La cerámica de Alcora es la protagonista del importante papel de la cerámica de Castellón en el panorama nacional e internacional. En la provincia de Castellón se produjo en el siglo XVIII un acontecimiento importante para la historia de la cerámica española, con la creación de una fábrica de loza en el pueblo de Alcora. Fue debido a la iniciativa del conde de Aranda que creó una infraestructura a semejanza de las francesas, trayendo a personal extranjero y nuevos métodos de producción en relación con los que propugnaba la nueva sociedad ilustrada. Entre las razones de la creación de la fábrica en este pueblo, primó la existencia de buenas canteras de arcilla y la existencia de alfareros. En los primeros años de la fábrica, el estilo imperante en la cerámica de Alcora era el barroco francés pasando, a mediados del XVIII, al estilo rococó y, a finales del siglo, al estilo neoclásico con influencias inglesas y alemanas. Incluso cuando los ingleses destruyeron esta fábrica al acabar la guerra de la Independencia, algunos obreros se trasladaron a la fábrica de cerámica de Alcora. Allí se produjeron todo tipo de piezas de vajilla en loza esmaltada, además de esculturas y azulejos policromados para pavimentos, zócalos y murales.

En relación con la fábrica de Alcora se produjo un fenómeno de creación de otras fábricas en los pueblos vecinos, debido a antiguos obreros que abandonaron la fábrica y crearon talleres a imitación de sus técnicas y diseños. Por ejemplo, el excelente ceramista Miguel Guinot fundó una en 1778 en Onda, en tanto que José Ferrer a finales del XVIII fundó otra en Ribesalbes.

En la segunda mitad del siglo XIX se produjo en Onda un gran florecimiento de fábricas de azulejos, que ya se fabricaban desde el siglo XVIII. Entre las fábricas importantes podemos citar “La Esperanza”, la de “Salvador Fornés” y la de “Elías Peris”. Este último también montó una fábrica en Castellón, ciudad que a principios de siglo XX también fue importante para el desarrollo de la azulejería, con fábricas como “La Primitiva”, la de “Domenech y Cía” y la de “Falomir e Ibáñez”. Desde entonces la fabricación de azulejos ha tenido una gran importancia en la provincia de Castellón, y en Onda todavía se encuentran las fábricas más importantes de hoy día en España. En esta población se puede ver la historia de la azulejería en el Museo del Azulejo Manolo Safont.

La alfarería tuvo una gran importancia en Castellón, y además de Alcora y Onda, que ya hemos citado antes, hay que destacar Vall de Uxó, con la fabricación de cazuelas para el fuego que se vendían en el mercado de la ciudad de Valencia. En Segorbe destacan los botijos con un típico vidriado verde y también se fabricaron piezas de gran tamaño como tinajas. En Traiguerason son característicos los cántaros con decoración de óxido de hierro con pincel múltiple.

Texto del Dr. Abraham Rubio Celada, Asesor de cerámica de la Fundación Zuloaga y Socio de Ecra Servicios Integrales de Arte.

Existen importantes alfares en lugares como Castellón de la Plana, Onda, Segorbe o Ribesalbes. A continuación un directorio con las principales empresas y artesanos de cerámica de Alcora y de Castellón.

CASTELLÓN - CASTELLÓ

Imagen principal: Nacho