de la Seu se encuentra alojado en un espacio próximo al antiguo baptisterio. Destacamos su crucificado románico, los relicarios y el frontal florentino.

Una de las citas imprescindibles que ver en Manresa es la Santa Cova de Sant Ignasi, el lugar donde el santo jesuita buscó la paz necesaria para escribir sus célebres Ejercicios Espirituales. Así, a partir de la cavidad primitiva se fue concibiendo un imponente templo-santuario. La iglesia barroca se alza a mediados del siglo XVIII. Sobresale su retablo dedicado a la Santísima Trinidad donde curiosamente se representa una paloma negra; no faltan las imágenes de San Ignacio y San Francisco Javier. Su frente es un auténtico monumento a la Compañía de Jesús, donde se recuerdan  sus principales protagonistas y dogmas. En la coveta hay un retablito de alabastro (s. XVII) en que aparece el santo trabajando.

El santuario y la figura de San Ignacio llegaron a inspirar tempranamente al importante artista conceptual Joseph Beuys, quien realizó su obra titulada Manresa (1966) bajo esa influencia. Una escultura posterior recuerda esa relación habida entre el santo y el artista.

Aparte existen diversas capillas como la del Remei (s. XVII), de reducidas dimensiones y con fachada coronada por una espadaña. Otro ejemplo es la Capilla de Sant Marc que todavía muestra parte de su traza bajomedieval, muy cerca del Pont Vell (s. XII y XX), situado sobre el cauce del río Cardener, que resultó prácticamente destruida en 1939 y está asociada a una leyenda local según la cual el paso estaba literalmente tomado por el diablo con lo que hubo de buscar la intermediación de las reliquias de San Valentín para librarlo de ese mal.

basilica manresa
Basílica

Para comprender mejor el esplendoroso pasado medieval se ha habilitado un Centro de interpretación en la calle del Balç. Es recomendable contemplar fragmentos de la Muralla medieval a través del camino dels Corrals. No faltan tampoco puertas de entrada como la denominada Torre de Sobrerroca (ss. XIII-XIV).

La intensa huella jesuítica de la ciudad de Manresa se puede rastrear a través de construcciones como el Colegio de San Ignacio (s. XVIII), dotado de un imponente claustro clasicista. Es la sede del Museo Comarcal de Manresa, con colecciones arqueológicas y de cerámicas medievales.

El Convento de Santa Clara es una hermosa construcción medieval reformada parcialmente, en 1904, en estilo modernista. En la plaza Mayor se halla la sobria Casa de la Vila (s. XVIII) con soportales en la parte inferior. El Palacio de Justicia (S. XVII) presenta un espectacular frente.

Y por el casco urbano se encuentran diseminados viejos caserones como el de Torres Bages Argullol (S. XVIII), con llamativa decoración en el piso superior. En la plaza de L’Om se encuentra la Casa del Señor Jaume del siglo XVII y conocida porque alojó durante largo tiempo a una saga de artistas locales, los Grau. En el interior del inmueble son llamativas las estructuras ojivales. Al lado está la elegante Ca L’Oller(S. XVIII), reformada y con un hermoso patio.

Otras viviendas interés son la de Davant (1907) en que sobresalen sus baterías de miradores y, en la plaza de Sant Domènec, la Casa Torrents (1905), del mismo estilo. En ese entorno está Can Jorba, construcción adscrita a un lenguaje art-decó que alojó unos conocidos almacenes. La Casa Lluvià (1908) rodeada de un jardín está junto al Casino (1906), en el Paseo Pere III, de espectacular traza a cargo de Ignasi Oms. También en ese mismo eje comercial está uno de los edificios noucentistas más representativos de Manresa: el Teatro Kursaal (1926) que dispone de un singular patio columnado que anticipa su clasicista fachada.

Entre las joyas modernistas de la ciudad destaca el Quiosco del Arpa (1917), donde se emplean de forma muy llamativa elementos de forja.

Antes de abandonar Manresa recomendamos recorrer parte del antiguo camino medieval incluido en el Parque de la Sèquia, por una acequia construida en el siglo XIV para llevar el agua procedente de Balsareny; allí está el Museo de la Técnica, instalado en los depósitos construidos en el siglo XIX para almacenar el agua.

En el cercano Viladordis se halla el Santuario de la Salud. Edificio románico de los siglos XII y XIII, con un estilizado campanario. Guarda una bella una imagen de la Virgen con el Niño del siglo XIV.

Imprescindibles

Dónde dormir en Manresa
Colegiata de Santa María de Manresa
Dónde dormir en Manresa
Pont Vell

Datos prácticos

Coordenadas

41° 43′ 35″ N, 1° 49′ 45″ E

Distancias

Barcelona 70 km, Madrid 572 km

Aparcamiento

Estacionamiento municipal en la Plaza del Milcentenari

Altitud

250 m

Habitantes

76 570 (2012)

Fiestas de la Llum (Luz, el 21 de febrero), Semana Santa, Fiesta Mayor (último domingo de agosto y primer lunes)

Feria de l’Aixada (febrero), Festival Internacional de Cine Negro (octubre), Feria Mediterrania de Manresa (noviembre), Jornadas del Bacallà al Bages (noviembre / diciembre)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar