Cuidar los pies haciendo el Camino de Santiago es esencial. En muchas ocasiones aparecen ampollas, rozaduras o incluso tendinitis. Por eso, es muy importante aprender a cuidarlos y curarlos y saber cuándo será necesario ir a un. Continuar leyendo