Medidas para reducir el consumo de azúcar

¿Sabías que los españoles tomamos el doble de azúcar diario de lo recomendado? Según un último estudio los españoles consumen al cabo del día 94 gramos de azúcar, es decir, el doble de la cantidad recomendada por la OMS y cuatro veces más de la cantidad considerada como ideal para el organismo. Parece ser que aún no estamos concienciados con los diversos riesgos que conlleva el consumo excesivo de este ingrediente: Obesidad, insalubridad bucal y diabetes tipo 2 se han convertido en los problemas de salud que se relacionan con el azúcar. Este consumo excesivo es el causante de que un 54% de la población española sufra sobrepeso u obesidad. Ésto también afecta a los más pequeños cuya cifra alcanza el 43%.

La preocupación por el contenido de azúcar en los alimentos se ha hecho patente desde hace tiempo, pero es ahora cuando parece que las medidas comienzan a hacerse realidad. Uno de los más comentados, y que ya se ha hecho efectiva en algunos países, es la subida del impuesto en aquellas bebidas cuyo contenido en azúcar sea considerable. Para Aitor Sánchez, dietista-nutricionista del Centro de Nutrición Aleris, comenta que empezar a legislar a través de las bebidas le parece acertado: “Es lo más nocivo porque la población no tiene la impresión de estar consumiendo azúcar, es menos percibido cuando es bebido que cuando lo comemos”, asegura.

Hace tiempo que la OMS (Organización Mundial de la Salud) está luchando para que la ingesta de azucares en la sociedad se reduzca. De ahí, que haya dado un paso más y se haya planteado el aumentar los impuestos de los azucares en un 20% para así reducir el consumo y, por tanto, disminuir los riesgos antes expuesto. Eso sí, la OMS hace hincapié en que no solo se trata de reducir el consumo de bebidas sino también se debe fomentar una alimentación saludable y la práctica de ejercicio físico para invertir la prevalencia de la obesidad. Para ello es necesario una concienciación social a partir de una educación sanitaria en los colegios y en las familias.

Para comenzar con esta concienciación, algunas de las medidas que también se han propuesto son, no solo el aumento del impuesto de los productos azucarados sino el abaratamiento de los que son saludables como las verduras y las frutas. En otros países en los que se han implementado distintos tipos de impuestos, indica que hay evidencias de que los subsidios a las frutas y vegetales frescos que reducen sus precios entre un 10% y un 30% son eficaces para aumentar su consumo. Si eso se combina con el aumento del precio de venta de los refrescos se pueden conseguir buenos resultados, especialmente en las poblaciones con menos ingresos que son las más vulnerables, ya que son más sensibles a los precios -y de los que más bebidas gaseosas consumen por su precio bajo.

Por último, la OCU reclama que en productos como las galletas, yogures, el kétchup, la bollería o los lácteos, que son consumidos en su mayoría por los más pequeños, no aparezca ningún tipo de “alegación nutricional o de salud, o cualquier tipo de aval científico” que los respalden. Ya que se trata de productos con “una excesiva presencia de azúcar” y por tanto poco saludables.

¿Estás de acuerdo con estas medidas? ¿Pondrías otras?

Texto: Nutricionista Isabel Cangas

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar