Que ver en Piedrahita

Morada de los Duques de Alba, de Goya y de Gabriel y Galán

Su pasado ligado a la Casa de Alba le ha aportado una historia vinculada a la pintura y a la intriga política de la España del siglo XIX. Piedrahita tiene un bellísimo y cuidado entorno, siendo destino de vacaciones y descanso de muchas familias.

Planifica tu escapada a Piedrahita

Al pie de la sierra a la que le da nombre Piedrahita es una población hoy popular en España por sus condiciones para el ala delta, el parapente y otras modalidades de turismo activo. Es una bella localidad cuya visita puede llevar hasta un día completo si se incluyen sus alrededores; al planificar la escapada se suele combinar con el otro día en el Barco de Ávila, unos veinte kilómetros al oeste. En nuestra página Dormir y Comer en Piedrahita explicamos los platos locales y donde reservar para dormir bien.

¿Quieres conocer este sitio?

En el año 918 el conde Fernán González derrota a los musulmanes allí, pero no es capaz de mantener el territorio, que se mantendrá en disputa durante los dos siglos siguientes. Su “Calle de los muertos” conduce a la Almohalla, que en árabe significa campamento.

Hacia mediados del siglo XII se consolida la conquista de esa zona, incorporándose al alfoz (circunscripción) de la ciudad de Ávila. Poco después unos caballeros abulenses de caza por la zona arreglaron un caserío en medio del espeso bosque; para poderlo encontrar más fácilmente, estos dejaron piedras a modo de hitos, de ahí su nombre.

En torno a 1199 la infanta Berenguela, hija del rey Alfonso VIII residió en Piedrahita. Al no haber un templo adecuado cedió el castillo para que en su lugar se construyera la Iglesia de Santa María la Mayor.

Hacia el siglo XIII se convirtió en la capital del señorío de Valdecorneja detentado desde 1366 por la familia Álvarez de Toledo, posteriores duques de Alba. En 1485 los Reyes Católicos crean el condado de Piedrahita a favor de Fadrique Álvarez de Toledo, futuro primer duque de Alba. Tras convertirse en uno de los descansaderos preferidos por la familia ducal, en 1507 nació en la villa Don Fernando Álvarez de Toledo que sería tercer duque de Alba. Reforzó sus funciones de centro administrativo, comercial y ganadero de la comarca.

En 1578 el Gran Duque de Alba, conocido como “La espada” por su implacabilidad, regresó de la guerra de Flandes a descansar en Piedrahita. Allí los regidores de Piedrahita le pidieron justicia ante los supuestos agravios que les causaba el alcaide de El Barco; irritado y poco convencido, el duque les contestó que de ser ciertas las acusaciones ahorcaría al alcaide, pero que de no serlo los ahorcados serían sus acusadores. Una vez comprobada la verdad, el alcaide fue ahorcado ante una puerta de la muralla de El Barco.

A mediados del siglo XVIII el llamado “Duque viejo” edificó un magnífico palacio de estilo barroco, concebido por el arquitecto francés Marquet, con un bello patio y jardines versallescos. Allí, a finales del siglo, la duquesa María Teresa Cayetana recibió a ilustres huéspedes como Francisco de Goya, que en 1786 allí pintó sus obras El verano y La vendimia.

Dónde dormir en Piedrahita
Panorámica antigua de Piedrahita, con el Palacio Ducal al fondo

Durante la Guerra de la Independencia vecinos de la villa se enfrentaron a las tropas francesas del general Goudinot. Marchadas estas, el pueblo asaltó el Palacio de su Señor, el duque de Alba, pues le juzgaban afrancesado, arrasándolo; se ensañaron especialmente con su ornamentación francesa.

La desamortización de los bienes eclesiásticos a mediados del siglo XIX facilitó que numerosos labriegos de la zona pudieran adquirir tierras, desarrollándose la economía.

Hacia 1889 es destinado al pueblo el poeta José María Gabriel y Galán, que escribirá sobre lugares del mismo.

Su entorno, poco castigado por el desarrollismo es muy apto para el disfrute estival.

El trazado de la villa está conformado por casonas de sillería granítca, alguna con blasones de la casa ducal. El centro se sitúa en la Plaza Mayor o de España de forma rectangular, con soportales y una fuente-pilón en el centro. En uno de los flancos se dispone el edificio del Ayuntamiento, con amplias arquerías. El lado inferior lo ocupa la Iglesia de la Asunción, fundada en el siglo XIII sobre los restos de un castillo. Las reformas de los siglos XV y XVI le confieren un aspecto gótico; el templo tiene una ancha torre cuadrada de aspecto defensivo y un pórtico clasicista en la portada. El interior alberga tres naves sobre pilares cilíndricos, está muy reformado. Acoge retablos interesantes y un claustro renacentista.

La Iglesia de Santa María la Mayor fue construida sobre un castillo donado por la reina Doña Berenguela en el siglo XIII; se sometió a reformas importantes en los siglos XVI y XVII con la adicción de algunas capillas de particulares. Se divide en tres naves con arcos apuntados sobre pilares. La cabecera del templo conserva el ventanal gótico inicial. La torre y otros elementos tienen almenas decorativas. La portada se protegió con un pórtico en la segunda mitad del siglo XVI. Alberga el Museo de Arte Sacro que custodia el sepulcro de los García de Vargas, el retablo de Santa Ana, el púlpito de madera tallada del siglo XV, y la reja y sillería del Coro bajo, entre otras piezas que merecen atención.

No lejos de la plaza está el Convento de las Carmelitas fundado en el siglo XV. Lo fundó María de Vargas Acebedo en 1460. Su portada es del siglo XV y el portalón protegido con alfiz lleva el escudo de Alba. En el interior se conserva original una capilla particular cubierta de crucería con el lienzo El Granadino del pintor Alonso Cano.

Quedan ruinas de cierta entidad del Convento de Santo Domingo, fundado por el segundo señor de Valdecorneja y su mujer. Estaba en relación con los conventos de San Esteban de Salamanca y Santo Tomas de Ávila. Tras la pérdida documental producida por el incendio del convento en 1657, se encargó a fray Gaspar Fandiño una recuperación de escrituras que es conocida como Becerro de la Villa de Piedrahíta. En el siglo XIX desamortizado y luego utilizado de cementerio. De la primitiva iglesia resta la capilla mayor con ventanales apuntados y crucería sencilla en la que reposan los restos de Don Hernando Álvarez de Toledo, Señor de Valdecorneja y su esposa Doña Leonor de Ayala.

Dónde dormir en Piedrahita
Campanario de la Iglesia de la Asunción

El Palacio del Duque de Alba es imprescindible; algo todos tienen que ver en Piedrahita. Fue construido por el arquitecto francés Jacques Marquet a mediados del siglo XVIII en la parte elevada del pueblo. Observa una simetría neoclásica estricta y está construido con granito y cubiertas de pizarra. En él pintó Goya los cartones de La vendimia y La siega. La destrucción vecinal de la Guerra de la Independencia le privó de las mansardas elegantes del piso superior, precisamente el elemento más propio del lenguaje arquitectónico francés. Permaneció en estado ruinoso hasta que el Ayuntamiento lo adquiere a la casa ducal en 1931 y procede a su rehabilitación. Edificio, plaza de armas, jardín versallesco y verjeles circundantes esperan aún una completa restauración. Algunas dependencias se han acondicionado como escuela pública.

También a funciones de escuela pública y casa del maestro se dedicó el edificio de residencia para el administrador de los Alba, que a finales del siglo XIX ocupó el poeta Gabriel y Galán; este escribió versos dedicados al torreón del palacio.

En los alrededores de la Ermita de la Virgen de la Vega se han encontrado restos de una villa tardorromana o visigoda.

A 10 km del pueblo se localiza el Puerto de la Peña Negra, meca de los aficionados al ala delta, parapente y vuelo libre por la convergencia de vientos en esta zona del sistema central. Los despegues de estos valientes son un espectáculo, hasta el punto de que es algo que hay que ver en Piedrahita, tan llamativo como sus monumentos.

Rutas senderistas llevan desde Piedrahita por el valle del Corneja hasta Bonilla de la Sierra, que fue cabeza del señorío del obispo de Ávila y conserva muralla medieval, castillo del siglo XV y un núcleo urbano de gran carácter. Su iglesia de San Martín, del siglo XV, tuvo categoría de colegiata. Los parajes de la garganta en torno a Villafranca de la Sierra son un buen colofón de esta ruta.

Imprescindibles

Palacio de los Duques de Alba
Plaza Mayor

Datos prácticos

Coordenadas

40º 27’ 49″ N, 5º 19’ 39″ W

Distancias

Ávila 58 km, Madrid 150 km

Aparcamiento

A la entrada llegando de Ávila se puede dejar el coche en el área de servicio y caminar pocos metros. No es problemático aparcar en las calles de la localidad

Altitud

1069 m

Habitantes

1965 (2013)

Otros destinos próximos

Feria ganadera (25 y 26 de agosto) con corridas de toros y verbenas
Fiestas patronales de la Virgen de la Vega (entre segundo sábado de septiembre y martes siguiente)
Romería a la ermita de la patrona (lunes inmediato a Pentecostés)

Jornadas de Piedrahita Goyesca (junio, todo el pueblo se trasforma en habitantes del siglo XVIII a través de concursos de pintura rápida, corridas goyescas y desfiles de majos y petimetres), Mercado Medieval (del 27 al 30 de junio, mercado de artesanos; todo aderezado con conciertos, pasacalles, gigantes y cabezudos, y actuaciones teatrales), Feria del Caballo (agosto)

Comentarios Facebook

About the author

Comentarios

  • mariapiedrahita 7 marzo, 2017 at 7:36 pm

    quiero conocer piedrahita

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar