Nutrición y Osteoporosis

La osteoporosis es un desorden esquelético caracterizado por una resistencia ósea comprometida y predisposición a un incremento del riesgo de fracturas. Fracturas de la cadera, la columna y el radio distal son particularmente comunes. La importancia de esta enfermedad se debe a sus características epidemiológicas ya que afecta a unos 75 millones de personas en el mundo occidental, por lo que se convierte en un problema de salud pública de primer orden. En España, afecta a casi 3 millones de personas, produciéndose alrededor de unas 33.000 fracturas de fémur al año.

La prevención mediante la nutrición debe estar presente en todas las etapas de la vida. En la adolescencia, más que en cualquier otra etapa, se deben asegurar alimentos ricos en calcio y vitamina D para asegurar la correcta mineralización del hueso y prevenir la osteoporosis en edades más avanzadas. También con, la práctica de ejercicio físico y evitar factores tóxicos, como el tabaco o fármacos inadecuados. Una vez presentada la osteoporosis es importante también el tratamiento nutricional para mejorar la mineralización del hueso. Esto no reparará el daño provocado pero podrá prevenir fracturas futuras.

Los factores nutricionales más importantes son:

  • Calcio: es el factor más importante. Es fundamental conseguir una masa ósea máxima en la adolescencia ya que esto hace que el riesgo de fracturas después de los 50 debido a este problema disminuya considerablemente. La suplementación con calcio en etapas previas a la menopausia tiene efectos beneficiosos. En personas mayores en las que el aporte de calcio no alcanza el 40% de las recomendaciones diarias también resulta muy beneficiosa la suplementación de este mineral para prevenir el riesgo de fracturas.
  • Fósforo: no suelen existir problemas de aporte de este nutriente ya que se encuentra prácticamente en todos los alimentos en cantidades importantes. Además, la absorción intestinal del fósforo es muy buena, a diferencia del calcio. Un aporte excesivo de fósforo en relación con el calcio puede traer problemas en la formación del hueso. En algunos casos, en personas de edad avanzada, la absorción de fósforo puede verse disminuida por malnutrición o por uso de antiácidos que captan el fósforo e imposibilitan su absorción por lo que sería adecuado suplementar.
  • Vitamina D: juega un papel importante en la regulación del equilibrio del calcio y fósforo, la absorción de calcio a nivel intestinal y su reabsorción en los riñones. La vitamina D se sintetiza en el cuerpo cuando nos exponemos a la luz solar, además de obtenerla mediante varios productos que componen la dieta diaria.
  • Frutas y verduras: varios estudios demuestran que el consumo elevado de frutas y verduras tiene efectos beneficiosos en mujeres en etapas previas a la menopausia y en las personas de edad avanzada.

Los objetivos que se persiguen con esta dieta adecuada unida a la ausencia de tabaquismo, consumo de alcohol moderado y la realización de actividad física son impedir la pérdida y aumentar la masa ósea, favorecer una buena masa ósea en el adulto y disminuir la pérdida de masa ósea ligada a la menopausia y al envejecimiento.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar