A escasos 65 kilómetros de Madrid existen rincones donde retroceder en el tiempo. Y oler el pino silvestre. Y ver la vida en tonos azules, grises, verdes y salmón. En azules, por la gran presencia del agua: en forma de fuentes, arroyos, cascadas,. Continuar leyendo