Éste señorío episcopal fue sede de la Cancillería, la Audiencia del reino y residencia de reyes en el siglo XV. Su poderoso obispo Arias Dávila edificó su emblemático castillo, que después sería prisión del poderoso Secretario Antonio. Continuar leyendo