Los beneficios de la vitamina C

La vitamina C es uno de los antioxidantes tradicionales mejor establecidos que conocemos y, con el tiempo, se han demostrado claramente sus poderosos beneficios para la salud, especialmente para la prevención y tratamiento de las enfermedades infecciosas. Mientras que la mayoría de los animales tienen la capacidad de producir vitamina C internamente, tres especies no la tienen: los conejillos de indias, los primates y los humanos, quienes deben obtener su vitamina C de sus alimentos.
La vitamina C realiza numerosas funciones en el cuerpo humano, entre las cuales se encuentra actuar como un cofactor esencial en las reacciones enzimáticas. De esta forma, juega un papel en la producción corporal de colágeno, carnitina (que le ayuda al cuerpo a convertir la grasa en energía) y catecolaminas (hormonas que producen las glándulas suprarrenales).

Las frutas rojas, papaya, cáscara de limón…Aprovecha para tomar las verduras en compotas, así conseguirás que sea más fácil incluir más frutas en tu dieta. El pimiento verde asado, el rábano crudo y el pimiento rojo crudo son alguna de las verduras que podrás comer de las muchas que tienen alto contenido en vitamina C.

Beneficios de la vitamina C

  • Para las articulaciones y los huesos: ayuda a formar colágeno y tejidos.
  • Es el antioxidante por excelencia.
  • Para la depresión: ayuda a formar neurotransmisores y mejora la depresión estacional.
  • Mejora la salud de la vista y previene las cataratas.
  • Previene la arterioesclerosis y ayuda a reducir el colesterol.
  • Es muy importante para la piel, y se recomienda aumentar su consumo en casos de psoriasis, eccemas, quemaduras, etc.

Carencia de Vitamina C o Ácido Ascórbico

La carencia de esta vitamina produce unos síntomas fáciles de identificar, como son:

  • Palidez
  • Tendencia a la hemorragia
  • Retardo en la cicatrización
  • Inflamación y sangrado de las encías
  • Piel áspera y reseca
  • Hematomas espontáneos
  • Sangrado nasal
  • Dolor e inflamación articular
  • Anemia
  • Esmalte dental debilitado
  • Escorbuto, cuyos síntomas son: depresión nerviosa, dolores generalizados, desprendimiento de dientes, pérdida del apetito, dolores articulares, petequias y hemorragias.
  • Tendencia a procesos gripales y catarrales.

 

Doctor Domingo Pérez León

Director Médico del Instituto Biológico de la Salud

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar