Cardona

El castillo del rey sin corona

Una villa fortificada, rodeada de yacimientos de sal, es conocida por albergar en su recinto fortificado una de las joyas del románico catalán, la Colegiata de San Vicente.

Planifica tu escapada a Cardona

Éste es un destino para un día completo de visitas. Después de pasear por sus casco histórico, al menos hay que ver en Cardona el castillo, la colegiata y su centro de interpretación medieval; y antes de marcharse conviene dirigirse al cercano Parque de la montaña de la Sal. Para más detalles, consultar el apartado de esta página Qué ver en Cardona. Es una buena idea pernoctar en éste pueblo tan especial y hacer desde allí interesantes excursiones de un día de duración a lugares monumentales; hacia el norte está el pueblo de Berga, hacia el oeste Solsona y en dirección sur: Manresa. Hay algunos hoteles muy especiales donde quedarse, nuestra selección de sitios y la gastronomía local los hemos incluido en la página de reservas Dormir y Comer en Cardona.

Hacia el 714 la zona estaba ocupada por los árabes. En 798 fue tomada por orden del monarca franco Luis el Piadoso y, a partir de ese momento, será una plaza fuerte de la Marca Hispánica. En 826 es una de la fortalezas que participan en la revuelta del conde godo Aisso por lo que es asaltada por los francos, quedando despoblada. Hacia el año 880 se concede una carta puebla para atraer pobladores y en el año 886 el conde de Barcelona Wifredo el Belloso edifica el actual castillo. En el 986, el lugar es entregada como señorío a Ermemir, vizconde de Osona y Cardona, familia que aportará a la Corona de Aragón gran número de dirigentes: militares, embajadores e incluso un cardenal. En ese mismo año se entregó la carta puebla por el conde de Barcelona, Borrell II.

Desde el siglo XI el castillo se convirtió en la sede de un señorío enriquecido por los yacimientos de sal del entorno y el comercio por su valle. En 1240 muere en el castillo el religioso Ramón Nonato, futuro santo. En 1375 el vizcondado es transformado en condado y, en 1482, el rey Fernando el Católico lo transforma en ducado. Fue tal el peso político del duque de Cardona en la baja Edad Media que su titular llegó a ser conocido como “El Rey sin Corona” de Cataluña. Los duques estaban emparentados con las casas reales de Aragón, Navarra y Anjou y gozaban del privilegio de transmitir el título tanto por varón como por hembra. Ocuparon el cargo de virrey de Sicilia y Nápoles. En 1505 el duque Martín I confirma su autorización para la convocatoria de la fira (feria) en Cardona.

En el marco de la Guerra de Sucesión, la villa fue un bastión de los austricistas, siendo asediada en 1711 sin éxito por los borbónicos; fue el último bastión en España leal al pretendiente Carlos de Austria, resistiendo hasta después de la caída de Barcelona (11 de septiembre de 1714).

montana cardona fotografia antigua
La Montaña de Sal de Cardona en una antigua fotografía

Durante la Guerra de la Independencia los franceses trataron de asaltar en varias ocasiones la fortaleza no pudiendo tomarla. Los carlistas también tratarían de asaltar la fortaleza en 1837.

En 1912 se descubren sales potásicas en Cardona, lo que posibilitó un incremento de la actividad industrial centrada en la explotación de los yacimientos salinos del municipio, hasta 1990 cuando finaliza el ciclo al clausurarse las salinas.

La visita de Cardona debe iniciarse en el imponente Castillo, sede del Parador Nacional. Una parte del complejo está ocupada por la fortaleza propiamente dicha, mientras que la otra mitad pertenece a la Colegiata. Sobresale por su belleza el gran Patio Ducal y, entre los hitos del conjunto, está la Torre de la Minyona, construcción de forma circular y ambiente legendario donde transcurrió la historia de amor entre el príncipe Abdalá y Adelaida de Cardona. También son sobresalientes los baluartes y los muros defensivos.

Pero lo más valioso que ver en Cardona es la Colegiata de Sant Vicenç (s. XI), un sobrio y elegante templo de considerable tamaño dotado con transepto, una cripta bajo la capilla mayor y tres naves que terminan en triple ábside, recorrido al exterior con decoraciones de influencia lombarda. Resulta espectacular el cimborrio que corona el crucero. Dentro de la iglesia hay enterramientos  de interés como del duque Fernando I de Cardona (s. XVI).

Aunque ya hubo en este mismo emplazamiento otra iglesia al menos desde el siglo anterior, en 1040 se celebró la ceremonia de consagración del templo de esta comunidad monástica, que desde 1592 fue relegada a colegiata secular, debido al peso militar del castillo, con lo que se llegó incluso a la expulsión de los monjes en 1794. Todo el conjunto fue restaurado en la posguerra por Alejandro Ferrant.

Para interpretar adecuadamente la densa historia de esta villa existe, en las inmediaciones del ayuntamiento, el  Centro Cardona Medieval. Allí se explica cómo, a partir del siglo X y, sobre todo, durante la centuria siguiente, se consolidó un pequeño núcleo urbano al pie del castillo que ya se desbordó en el siglo XIII. Esa expansión obligó a amurallar el recinto urbano, concluyéndose esta importante obra a principios del siglo XIV. De los antiguos accesos permanece el imponente Portal de Graells o de Santa María que cuenta con un pequeño arco flanqueado por dos hermosas torres.

Entre las viviendas más antiguas de Cardona sobresale la actual sede del Archivo, la Casal Graells (ss. XII-XIV), que aún presenta su frente medieval con las características ventanas góticas en su piso noble.

Dónde dormir en Cardona
Colegiata de Sant Vicenç

La Fira era el principal lugar de encuentro e intercambio desde la Edad Media y, como su nombre indica, el centro de mercado y auténtica plaza mayor de la localidad a pesar de hallarse extramuros. Este espacio se acabó de configurar especialmente a partir del siglo XIV.

Aparte de la colegiata, el barrio mercantil cuenta con otra iglesia, la  Parroquia de San Miguel (1397), un espectacular templo gótico distribuido en tres naves. En su interior destacan una imagen de la Virgen hecha en alabastro (s. XIV) y dos retablos también del tiempo fundacional. Además, custodia la Cripta de los Santos Mártires Ermenter y Celdoni.

No se debe abandonar Cardona sin visitar en sus inmediaciones el singular Parque Cultural de la Montaña de Sal, situado en la antigua Mina Nieves, donde se explica, a partir de un yacimiento real explotado desde tiempos inmemoriales, cómo era el proceso de extracción aparte de presentar de forma didáctica los rasgos geológicos del entorno.

Y en el propio casco urbano de Cardona es posible visualizar en el pequeño Museu de la Sal el trabajo artesanal de Josep Arnau, quien atesoró una peculiar colección desde los años treinta del pasado siglo.

A las afueras pueden verse los restos de la Torre del Barón del Meer (s. XIX), levantada como defensa en el marco de la Guerra Carlista.

El primer fin de semana de junio, desde 1947 se celebra la Feria de la Sal, actualmente Feria Medieval, recordando las que se celebraban antiguamente en la cabeza del señorío.

Imprescindibles

montana sal cardona
Montaña de Sal
Dónde dormir en Cardona
Patio interior del Castillo

Datos prácticos

Coordenadas

41° 54′ 50.92″ N, 1° 40′ 51.55″ E

Distancias

Barcelona 98 km, Madrid 597 km

Aparcamiento

Estacionamiento habilitado en el Parque Cultural de la Montaña de Sal.

Altitud

570 m

Habitantes

5 064 (2012)

Carnaval, Semana Santa, Caramelles (domingo de Pascua), Feria de Pentecostés (primer fin de semana de junio), Fiesta Mayor del Castillo (31 de agosto), Fiesta Mayor de la Coromina (penúltimo fin de semana de agosto), Fiestas Mayores (segundo fin de semana de septiembre)

Festival de Música Sacra (Semana Santa), Feria medieval y Fiesta de la Sal (segundo fin de semana de junio), Correbou (septiembre), Feria de la Llenega (último domingo de octubre)

Mercadillo (domingos en la Plaça de la Fira)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar