Dentro de la notable arquitectura y la vasta oferta cultural disponible en Barcelona, tenemos parada obligada en El Poble Espanyol de la ciudad condal. El recinto recoge entre sus paredes un pedazo de la historia más reciente de España. Además, se ha convertido, tras una profunda transformación, en un referente cultural de la capital catalana. Un monumento repleto de curiosidades para despertar el interés de todo tipo de público, desde familias a parejas.

Creado como un gran museo al aire libre, su atractivo principal es reproducir a escala real los estilos arquitectónicos cotidianos de las calles de toda España. El Poble Espanyol, nos propone un viaje desde la emblemática torre aragonesa de Utebo hasta el Camino de Santiago sin salir de Montjuic. No en vano, ha logrado establecerse como uno de los puntos de interés imprescindibles en Barcelona y alrededores.

La Exposición Internacional de 1929

Pueblo Español de Barcelona

Conjunto monumental construido en la Exposición Internacional de 1929 | Shutterstock

El Pueblo Espanyol de Barcelona surge como un ambicioso proyecto pensado para la Exposición Internacional de la ciudad condal en 1929. Celebrada en el monte de Montjuic, la exposición supuso un importante escaparate industrial para la ciudad y convirtió Barcelona en un centro de vanguardias arquitectónicas europeas.

El arquitecto Josep Puig i Cadafalch presentó la idea y su diseño, dirigiendo un equipo encargado de viajar por España para fotografiar y aunar información de los rincones del país. El objetivo no fue otro que construir al aire libre las réplicas de estas edificaciones recogiendo la esencia de sus emplazamientos originales. El Poble Espanyol pasó a ser de manera oficial pabellón de arte de España, con 49.000 m2 de superficie. Si bien el conjunto arquitectónico fue concebido como arte efímero, el resultado tuvo tanto éxito entre el público que decidieron conservarlo tras la exposición.

El Poble Espanyol ha logrado sobrevivir a numerosos episodios históricos desafortunados desde su creación. No sólo vivió de primera mano la gran crisis de 1929, en medio de la exposición, sino que también atravesó de forma poco gloriosa la Guerra Civil Española (1936-39). Es primero transformado en un campo de prisioneros y, posteriormente, en recinto de control anti-catalanista por la dictadura.

Tras varios intentos de rehabilitación física y de imagen, a mediados de los años 80, el ayuntamiento interviene de manera activa para recuperar el recinto. A partir de la década de los 90, El Poble Espanyol de Barcelona se convierte, paulatinamente, en un enorme centro cultural al aire libre con importantes ofertas artísticas: un museo donde tiene hueco desde la artesanía a las vanguardias, pasando por la gastronomía.

Arquitectura y espacios en el Pueblo Español

Pueblo Español de Barcelona

Ejemplos de la belleza arquitectónica del Poble Espanyol | Shutterstock

Arquitectónicamente, el Poble Espanyol recoge una excelente muestra de lugares cotidianos y espacios relevantes de la geografía española. Un paseo donde podemos observar diferentes muestras de estilos que se han dado en la península y parte de sus islas, desde el Románico, al Gótico o al Mudéjar. Se encuentra dividido en diferentes regiones recogiendo su arquitectura más característica. Podemos pasar de las increíbles vistas a la ciudad en la zona dedicada de Cataluña a las estrechas y serpenteantes calles encaladas del área de Andalucía.

Pueblo Español de Barcelona

Plaza mayor del Pueblo Español | Shutterstock

La Plaza Mayor es uno de los puntos de mayor interés de todo el Poble. Levantada como una réplica de la Plaza Mayor de Riaza, en Segovia, alberga con frecuencia eventos de todo tipo y conciertos de hasta 5.000 personas al aire libre. Pero también cabe destacar el contraste de la zona sur, con paredes típicas andaluzas llenas de geranios, o el monasterio de Sant Miquel, que reúne elementos de varios monasterios románicos catalanes.

Pueblo Español de Barcelona

Calle típica andaluza en la zona sur| Shutterstock

La variedad de estilos de las edificaciones y su cuidada estética han convertido el espacio en un lugar habitual también para localizaciones de películas. “El perfume” (2006) fue rodada en varios de los rincones del Poble recreando nada más y nada menos que el París del siglo XVIII.

Artesanía y establecimientos

Pueblo Español de Barcelona

Taller de vidrio artesanal en el Pueblo Español | Shutterstock

Las calles del Pueblo Español de Barcelona no sólo nos transportan a diferentes rincones de la geografía española. También recogen numerosos establecimientos con encanto donde muchos artesanos han ubicado su taller.

Cataluña goza de una excelente salud en el mundo de la artesanía en diferentes facetas, desde el vidrio, al barro o ala joyería. Consciente de la importancia de este campo, el Pueblo Español ha habilitado espacios en sus calles donde podemos ver trabajar activamente a diferentes artesanos. Y, por supuesto, nos podemos llevar a casa un amplio abanico de productos con la seguridad de que han sido confeccionados con un exquisito trabajo a mano.

El Pueblo Español y las vanguardias

Pueblo Español de Barcelona

Entrada al museo Fran Durel| Shutterstock

El compromiso de Barcelona y Cataluña con el arte ha quedado patente a lo largo de losaños a través de museos oficiales o sus galerías de arte repartidas por toda la comunidad.Cuando hablamos de que el Pueblo Español es un gran museo, cabe destacar que la oferta también abarca las vanguardias con interesantes edificaciones y piezas para visitar.

La Fundación de Arte Contemporáneo Fran Durel,dentro del Poble Espanyol, recoge en su museo importantes obras de Miró, Picasso, Chillida, Dalí o Tàpies. Muestras de pintura, dibujos y escultura que merece la pena conocer dentro del conjunto. Junto al museo, el Espacio Guinovart, situado en el interior de un antiguo convento, o el Jardín de Esculturas, completan la presencia del arte contemporáneo en el recinto.

Otras actividades dentro del Pueblo Español

Su accesibilidad y la profunda transformación de los últimos años han convertido al Pueblo Español de Barcelona en un lugar recurrente para visitantes y locales. La agenda de actividades está plagada de talleres para adultos enfocados en la artesanía, así como de opciones de ocio para niños y familias. La música, como hemos comentado, tiene una presencia notable y es frecuente encontrar ciclos de conciertos y festivales en varios de los emplazamientos.

Ocio con niños

Fiesta de cabezudos en el Pueblo Español

Fiesta de cabezudos en el Pueblo Español | Shutterstock

Los niños ocupan un importante lugar dentro de la planificación de actividades culturales en el Poble Espanyol. La fiesta del agua, por ejemplo, se ha convertido en una cita habitual del recinto. Enfocada esencialmente a un público infantil, se engloba dentro de las muchas actividades disponibles al aire libre.

Existen además casales de verano para los más pequeños y numerosas excursiones e itinerarios pensados para ellos. Hay una amplia oferta de talleres durante todo el año, tanto para alumnos de primaria como de bachillerato. En cualquier caso, todas las actividades están estrechamente ligadas a la cultura.

Preparando la visita para el Poble Espanyol

La estructura del Pueblo está configurada para disfrutarla desde diferentes perspectivas, tanto dando un paseo de manera autónoma como bajo sus visitas guiadas. Los meses de verano en España suelen ser los más adecuados para disfrutar de las instalaciones por su ubicación al aire libre. Cabe recordar que en este caso es mejor acudir pronto durante las mañanas y estar preparado para combatir las altas temperaturas.

La página oficial del Poble Espanyol recoge la información relevante para planificar nuestra visita de la mejor forma y aprovechar el recorrido. También se pueden adquirir las entradas previamente para evitar posibles colas.

Poble Espanyol

Arquetipos urbanísticos de las calles en el Pueblo Español | Shutterstock

Es posible contratar desde visitas guiadas a una actividad en grupo para descubrir el Pueblo con un juego de detectives. Se puede llegar fácilmente desde cualquier parte de Barcelona a través de transporte público, para que nos olvidemos del coche y de dónde aparcarlo en una gran ciudad.

Pasear simplemente por las calles del Poble Espanyol es un placer que nos debemos si nos acercamos a Barcelona y en especial al área de Montjuic. La montaña cuenta además con una oferta gastronómica que puede ampliarse con los restaurantes y establecimientos que copan los alrededores. Un espacio diferente para disfrutar de una excursión divertida ligada al arte y la cultura en sus múltiples facetas.