Serenos, los guardianes de la noche

Serenos, un oficio de siempre

Cuentan quienes los vieron que los serenos eran la imagen más representativa de las noches españolas de antaño. Provistos de su capote, su chuzo o lanza, su farol, su porra, su matraca y su silbato, paseaban la noche como quien pasea su hogar. Vociferaban las horas, el tiempo y los acontecimientos de importancia. En ciertas madrugadas afortunadas, algún vecino los acogía en la calidez de sus casas, donde eran invitados a un café o una copa, lo que se terciase en cada ocasión. Los serenos fueron los guardianes de la noche durante dos siglos, hasta que los tiempos modernos se impusieron y no hubo ya necesidad de recurrir a ellos.

Pero para llegar a ese final, primero debe conocerse el principio. Había una vez un hombre pegado a un farol que respondía a su llamada con un característico “¡vaaaa!”…

 

Hazte premium

y sigue leyendo

PLAN MENSUAL

1.99€/mes

PLAN TRIMESTRAL

4.99€/trimestre

PLAN ANUAL

17.99€/año

Disfruta de los mejores reportajes, series y entrevistas

¡SIN COMPROMISO!